Semillas de cáñamo, No Creerá todos sus Beneficios y Propiedades

El Cáñamo.

Es una de las plantas más beneficiosas para el ser humano y el aprovechamiento de sus innumerables propiedades se remonta a miles de años. Del cáñamo se pueden hacer cuerdas, ropas, aceite de masaje, aceite para quemar, crece en terrenos incluso muy pobres, no necesita pesticidas, necesita poca agua, sirve para confeccionar papel, pinturas, etc. Una de las propiedades más interesante es el uso de las semillas de cáñamo como proteína vegetal tanto para humanos como para animales. Su riqueza en ácidos grasos las hacen muy aconsejables para cuidar o prevenir las enfermedades cardiovasculares. Participan en el buen funcionamiento del sistema inmune y son un potente antioxidante (ácidos grasos y vitaminas A y E).

5-2048

Son ideales en caso de estreñimiento ya que tienen un altísimo porcentaje de fibra y son, a la vez, unas de las proteínas vegetales más digestivas.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL DE LAS SEMILLAS DE CÁÑAMO (POR CADA 100 G.).

25 % de Proteína.

35 % de Hidratos de carbono.

35% de Aceite (ácidos grasos esenciales Omega 3 y Omega 6).

380 Kcal.

Si sorprende su altísimo nivel de proteínas vegetales también hay que destacar su asimilación o disponibilidad ya que contiene todos los aminoácidos esenciales y eso es muy importante para las personas vegetariana o que consumen, en general, pocas proteínas.

Aporta vitaminas A, C, D, E y del grupo B. Entre los minerales destaca su aporte de Calcio, Fósforo y Hierro.

PROPIEDADES DE LAS SEMILLAS DE CÁÑAMO.

 – Fortalece el sistema inmune.

– Previene de trastornos cardiovasculares (gracias a su función cardioprotectora, hacen la sangre más fluida).

– Combate el insomnio, estrés, ansiedad, depresión.

– Favorece el equilibrio hormonal en mujeres (tensión premenstrual, trastornos de la menopausia).

– Ayuda a reducir la tasa de azúcar en sangre (diabetes).

– Reduce la hiperactividad infantil.

– Mejora el rendimiento intelectual (memoria, atención…).

– Ayuda en tratamientos de desintoxicación de drogas y alcohol.

– Previene de las causas del envejecimiento (arrugas, flacidez,caída del cabello…).

– Acción antiinflamatoria (glaucoma, gota, artritis . . .)

– El consumo prolongado de tabaco tiene diversos efectos secundarios. Principalmente la desmineralización y la falta de OMEGAS, causa principal de desmotivación, sueño, apatía, cansancio, etc. Por eso es bueno consumir Cáñamo y sus derivados (aceite, harina, proteína, semilla…) para mantener o recuperar la salud.

– Son ideales en caso de estreñimiento ya que tienen un altísimo porcentaje de fibra y son, a la vez, unas de las proteínas vegetales más digestivas

– Mantienen  el buen estado y nivel de hidratación de la piel y el pelo.

– Ayudan a recuperarse antes de un esfuerzo muscular y a que luego no sintamos «agujetas». Por eso las barritas de cáñamo se están comercializando también como ayuda para los deportistas.

– El hierro, junto con su aporte en vitaminas del grupo B, hacen recomendable el consumo de una o dos cucharadas de semillas de cáñamo en caso de anemia.

– El magnesio ayuda en los periodos de fatiga física y mental y además se ha demostrado que previene ciertos tipos de cáncer, a la vez que mejora el estado de la piel, el cabello y los músculos.

– Tanto las semillas de cáñamo como el aceite obtenido de ellas son mucho más ricos en vitamina E que el germen de trigo. Las propiedades antioxidantes de las semillas de cáñamo hacen su consumo recomendable en caso de enfermedades degenerativas lentas como la artrosis.

– Por si esto fuera poco, el aceite de cáñamo tiene propiedades medicinales. Resulta muy interesante su acción equilibrante sobre pieles tanto demasiado secas como grasas en exceso, y se usa combinado con otros aceites para tratar multitud de afecciones cutáneas o capilares.

– Reduce el colesterol y limpia las arterias.

– Los problemas de la piel.

– Contribuye a desarrollar el cerebro y a prevenir la demencia.

– Regula la Hiperactividad, Ansiedad, Depresión y stress.

– Ayuda a mantener nuestro organismo depurado y libre de toxinas.

beneficios-de-las-semillas-de-canamo-3

COMO INCORPORAR LAS SEMILLAS DE CÁÑAMO A NUESTRA DIETA.

Las semillas de cáñamo se pueden consumir de muchas maneras: enteras, molidas, germinadas o en forma de aceite.

Enteras: tradicionalmente se ha usado añadiéndola a galletas y panes.

Trituradas: se puede añadir como condimento a ensaladas, pastas, sopas, etc.

Germinadas: es poco conocida esta forma de consumo y hay que tener en cuenta que sus propiedades siempre aumentarán aún más.

Harina: se puede utilizar como si fuera una harina normal para pizzas, pasteles, galletas, panes, hamburguesas vegetales, etc.

A nivel nutricional es muy interesante saber que estaremos consumiendo un producto libre de pesticidas ya que es una planta que no necesita ningún producto químico. El sabor es muy suave y agradable recordando un poco a semillas o frutos secos (girasol, avellanas o a nueces)

También se pueden incorporar a nuestra dieta diaria las semillas de cáñamo:  como aceite o como leche. 

El aceite de cáñamo se compra en herbolarios y es uno de los más sanos que existen o se conocen hasta el momento. Está compuesto por un 80% de ácidos esenciales. Es fuente de Omega 3 y 6 y se usa como cualquier otro aceite, pudiendo se utilizado como condimento para ensaladas u otros platos, hasta preparaciones dulces como galletas, postres o pasteles. No se aconseja usarlo para freír.

La leche de cáñamo se puede hacer en casa con las semillas peladas y agua, que se colocan en la licuadora y se procesan hasta lograr un líquido blancuzco. Se puede tomar con café, té o sólo, con azúcar, frío, caliente, con cereales, es decir, como si fuera leche de vaca.

También se puede conseguir la harina de semillas de cáñamo, que se usa como si fuera cualquier tipo de harinas para preparar pizzas, pastas, tartas, panes, pasteles, galletas o hamburguesas vegetales. En ese caso, con una buena cantidad de especias no se sentirá el leve gusto dulce (para las preparaciones saladas).

SEMILLAS DE CÁÑAMO VERSUS SEMILLAS DE SOJA.

Mucho se habla de esta “batalla” entre ambas semillas, porque se considera que una es mejor que la otra en cuestiones nutricionales. Por ejemplo, la soja tiene más proteínas y calcio que el cáñamo, sin embargo estas últimas ofrecen proteínas vegetales digestivas en mayor cantidad y ácidos grasos. Lo bueno es que las semillas de cáñamo, por el momento, no se cultivan modificadas genéticamente como si ocurre con la soja y que no producen ningún tipo de alergias, como si la soja o soya.

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: