Saltar al contenido

Trata el dolor cervical preparando 5 remedios de origen natural y 6 ejercicios para eliminar

Para acabar con el dolor cervical es conveniente combinar la aplicación de estos remedios con estiramientos y ejercicios suaves que nos ayuden a relajar la zona

El dolor cervical, también llamado cervicalgia, es un síntoma que puede originarse en cualquier parte del cuello, incluyendo los nervios y discos intervertebrales.

Suele venir acompañado con rigidez en los músculos, además de mareos, dolores de cabeza y dificultades para ejecutar algunos movimientos.

Su causa principal es la adopción de malas posturas, pero también está asociado con el estrés, algunas lesiones y el exceso de actividad física.

Si bien puede ser leve y durar poco, algunas veces es tan severo que incapacita a la persona hasta el punto de interrumpir sus tareas cotidianas.

De hecho, puede afectar las estructuras nerviosas que se unen con los brazos y, debido a esto, la dolencia se extiende hacia estos.

La buena noticia es que se puede controlar con remedios de origen natural, ya que algunos ingredientes tienen compuestos antiinflamatorios y analgésicos.

¿Sufres esta dolencia? Descubre 5 formas de tratar el dolor cervical.

Fitness young woman with neck pain over gray background

Remedios naturales contra el dolor cervical

1. Compresas con infusión de ortiga

Las compresas calientes con infusión de ortiga son una terapia relajante que disminuye la severidad de los dolores cervicales.

Esta planta concentra sustancias antiinflamatorias que, tras ser asimiladas, calman la rigidez de los músculos comprometidos.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de hojas secas de ortiga (20 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  1. Pon a calentar una taza de agua y, una vez comience a hervir, agrégale la ortiga.
  2. Apaga el fuego y deja que repose durante 10 minutos.
  3. Luego, pásala a través de un colador y usa el líquido caliente.

Modo de uso

  • Sumerge un paño o toalla en la infusión y aplícala como compresa sobre la zona dolorida.
  • Deja que actúe durante 10 o 15 minutos y repite su uso 2 veces al día.

2. Infusión de hierba de San Juan

La hierba de San Juan es una planta con compuestos analgésicos que calman dolores comunes como el que afecta al cuello.

Sus nutrientes estimulan la circulación y, al mejorar la oxigenación de los músculos, controlan la inflamación.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de hierba de San Juan (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Hierve una taza de agua y, cuando esté bien caliente, agrégale la hierba de San Juan.
  • Deja que repose 10 minutos y cuélala.

Modo de uso

  • Consume la infusión hasta 2 veces al día, como complemento para reducir la tensión.

3. Masajes con aceites

La aplicación de masajes en la zona cervical es un método eficaz contra el dolor que impide mover la cabeza con normalidad. Estos producen una agradable sensación de calor en el músculo que, al estimular la circulación, facilita el alivio de la inflamación.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de almendras dulces (30 g)
  • 1 cucharada de aceite esencial de lavanda (15 g)

Preparación

  • Combina los aceites en un recipiente hasta obtener una mezcla homogénea.

Modo de uso

  1. Frota la preparación sobre el cuello y realiza suaves movimientos circulares durante 5 o 10 minutos.
  2. Ten cuidado al ejecutar el masaje, ya que un mal movimiento puede empeorar la condición.
  3. Repite su aplicación 2 veces al día si lo consideras necesario.

4. Aceite de oliva y sal del Himalaya

El combinado casero de aceite de oliva con sal del Himalaya es un antiguo remedio que facilita el alivio del dolor cervical, sobre todo cuando aparece por malas posturas o estrés.

Sus propiedades activan la circulación en la zona afectada y reducen la reacción inflamatoria que tensiona el músculo.

Ingredientes

  • ½ taza de aceite de oliva prensado (100 g)
  • ¼ de taza de sales del Himalaya (37,5 g)

Preparación

  • Combina los ingredientes en un recipiente hasta conseguir una pasta oleosa y granulada.

Modo de uso

  1. Frota el tratamiento sobre la zona cervical dolorida y realiza un suave masaje durante 3 minutos.
  2. Luego, deja que repose 20 minutos más y enjuaga con agua tibia.
  3. Repite su uso hasta calmar por completo el dolor.

5. Compresas con té de boldo

El boldo es una planta medicinal que se ha hecho popular por su capacidad para limpiar el hígado.

Sin embargo, además de esta virtud, es bueno saber que también es antiespasmódico y relajante. Su uso en compresas reduce la rigidez muscular y alivia el dolor cervical.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de hojas de boldo (20 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  1. Pon a calentar una taza de agua y, cuando alcance su punto de ebullición, añádele las hojas de boldo.
  2. Reduce el fuego y deja que se cocine durante 15 minutos.
  3. Pasado el tiempo indicado, fíltrala con un colador y utilízala lo más caliente posible.

Modo de uso

  • Sumerge un paño o toalla en el té y aplícalo en la zona del dolor.
  • Haz el tratamiento durante 10 minutos y repítelo 2 veces al día si lo consideras pertinente.

Ten en cuenta que, aunque estos remedios mitigan el dolor, es necesario complementar su uso con ejercicios que relajen la zona.

Por supuesto, también se aconseja tomar horas de reposo y evitar hacer sobresfuerzos físicos.

6 ejercicios para eliminar el dolor cervical

Solo necesitas unos minutos al día para realizar una serie de ejercicios que te ayudarán a eliminar el dolor cervical. Asimismo, son una buena opción para relajarte y combatir el estrés.

Causas comunes del dolor cervical

Las obligaciones y problemas cotidianos sumados a las posturas incorrectas durante varias horas en el trabajo o en casa son los principales detonantes del dolor cervical. También puede originarse por algunas patologías, pero la mayor parte de las veces tiene que ver con los hábitos.

La acumulación de tensión en la zona implica un desequilibrio en los huesos, tendones, nervios y músculos. Cuanto más tiempo tardemos en hacerle frente a la situación, más difícil será deshacernos de ella. Otras causas relacionadas incluyen:

  • Exposición a situaciones de estrés
  • Traumatismos o lesiones
  • Uso prolongado del ordenador
  • Anormalidades de la columna
  • Artritis y enfermedades inflamatorias

Ejercicios para eliminar el dolor cervical

Los estiramientos y ejercicios para eliminar el dolor cervical se pueden poner en práctica a cualquier hora del día, en cualquier lugar. De hecho, no es necesario tener una dolencia severa para practicarlos. Dedicarles varios minutos del día ayuda a fortalecer los músculos para prevenir que se resientan.

Antes de pasar a los estiramientos debes saber que todos los movimientos son lentos y sin forzar el cuello. Es mejor que la zona esté caliente (puedes usar almohadillas térmicas o agua caliente) y hacer hasta 5 repeticiones de cada ejercicio.

Giros laterales

  • Siéntate con la espalda recta apoyada en el respaldo de la silla. Coloca las manos sobre las rodillas.
  • Gira el cuello hacia la derecha, lo máximo que puedas. Trata de que la barbilla quede a la altura del hombro.
  • Regresa a la posición inicial y gira para la izquierda. Mantén unos segundos cada posición.

Flexión lateral

En la misma postura de inicio que el ejercicio anterior, el objetivo ahora es llevar la oreja derecha lo más cerca posible al hombro derecho.

La idea es que no levantes el brazo u hombro. Haz un poco de presión durante 5 segundos y deja la cabeza alineada antes de pasar a flexionar para la izquierda.

Flexión atrás y adelante

  • Este ejercicio se hace sentado en una silla (que no esté contra la pared: así los movimientos serán más cómodos).
  • Lleva la cabeza hacia atrás, como si quisieras mirar el techo.
  • Abre un poco la boca para que no haya tensión en la mandíbula.Recuerda dejar la espalda recta.
  • Regresa a la posición inicial y luego flexiona hacia adelante para tocar la barbilla con el pecho (o lo más cerca posible).
  • Para que el ejercicio surta su efecto, no encorves la espalda.

Elevación de brazos y hombros

Como te hemos dicho antes, cuando hay dolor cervical los hombros también se ven afectados.

  • Empezando en la misma posición, sentado con las manos en los muslos o rodillas, eleva ambos hombros hacia arriba para que toquen las orejas.
  • Regresa a la postura inicial y luego baja los hombros todo lo que puedas.

También puedes hacer rotaciones con los brazos como te proponemos en el siguiente vídeo.

Estiramiento «mariposa»

Para hacer este ejercicio para eliminar el dolor cervical precisa acostarte ya sea en la cama o en una colchoneta en el suelo.

  • Lleva las manos atrás de la nuca y entrelaza los dedos. Los codos te quedarán a los laterales del rostro.
  • Lleva los brazos hacia los costados para que los codos lleguen a tocar el colchón.

Postura de loto

  • Siéntate en el suelo y entrecruza las piernas. Si es posible pon un pie encima de la rodilla contraria.
  • Deja la espalda bien recta y mantén la postura unos minutos. Al principio te dolerá bastante, pero será hasta que te acostumbres.
  • Algunas personas se ponen cojines en los glúteos o debajo de las rodillas para estar más cómodos.

En esa posición puedes hacer todos los ejercicios anteriores (a excepción de la mariposa) y agregar uno más: la rotación completa de cabeza.

  • Realiza un círculo imaginario con el cuello. El movimiento ha de ser lento.
  • No te olvides de abrir la mandíbula al tener la cabeza hacia atrás.

Consejos para evitar el dolor cervical

Además de realizar estos ejercicios a diario o periódicamente, puedes considerar las siguientes recomendaciones para prevenir y eliminar el dolor cervical. 

  • Al hablar por teléfono sostén el aparato con la mano y no entre el hombro y la cabeza.
  • Apoya la espalda completa en el respaldo de la silla del escritorio o de la mesa.
  • Pon las pantallas a la altura de los ojos.
  • Sube el reposacabezas del coche.
  • Usa una almohada ergonómica y duerme boca arriba.
  • Al levantar objetos del suelo flexiona las rodillas.
  • Cambia la postura varias veces en tu jornada laboral.
  • No lleves bolsos muy pesados o, si no tienes otra opción, ve cambiando de hombro para sostenerlos.

¿Tienes dolor cervical persistente? Si sientes que el síntoma no mejora, consulta al médico. En ocasiones se requieren otros exámenes y tratamientos para poder controlarlo.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: