¿Sal, Mineral, Saludable o Venenosa?

SAL.

Es algo maravilloso. Sin importar si proviene de las más altas cúspides de las montañas del Himalaya, o de la profundidad de los océanos, la sal es un mineral precioso y necesario. Es un elemento importante para mantener el balance adecuado en casi todas las criaturas vivientes de la Tierra.

consejos-para-limitar-el-consumo-de-sal-1

De hecho, cada célula de nuestro cuerpo necesita sal. Nuestros cuerpos dependen de la sal para mantener una buena densidad ósea, una correcta circulación y estabilizar los niveles de azúcar en sangre. Pero, ¿cómo es que algo tan maravilloso y natural puede convertirse en veneno? A continuación mostramos algunos peligros y confusiones comunes sobre la sal.

SAL VS. SODIO NATURAL.

La Sal de Mesa” es un tipo de sodio llamado cloruro de sodio. Aunque es similar a la sal natural presente en rocas, cristales o el mar, la sal de mesa simplemente imita el sabor de estos tres elementos.

La sal de mesa se crea al tomar la sal natural y cocinarla a 1200º Fahrenheit. Una vez que la sal procesada llega a esta temperatura comienza a perder la mayoría de los ochenta elementos naturales que están presentes. Otros tipos naturales de sodio, que incluyen las sales de mar y las sales del Himalaya, son cosechados y secados al sol.

En realidad, estos son minerales alcalinos que nos ayudan a mantenernos hidratados, balancean nuestras proporciones de sodio-potasio y llenan el cuerpo con poderosos electrolitos. También contienen todos los elementos necesarios para un correcto funcionamiento inmunológico, tiroideo y adrenal (los que son eliminados por completo de la sal de mesa). Las sales reales también estimulan la creación de enzimas y jugos digestivos que nos permiten extraer y asimilar de los alimentos otras vitaminas y nutrientes.

¿QUÉ CONTIENE LA SAL DE MESA?.

Las sales yodadas comunes que se encuentran en los supermercados o en la mesa de su restaurante preferido contienen químicos sintéticos. Estos químicos incluyen todas las formas fabricadas de co-aluminato de sodio en solitario, yoduro, bicarbonato de sodio, fluoruro, agentes antiaglomerantes, cantidades tóxicas de yoduro de potasio y derivados de aluminio. Puede que le sorprenda, pero además de no ser saludable, la sal de mesa puede ser tóxica en algunas ocasiones.

Las formas naturales de yodoimportante se pierden cuando fabricamos la sal. Sin este yodo natural la tiroides se daña gravemente, conllevando a un crecimiento de la misma y problemas en el metabolismo. Por esta razón las fábricas de sal a base de químicos comenzaron a agregar formas sintéticas de yodo en sus productos.

Otras sales agregan cosas como azúcar blanca procesada y GMS tóxico (glutamato monosódico). ¿Y qué me dice del color de la sal de mesa? La sal natural que se encuentra en el mundo no es blanca generalmente. A la sal de mesa se le ha dado ese color blanco a través de un proceso de blanqueado. ¿De dónde proviene esta sal? Una gran cantidad de esta sal es en realidad el residuo escamoso de las perforaciones petroleras. Así mismo es. La extracción de petróleo es una de las formas en la que producimos sal de mesa.

LOS PELIGROS DE LA SAL PARA LA SALUD.

La sal de mesa provoca el aumento acelerado de la presión arterial debido a que la sangre intenta alejar rápidamente del corazón los elementos tóxicos. Es por esto que los médicos generalmente aconsejan a las personas con presión alta que suspendan el consumo de sal. Además, el uso excesivo de sal de mesa provoca la retención de agua y otros fluidos. Muchos padecimientos crónicos como la diabetes, la gota y la obesidad pueden empeorar, o inclusive llegar a ser parcialmente provocados por el consumo excesivo de sal de mesa común. Tenga cuidado, esta sal no es solo la que usted tiene en su salero.

CONSECUENCIAS DERIVADAS DEL EXCESO DE SAL.

  • Dificulta la función de los riñones: el sistema renal es igualmente básico para la salud, pues lleva a cabo una labor de filtrado y depuración de la sangre imprescindible para la vida. Esta función de filtrado se ve perjudicada por el exceso de sal, potenciando asimismo la hipertensión arterial en un círculo vicioso. Además, la ingesta excesiva de sal es un importante factor que predispone la formación de cálculos renales.
  • Disminuye la cantidad de calcio: como la ingesta de sal es el factor más importante para la eliminación de sodio por la orina, cuanto más sodio se elimina, también se elimina más calcio, lo que hace que se disminuya la cantidad de calcio en los huesos y que haya mayor tendencia a la osteoporosis. (mayor predisposición a fracturas óseas, especialmente en personas de edad más avanzada).
  • Retención de líquidos: todo esto además provoca que se produzca en el cuerpo una retención de líquidos, lo cual empeora el funcionamiento de los riñones, corazón e hígado y también genera edema e hinchazón de las piernas y los tobillos.
  • Favorece algunos tipos de tumores:como el cáncer de estómago, que pueden verse favorecidos por el consumo excesivo de sal, ya que en grandes cantidades puede ser un irritante que erosiona el recubrimiento del estómago, provocando lesiones ulcerosas, infecciones y predisponiendo para la presentación de tumores gástricos.
  • Dificulta la función del aparato respiratorio: pues el exceso de sal empeora los síntomas del asma. Además, se ha demostrado que una reducción en la ingesta de sal hace que las vías aéreas disminuyan su resistencia al paso del aire y que se permita también la reducción en el uso de medicamentos para esta enfermedad.
  • Favorece el sobrepeso y la obesidad: puesto que la toma de sal aumenta la sed, y ésta trata de ser saciada con bebidas azucaradas y energéticas, tales como refrescos, cuyo consumo continuado y excesivo desequilibran el balance entre calorías ingeridas y calorías consumidas, predisponiendo al sobrepeso y obesidad. La obesidad además es una enfermedad que también provoca e influye negativamente sobre las que se han citado anteriormente, las enfermedades del aparato circulatorio (infartos e ictus), riñón, aparato respiratorio, diversos tipos de tumores, aparato locomotor (osteoporosis, artrosis), etc…

La mayoría de los alimentos empacados y procesados contienen una cantidad exagerada de esta sal. Estos preservantes pueden provocar la inflamación de los riñones, la tiroides y el hígado, que con el tiempo pueden desembocar en serios y graves problemas como el bocio, el edema, la hipertensión, las enfermedades cardíacas, un sistema de desecho defectuoso, los calambres musculares, la retención de agua, infartos, fallos cardíacos, síndrome premenstrual e inclusive graves trastornos del sistema nervioso como ansiedad y depresión.

La sal de mesa es bastante agresiva con el sistema nervioso y el sistema circulatorio. También causa estragos en el delicado balance del sistema límbico del cuerpo. Esta sal es también adictiva debido a que mientras más se acostumbra el cuerpo a los altos niveles de sodio falso, más lo desea.

sal-1

Cómo reducir el consumo de sal.

Una forma de reducir el consumo de sal es utilizando sabores alternativos, como, por ejemplo, limón, hierbas, vinagre o especies. Muchas personas se han acostumbrado a consumir alimentos que contienen un alto nivel de sal y piensan que sin sal los alimentos carecen de sabor. Sin embargo, esta percepción es meramente el resultado de que las papilas gustativas se han acostumbrado al sabor de la sal. Sin embargo, luego de varias semanas consumiendo alimentos con menos sal las papilas gustativas se acostumbran a estos alimentos y se comienza a disfrutar el sabor de alimentos con menos sal e incluso sin sal. De hecho una gran cantidad de sal en los alimentos puede tener el efecto de ocultar sabores más sutiles y cuando la persona se acostumbra a consumir alimentos con menos sal puede fácilmente llegar el momento en que los prefiera a los más salados.

-La Organización Panamericana de la Salud (OPS) llama a los consumidores a parar, observar y elegir la opción con menos sal” revisando las etiquetas de los productos”.

Sazonar con especias y hierbas aromáticas ayuda a reducir de forma paulatina la adición de sal a los platos.

Cocinar los alimentos al vapor: al no haber un medio con el que el alimento entra en contacto, no hay cesión de sustancias y se conserva mejor el contenido natural del sodio del alimento.

La sal marina, por su sabor más fuerte, permite emplear menos cantidad para dar sabor a las comidas, otra opción también es utilizar sal del Himalaya, pero ojo, con moderación.

La Organización Mundial de la Salud recomienda el consumo de 5 gramos de sal al día. Se dice fácil, pero realmente es muy difícil medir su ingesta, es por ello que la mayoría de las personas comen casi el doble de esta cantidad al día.

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: