Saltar al contenido

El Secreto De La Sábila o ALOE VERA Congelada.

Aunque el aloe vera ya es medicinal por sí solo podemos potenciar sus propiedades si lo combinamos con limón o incluso con unas cápsulas de vitamina E.

Si bien a temperatura ambiente puede perder propiedades con el paso del tiempo, al congelar el aloe conseguimos que estas se mantengan intactas y podemos aprovecharlas durante más tiempo.

Presta atención que esto te puede interesar.

Todos los días vemos cosas que la naturaleza ofrece; cuando aprendemos para qué sirve cada una, empezamos a verlas de diferente manera; pues ya no pensamos en que solo nos van a ayudar para una cosa; sino que en realidad sirven para otras y pueden ser de gran utilidad en diferentes casos; es importante saber los usos de las plantas, porque en una situación de emergencia, podemos acudir a ellas y resolver; o simplemente por tener conocimientos más amplios de todo lo que pasa en la vida y el mundo; el cuerpo es algo que necesita de atención y por eso hay que estar pendientes.

Esta información es muy valiosa para ti y para tu familia, te invitamos a compartirla en tus redes sociales, mucha gente te lo agradecerán.

Beneficios de congelar la sábila, no puedes perderte esta forma.

Esto lo vas a hacer con los ingredientes sábila, limón y vitamina E.

Lo primero que tienes que hacer es seleccionar 1 hoja de sábila y separarla por la mitad; hazlo con un cuchillo; después vas a sacar el gel de la sábila, despegándolo de la hoja con una cuchara; ve poniendo el gel en los espacios de una hielera grande; luego puedes hacer que el gel entre en la hielera con las manos; después pon la hielera con el gel en el refrigerador o congelador o nevera. Puedes poner gotas de jugo de limón o vitamina E, en la hielera.

¿Cuándo utilizar este gel de aloe vera congelado?

Cuando el gel ya esté congelado se puede utilizar como tratamiento natural para aliviar varios trastornos que afectan la salud de la piel.

Quemaduras.

Las quemaduras leves causadas por el sol pueden tratarse con la aplicación de estos cubos de aloe vera.

Su acción refrescante disminuye el dolor y sus propiedades aceleran la recuperación de la piel mientras elimina las células muertas.

¿Cómo utilizarlo?

  • Lava la zona afectada y luego frota el gel con un suave masaje.
  • Repite esta misma acción una vez al día hasta que la piel se recupere.

Venas várices.

Una de las principales causas de las venas várices es la inflamación que se produce por la presión arterial alta.

Gracias a sus cualidades analgésicas y antiinflamatorias, la aplicación local de este remedio disminuye la presencia de estas antiestéticas venas.

¿Cómo utilizarlo?

  • Envuelve los cubos en un paño suave y delgado y úsalo para masajear las áreas afectadas.
  • Repite el tratamiento mínimo tres veces a la semana.

Ampollas y hongos.

Sus cualidades hidratantes y antisépticas hacen que sea un gran remedio para aliviar condiciones en los pies, como es el caso de las ampollas y los hongos.

¿Cómo utilizarlo?

  • Lava bien los pies antes de ir a dormir y luego frótales el gel con un suave masaje.

Combatir el acné.

Su aplicación varias  veces al día sobre los brotes de acné contribuye a eliminarlos sin riesgo de sufrir algún tipo de cicatriz.

¿Cómo utilizarlo?

  • Por la mañana y en horas de la noche aplícate con un suave masaje los cubos y déjalos actuar 30 minutos antes de enjuagar.
  • Úsalo todos los días.

Piel radiante.

En general, estos cubitos de aloe se pueden utilizar como base para la elaboración de mascarillas para un rostro radiante y joven.

¿Cómo utilizarlo?

  • Puedes triturarlo hasta obtener una pasta y agregarle otros ingredientes como el aceite de coco, el pepino y el aceite de oliva.
  • Lo idóneo es que lo apliques en rostro, cuello y escote para mejores resultados.
  • Puedes usarlo hasta tres veces a la semana.

A través de esta técnica podrás contar con un producto muy versátil y nutritivo. No dudes en probarlo para disfrutar todas estas cualidades.

Cómo extraer el gel de la planta.

  • Procura elegir una planta de hojas grandes, ya que estas son las que concentran mejor los principios activos.
  • Tras seleccionar la penca, córtala lo más cerca posible de la base de la planta.
  • De inmediato, ponla en posición vertical e inclínala 10 minutos para que su savia se escurra.
  • A continuación, corta las puntas de ambas extremidades de la penca.
  • Separa la parte frontal y posterior a la hoja con un corte longitudinal.
  • Con la ayuda de una cuchara extrae el valioso gel de aloe vera y colócalo en un recipiente.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: