Saltar al contenido

Remedios fácil y rápidos para acabar con el dolor de garganta.


Remedios fácil y rápidos para acabar con el dolor de garganta.

El dolor de garganta es realmente muy molesto y no nos deja pensar en otra cosa. Nuestro estado general de salud disminuye cuando sentimos una punzada al tragar saliva o comida o hasta cuando respiramos. Este dolor puede ser el antecesor a una gripe, por ejemplo, o a las anginas. Para poder curar de manera rápida y eficaz los dolores de garganta, no dudes en tener en cuenta los siguientes remedios naturales.

La mayoría de las veces el dolor de garganta es provocado por una infección en la misma garganta, en las amígdalas o en los senos nasales, que suele aparecer junto con la gripe o el resfrío, explica la Universidad de Rochester. Puede acompañarse con tos seca y mucosidad. Por lo general no presenta fiebre, salvo cuando se trata de una infección bacteriana, como estreptococo.

¿Cuáles son las mejores recetas caseras para el dolor de garganta?

Todos son muy simples de conseguir y es probable que los tengas en la alacena o refrigerador de tu cocina. De lo contrario, puedes ir al mercado y comprarlos sin problemas.

Si el dolor de garganta es provocado por un virus, el tratamiento tendrá como objetivo aliviar el dolor y las molestias. Hay remedios de venta libre que se venden en las farmacias y también remedios caseros. A continuación, las recetas que tienen mayor evidencia científica.

Té con miel y limón.

Es uno de los más populares que existen y muy fácil de preparar. Sólo se necesitan dos cucharadas de miel y 1 de zumo de limón por taza de agua hirviendo, a la que se le añade un saquito de té común. Deja enfriar un poco y bebe de a poco, calmará tu garganta en seguida.

Gárgaras de agua con sal.

Un remedio clásico pero realmente útil (e incluso, corroborado por un estudio publicado en 2005 por el American Journal of Preventive Medicine). Hacer gárgaras varias veces al día con agua tibia con sal permite que esta absorba el agua de las células de la membrana mucosa, que se encuentran inflamadas durante el constipado. La cantidad recomendada es la de media cucharada de sal por cada vaso de agua; si el sabor es desagradable, podemos recurrir a la miel, otro alimento beneficioso para la garganta.

Té de tomillo.

Con esta infusión calmarás el dolor de garganta casi en minutos. Prepara con 1 cucharada de tomillo seco por taza de agua hirviendo. Cuela, deja entibiar y haz gárgaras.

 

Clavos de olor.

Ya no se usan tanto como remedio, más bien en la cocina. Sin embargo los clavos de olor siguen siendo excelentes para el dolor. Contienen una sustancia llamada eugenol que elimina el dolor y también tiene propiedades antibacteriales. Lo único que necesitas son algunos clavos de olor. Simplemente mete uno o dos en tu boca y suavízalos con tu saliva. Luego mastícalos como si fueran goma de mascar. Si quieres puedes tragarlo después de masticarlo. O si prefieres, puedes escupirlo. Funciona de ambas formas.

Polvo de cúrcuma.

Esta raíz tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias impresionantes. Para preparar algunos remedios con esta planta milagrosa vas a necesitar polvo de cúrcuma, agua tibia, leche tibia, pimienta negra y sal.

Mezcla un cuarto de cucharadita de polvo de cúrcuma en un vaso con agua tibia. Tómalo lentamente antes del desayuno. Haz esto una vez al día por cuatro días.

Té de Eucalipto.

Varios remedios naturales hechos con eucaliptus pueden ayudar a aliviar la garganta irritada o el dolor de garganta: caramelos, jarabes y baños de vapor. También se pueden usar las hojas frescas en tés o para hacer gárgaras, señala el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Advertencia: no aplicar aceite de eucalipto sobre la boca.

Raíz de Regaliz.

Tiene efecto antiinflamatorio y suavizante. Se la puede tomar en forma de té o en caramelos (por lo general vienen con otro ingrediente como menta o anís para disimular su sabor). Según el Centro Médico de la Universidad de Maryland, no deben tomarlo las personas con hipertensión,o enfermedad del riñón corazón, las embarazadas o que están amamantando.

Té de Jengibre.

Es un antiinflamatorio natural y antihistamínico, según un artículo de remedios caseros de la Universidad de Pittsburgh en Bradford. Además de ayudar a combatir la tos, también el jengibre puede aliviar la congestión, en caso de resfriado o gripe.

Vinagre de manzana.

Debes mezclar dos cucharadas con una taza de agua caliente. Deja que se entibie un poco (hasta donde lo puedas soportar) y realiza gárgaras cada 60 minutos.

Té de manzanilla.

Esta infusión tiene, entre otras cualidades, calmar el dolor de garganta. También sirve para relajarnos, para el dolor de estómago y para reconfortarnos en un día de mucho frío. Y su sabor es delicioso.

Canela.

Aparte de tener un aroma delicioso, la canela ayuda a aliviar el dolor de garganta. Para preparar este remedio vas a necesitar una cucharadita de canela en polvo, una cucharadita de pimienta negra y un vaso con agua tibia. Revuelve bien todo y haz gárgaras tres veces al día.

Pues ahí los tienes. Estos  remedios son fáciles de preparar y funcionan. Recuerda que por ser naturales, debes esperar un tiempo prudente antes de ver resultados. Así que no te desesperes si nada ocurre un minuto después de probarlo.  Además, cada organismo es diferente y lo que alivia a una persona puede no aliviar a otra. Por eso siempre es importante buscar el remedio que funciona para ti.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: