Síntomas de que tu Hígado está Sobrecargado de Toxinas que te están Haciendo Engordar.

¿Sabes que tu hígado puede mandarte señales de que está sobrecargado a través de la piel? Si presentas irritación o brotes de acné recurrentes, verifica qué tal está tu salud hepática.

El hígado es el órgano más importante de nuestro cuerpo y sus funciones son esenciales para tener una buena calidad de vida.

Presta atención que esto te puede interesar.

Es el encargado de filtrar la sangre para remover los desechos que el organismo no necesita y, a su vez, participa en las funciones metabólicas y la segregación de algunas hormonas.

También desempeña un papel principal en la síntesis de los glúcidos y lípidos y el almacenamiento de varias vitaminas esenciales para la salud.

Sin embargo, al igual que otros órganos, está expuesto a una amplia variedad de factores que pueden interferir en su funcionamiento.

Si bien trabaja todo el tiempo para mantenerse limpio, la sobrecarga de toxinas puede impedir que cumpla sus procesos de forma óptima.

Esta información es muy valiosa para ti y para tu familia, te invitamos a compartirla en tus redes sociales, mucha gente te lo agradecerán.

Por esta razón es importante estar alerta ante cualquier anomalía, atendiendo cuanto antes los síntomas que indican que algo no está del todo bien.

En el siguiente espacio queremos destacar los 8 principales para que no dudes en tomar medidas al respecto cuando los identifiques.

 Alteraciones en la orina y las heces.

Las alteraciones en el color y olor de la orina y las heces pueden estar alertando de un mal funcionamiento del hígado.

Si bien también pueden producirse por una afección digestiva o urinaria, un gran número de casos tienen que ver con los problemas hepáticos.

  • La orina de una persona saludable tiene un color amarillo pálido, mientras que la de un paciente con ictericia presenta un color oscuro.
  • De igual manera, unas heces cuyo color es demasiado oscuro o pálido también pueden indicar que algo está mal.

Vientre inflamado.

Aunque la inflamación del vientre está relacionada con muchas condiciones de salud, no hay que descartar que tenga que ver con algún problema del hígado.

  • Los cólicos persistentes, la acumulación de gases y la sensación de pesadezson comunes entre aquellos cuyo hígado está sobrecargado de toxinas.

Problemas de la piel.

El exceso de toxinas que se acumula en el hígado suele acarrear consecuencias negativas y notorias sobre la salud de la piel.

  • La irritación inexplicable, la sequedad y el acné son señales de alerta de los problemas que sufre este órgano por el exceso de desechos.
  • Aunque algunos tratamientos de uso tópico lo pueden aliviar o disimular, es necesario desintoxicar el hígado para aliviarlo por completo.

Acidez y reflujo gastroesofágico.

La acidez estomacal y el reflujo gastroesofágico son síntomas comunes entre aquellos que acostumbran a ingerir platos copiosos e irritantes.

Pese a esto, en algunos casos es necesario analizar cuál es su verdadero origen, dado que se manifiestan como reacción de la retención de toxinas en el hígado.

Cansancio físico y mental.

El cansancio físico y mental puede ser el resultado de los sobresfuerzos físicos del día a día o la práctica de hábitos poco saludables.

No obstante, cuando se presenta de forma recurrente y sin razón aparente, hay probabilidades de que sean una alerta de problemas en el hígado.

  • El letargo, las dificultades de concentración y el debilitamiento físico pueden originarse por las dificultades que provocan las toxinas en la circulación de la sangre.

Retención de líquidos.

El exceso de inflamación en los tejidos puede resultar de la retención de líquidos que se produce por un mal funcionamiento del sistema hepático.

  • Aunque este síntoma es bastante habitual entre los pacientes con patologías renales, también puede aparecer debido al exceso de toxinas en el hígado.
  • La mayor parte de los casos se manifiestan con la hinchazón notoria de las extremidades y el vientre.

Piel amarilla.

La piel amarilla es un trastorno conocido como ictericia y su origen es la acumulación de bilirrubina.

  • Este pigmento producido por la bilis, que desempeña un papel muy importante en el proceso digestivo, puede retenerse por la dificultad del hígado para filtrar los desechos de la sangre.

Disminución o pérdida del apetito.

La pérdida del apetito es un síntoma que puede aparecer por muchas enfermedades o circunstancias emocionales.

Sin embargo, es conveniente prestarle mucha atención, ya que en algunos casos puede indicar una enfermedad hepática.

Lo más preocupante es que puede generar graves complicaciones, ya que conduce al desarrollo de deficiencias nutricionales.

¿Padeces varios de los síntomas mencionados? Si es así, adopta un plan de alimentación para desintoxicar el cuerpo y aumenta el consumo de agua y bebidas depurativas.

Si las molestias persisten, consulta al médico.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: