Saltar al contenido

Sales de Epsom y sus Increíbles Beneficios.

La aplicación externa de las sales de Epsom nos puede ayudar a desintoxicar nuestro organismo, así como a reducir las irritaciones y los picores.


Presta atención que esto te puede interesar.

Las sales de Epsom han sido un elemento muy utilizado a través de diferentes culturas y generaciones debido a sus múltiples usos y beneficios.

Si bien es cierto son especiales para el cuidado del jardín también se valoran sus usos en la limpieza del hogar, además de otros ámbitos.

Esta información es muy valiosa para ti y para tu familia, te invitamos a compartirla en tus redes sociales, mucha gente te lo agradecerán.

Lo mejor de ellas es que su costo es realmente accesible, lo que garantiza que muchas personas puedan tenerlas a su disposición para cuando lo necesiten, sin que el precio sea un limitación.

¿Cuáles son los usos comunes de las sales de epsom?

Alivia el dolor.

Las sales de Epsom tienen algunas de las mismas propiedades médicas como anti-inflamatorio, que puede ayudar con problemas de calambres y alivia el dolor natural del cuerpo.

También hay un neutralizador natural en las sales de Epsom que les ayudan (cuando se mezcla con agua) para prevenir el olor del pie.

Baños de desintoxicación del cuerpo.

Si quieres que tu cuerpo, además de relajarse, obtenga todos los beneficios de las sales de Epsom, nada mejor que sumergirse en ellas.

Después de un baño con estas sales notaremos un gran descanso en todo el cuerpo.

Ingredientes.

  • Agua tibia (la necesaria para llenar la tina)
  • 2 tazas de sales de Epsom (400 gramos)
  • 5 gotas de aceite de lavanda

Modo de uso.

  • Mezcla las sales de Epsom con el aceite esencial y añádelas al agua de la bañera. Espera 5 minutos para que todo se integre.
  • Pasado el tiempo indicado, sumérgete en el agua, relájate durante 20 minutos y retírate.
  • Es ideal que lo hagas por lo menos dos veces por semana, así podrás sentir el cambio de tu cuerpo hacia una percepción más tranquila y relajada.

Beneficio.

  • Con la sensación de las sales sobre tu cuerpo, notarás cómo el máximo límite de tranquilidad llega a todas las zonas.
  • Conseguirás alejar los puntos de estrés y mejorarás tu condición física hacia la vitalidad.

Reduce el picor de la piel.

Si sientes que el picor de tu piel cada vez se hace más intenso, ya sea por algún producto que aplicaste o debido a la irritación por calor, tienes una excelente alternativa para disminuirlo y son las sales de Epsom.

Ingredientes.

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 2 cucharadas de sales de epsom (30 gramos)

Modo de uso.

  • Coloca las sales en la taza de agua y deja reposar durante 5 minutos
  • Sumerge un paño sobre el agua salada y aplícalo sobre la zona del picor.
  • Frótala suavemente y deja por 2 minutos. Repite el proceso hasta que se alivie por completo.

Beneficio.

Gracias a los efectos calmantes de las sales el picor de la piel disminuye, así como la irritación. Además el efecto aliviador duradero.

Exfoliante de la piel.

Cuando buscas dejar tu piel suave y libre de asperezas, las sales de Epsom pueden ser tu mejor alternativa ya que dejan una textura idónea por largo tiempo.

Ingredientes.

  • 1 puñado de sales de epsom (25 gramos)
  • 1 cucharada de aceite de almendras (15 ml)

Modo de uso.

  • En un pequeño recipiente mezcla los dos ingredientes,
  • Toma un poco con tus manos y comienza a masajear la piel, de forma circular. Haz especial hincapié en áreas difíciles como los codos y talones.
  • Repite el procedimiento 2 veces a la semana y mantén tu piel bien cuidada.
  • También puedes usarla en las noches sobre tu rostro para obtener un efecto exfoliante.

Beneficio.

Al exfoliar la piel con las sales de Epsom vas removiendo de manera efectiva las células muertas.

Además, conseguiremos una doble acción al mezclarla con el aceite de almendras, pues será el indicado para después de remover las células superficiales, humectar toda la zona y darle una suavidad excepcional que te dure varios días.

Extraer astillas de la piel.

Te puede pasar que, al ir caminando descalzo sobre el suelo de casa, tus pies se encuentran con una astilla y se introduzca dentro de la piel.

¿Cómo extraerla? ¡Sencillo! Con las sales de Epsom, que tienen un efecto ablandador sobre la superficie cutánea.

Ingredientes.

  • 1 puñado de sales de epsom
  • 4 tazas de agua tibia (1 litro)

Utensilios.

  • 1 pinza.

Modo de uso.

  • En un recipiente para sumergir los pies, coloca la medida de las sales con el agua y deja tus pies dentro durante 20 minutos.
  • Procede a localizar dónde está la astilla y, con ayuda de la pinza, retírala.

Beneficio.

  • Después de sumergir los pies en esta agua salada, verás que la superficie se vuelve mucho más blanda.
  • De esta forma se favorece la extracción de la astilla que se ha quedado clavada dentro de esta zona tan vulnerable para que no tengas que someterte al dolor de encontrarla hacia lo profundo.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: