Saltar al contenido

Te invito a conocer este mágico aceite que tiene 8 increíbles beneficios para tu salud y belleza.

 

El aceite de ricino no solo tiene propiedades medicinales, también es un gran aliado en cuestiones de belleza. Y no hace falta consumirlo, su aplicación tópica tiene resultados increíbles ¡Pruébalo!

Muchos de los aceites que nos brinda la naturaleza están cargados con nutrientes que podemos aprovechar tanto en salud como en belleza.

Este es el caso del prodigioso aceite de ricino o Ricinus communis, comúnmente llamado ricinocastortártagohigueretahiguerillahiguera infernal, entre otros muchos vocablos, un producto que se obtiene de una exótica planta proveniente de África y Asia.

Destaca por su elevado contenido de sustancias antiinflamatorias y antioxidantes que podemos emplear en diversos remedios para aliviar molestias físicas o mejorar el estado de la piel y el cabello.

Si bien su sabor es fuerte y un poco desagradable, muchas compañías lo han utilizado como componente de cosméticos, artículos de higiene y medicamentos, entre otros.

Por supuesto, lo podemos adquirir en su estado natural para usarlo como tratamiento alternativo en diversas situaciones.

A continuación te revelamos sus 8 beneficios principales para que no dudes en hacerlo parte de tu rutina. ¡Toma nota!

  1. Alarga las pestañas.

 

La aplicación diaria de aceite de ricino sobre las cejas y pestañas contribuye a aumentar su volumen y longitud.

¿Cómo utilizarlo?

  • Lava un cepillo de rímel que no utilices y úsalo para aplicar una fina capa del aceite, desde la raíz hasta las puntas.
  • Repite el tratamiento cada noche antes de ir a dormir.

 

  1. Revitaliza el cabello.

 

Cuando el cabello luce opaco y seco a causa de los tintes, la exposición al sol y el uso de aparatos de calor, es primordial darle un “extra” de nutrición con algún tratamiento.

El aceite de ricino es una buena opción porque no contiene químicos agresivos y está cargado de antioxidantes que favorecen la reparación.

¿Cómo utilizarlo?

  • Toma una pequeña cantidad del aceite y frótalo desde la mitad del pelo hacia las puntas.
  • Déjalo toda la noche y enjuaga al día siguiente.
  • Úsalo mínimo tres veces a la semana.

  1. Fortalece las uñas.

 

El alto contenido de vitamina E del aceite de ricino nos permite fortalecer las uñas para combatir problemas como el quiebre y la sequedad.

Se recomienda para nutrir las cutículas y evitar el desarrollo de infecciones o uñeros.

¿Cómo utilizarlo?

  • Sumerge las uñas en un poco de este aceite o bien aplícalo con el pincel de un esmalte.
  • También se aconseja agregarle unas cuantas gotas al esmalte habitual para darle más nutrición a las uñas.

  1. Cuida la piel.

 

Como muchos otros aceites esenciales, el de ricino es un excelente hidratante natural que nutre a profundidad la piel para conservarla joven y saludable.

Es idónea para las personas con sequedad, eccemas, descamaciones y otros problemas cutáneos que afectan la belleza.

De hecho, gracias a sus cualidades antibacterianas se recomienda para aliviar las quemaduras y pequeñas lesiones superficiales.

Por otro lado, hay que destacar que sus antioxidantes detienen el daño celular, algo que es clave en la prevención del envejecimiento prematuro.

¿Cómo utilizarlo?

  • Coloca una pequeña cantidad de aceite en las palmas de tus manos y frótalo con suaves masajes en la zona de la piel que quieres tratar.
  • Recuerda aplicarlo en el contorno de los ojos y los labios.
  • Úsalo todos los días o al menos un par de veces a la semana.

 

  1. Remueve los callos.

 

Los molestos callos en los pies pueden removerse con el uso constante de este ingrediente natural. Sus propiedades eliminan las células muertas y ablandan la piel dura para acelerar su recuperación.

¿Cómo utilizarlo?

  • Humedece un trozo de algodón con aceite de ricino, frótalo sobre el callo y después fíjalo con un vendaje.
  • Déjalo actuar toda la noche y al día siguiente frota la zona con una piedra pómez.
  • Repite el tratamiento la noche siguiente si lo consideras necesario.

 

  1. Alivia los dolores de la artritis.

 

Las cualidades antiinflamatorias de este producto son perfectas para masajear las zonas doloridas a causa de la artritis.

¿Cómo utilizarlo?

  • Sumerge un trozo de algodón en el aceite, frótalo sobre la articulación y cúbrelo con una venda plástica.
  • Luego ponle por encima una compresa o botella de agua caliente.
  • Déjalo actuar 30 o 40 minutos y repítelo cada día.

 

  1. Combate los orzuelos.

 

Los compuestos antibacterianos que contiene también son útiles para combatir las infecciones que afectan al párpado.

¿Cómo utilizarlo?

  • Aplica una gota del aceite sobre el orzuelo, dos o tres veces al día.

 

  1. Calma las afecciones respiratorias.

 

La congestión y el malestar causado por las afecciones respiratorias se pueden mitigar con las propiedades calmantes y antiinflamatorias de este producto.

¿Cómo utilizarlo?

  • Calienta un poco de aceite al baño María y frótalo con un suave masaje sobre el pecho y el área de los pulmones.
  • Procura hacerlo antes de ir a la cama para conseguir mejores resultados.

Como puedes comprobar, esta variedad de aceite es muy útil y la podemos usar como alternativa a muchos tratamientos convencionales. Adquiérelo en cualquier farmacia o herbolario y comprueba tú mismo todos estos beneficios.

 

Anuncios

Deja un comentario

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: