Saltar al contenido

Té de perejil contra la infección urinaria

Té de perejil contra la infección urinaria.

La infección de las vías urinarias es una de las causas más comunes, por año, de visitas al médico. Se trata de una condición que produce diversas molestias y cuya causa puede variar, según sea el caso. Y si bien el tratamiento principal a seguir debe pautarlo un médico, es posible complementarlo con algunos remedios caseros.

 

Cualquier persona puede llegar a padecer una infección urinaria en algún momento de su vida, independientemente del sexo o la edad. Aunque, según las estadísticas, la mayor incidencia está conformada por mujeres. Esto se debe a una sencilla razón anatómica: la uretra de la mujer es mucho más corta que la del hombre y, por ende, es más propensa a acumular bacterias.

Más de ocho millones de mujeres acuden al médico y son diagnosticadas con una infección en las vías urinarias. Se estima que, al año, el 20 % de estas mujeres podría volver a tener una segunda infección.

Té de perejil contra la infección urinaria.

Tomar el té de perejil constituye un excelente remedio casero para acabar con la infección urinaria. El perejil posee propiedades diuréticas naturales que ayudan a eliminar de la vejiga cualquier organismo infeccioso, ayudando también a combatir los cólicos menstruales, ya que es una hierba aromática rica en hierro.

La infección urinaria tiene varias causas que pueden ser alteraciones hormonales, predisposición genética, poca ingesta de agua y una higiene íntima inadecuada como limpiar de atrás hacia adelante, por ejemplo. Sus síntomas incluyen ardor y dolor al orinar y generalmente cesa con medidas simples, que incluyen beber bastante agua o apostar en las frutas y hierbas con propiedades diuréticas y antimicrobianas.

  1. Té de Perejil.

Ingredientes.

  • 20g de perejil fresco picado; 
  • 2,5 litros de agua.

Modo de preparación.

Colocar los dos ingredientes en una olla y dejar hervir por 5 minutos. A continuación, se debe apagar el fuego, tapar la olla y dejar enfriar. Luego debe ser colado y guardado. Este té de perejil debe ser utilizado como sustituto del agua durante este día y bebido, como mínimo, de 3 en 3 horas.

Este té tiene un agradable sabor y no es necesario agregarle azúcar y es importante consumir este remedio casero el mismo día de su preparación, para que no pierda sus propiedades medicinales.

  1. Té de perejil con barba del maíz.

Ingredientes.

  • 1 cda de perejil fresco picado; 
  • 1 cda de barbas de maíz; 
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación.

Basta colocar los ingredientes en una olla y dejar hervir por algunos minutos. Colar mientras esté tibio y beber a lo largo del día, sin endulzar. 

  1. Té de perejil con chancapiedra.

Ingredientes.

  • 2 cda de perejil fresco picado;  
  • 1 cda de chancapiedra;
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación.

Basta colocar los ingredientes en una olla y dejar hervir por algunos minutos. Colar mientras esté tibio y beber a lo largo del día, sin endulzar. 

Cómo usar el perejil en las recetas.

Además de tomar el té de perejil para complementar el tratamiento contra la infección urinaria, la persona puede aún aumentar el consumo de esa hierba, ya que es una hierba aromática fácil de añadir en cualquier receta, y algunas formas de usarla son:

  • En las ensaladas, acompañada de lechuga, albahaca y tomate;
  • En las carnes, añadiéndolo de último, cuando la carne esté prácticamente lista;
  • En salsas preparadas con crema de leche;
  • En los jugos de frutas cítricas batidos en la licuadora. Las buenas opciones son el jugo de piña con perejil y el jugo de naranja con perejil.

En el tratamiento contra la infección urinaria el secreto está en aumentar el consumo de agua que ingiere a lo largo del día, porque cuanto más líquidos la persona consigue ingerir, más rápido los síntomas desaparecen, por lo que tomar té es una excelente forma natural de tratar la infección urinaria en hombres y mujeres.

Consejos para la prevención de la cistitis:

  • Beber agua en abundancia a lo largo del día y tomar vitamina C, ya que acidifica la orina impidiendo el crecimiento de bacterias.
  • Utilizar el papel higiénico de delante hacia atrás; de lo contrario, las bacterias del ano pueden acceder a la vagina o a la uretra.
  • Ducharse en lugar de bañarse, para evitar el contacto con el agua sucia.
  • Limpiar cuidadosamente el área genital después de mantener relaciones sexuales.

Las mujeres embarazadas no parecen ser más susceptibles de sufrir infecciones de orina que el resto de mujeres (sólo desarrollan infecciones urinarias entre un dos y un cuatro por ciento de las mujeres embarazadas). Pero si se da el caso es más fácil que la infección llegue a los riñones, porque los cambios hormonales y la posición del tracto urinario durante el embarazo pueden facilitar el paso de las bacterias.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: