Algunos Remedios caseros para cuidar tus tobillos


Cuidar tus tobillos. Para obtener los mejores resultados a la hora de cuidar de nuestros tobillos es conveniente combinar varios de estos remedios y poner los pies en alto siempre que tengamos ocasión.

Presta atención que esto te puede interesar.

El tobillo es una de las articulaciones más importantes del cuerpo.

Está sometido a grandes presiones y esfuerzos, que muchas veces causan lesiones y, en esos casos, se requiere asistencia profesional. Sin embargo, también existen remedios caseros para cuidar tus tobillos.

Tales remedios caseros se aplican solo a problemas menores. Si hay una lesión ósea, o una malformación, estas deben ser atendidas por un especialista.

Si, en cambio, solo se trata de una tendinitis o de pequeñas inflamaciones, los remedios caseros para cuidar tus tobillos pueden ser suficientes.

Esta información es muy valiosa para ti y para tu familia, te invitamos a compartirla en tus redes sociales, mucha gente te lo agradecerán.

Los tobillos pueden dolerte y presentar inflamación por diferentes causas.

Las más comunes son:

  • Sedentarismo
  • Exceso de peso
  • Cambios hormonales
  • Uso de un calzado inadecuado.

No obstante, la causa puede ser más importante. Si aplicas remedios caseros para cuidar tus tobillos y no percibes mejoras, es hora de ir al médico.

Los remedios caseros más habituales.

Inmersión de los pies en agua caliente.

El agua caliente es una extraordinaria opción para desinflamar los tobillos.

También se trata de un remedio natural muy económico y fácil de aplicar.

  • Solo tienes que calentar agua, en cantidad suficiente. Lo más aconsejable es añadir algunas cucharadas de sal gruesa.
  • Después, vierte el agua caliente en un recipiente hondo y sumerge los pies. Conserva esa posición por unos 30 minutos, aproximadamente.
  • Verás que de inmediato los tobillos y los pies comienzan a desinflamarse.

Otras opciones son añadir harina de avena o salvia dentro del agua.

  • La harina de avena desinflama y quita las impurezas de la piel.
  • La salvia tiene maravillosas propiedades antiinflamatorias y diuréticas.

Aplicación de frío en los tobillos.

Todas las inflamaciones del cuerpo se pueden tratar mediante la aplicación de hielo. La hinchazón en los tobillos no es la excepción. Sin embargo, debes tener cuidado para aplicar correctamente la técnica.

  • Debes tomar un puñado de cubitos de hielo y envolverlos en una bolsa plástica. No debe ser muy gruesa, ni tampoco muy delgada.
  • Luego, envuelve la bolsa en una toalla o un trapo limpio y ponla sobre los tobillos.
  • Déjala ahí por unos cinco minutos y luego retira por un par de minutos.
  • Repite durante unos 15 minutos en cada pie.

Masajes.

Los tobillos pueden inflamarse por dificultades circulatorias. En esos casos, nada mejor que aplicar masajes para reactivar el flujo sanguíneo.

  • Antes de llevarlos a cabo, conviene bañarse los pies con agua caliente y algunas hierbas. Esto ayuda a relajar los músculos y los tendones.
  • Después debes secarte muy bien los pies.
  • Enseguida, toma algunas gotas de aceite esencial de lavanda, romero o salvia. Frótate las manos con el aceite.
  • Luego, comienza a masajear los pies con cuidado, haciendo movimientos circulares. Comienza por los tobillos y baja hasta los dedos.
  • Al mismo tiempo, debes ir moviendo los tobillos circularmente.

Otro de los remedios caseros para cuidar tus tobillos es un masaje en la planta de los pies.

  • Solo debes poner en el piso una pelota de tenis. Luego, presiónala con la planta del pie y comienza a moverla.
  • Repite la misma operación con el otro pie. Esto activará la circulación y ayudará a que ceda la inflamación, sobre todo en casos de articulaciones débiles.

Elevación de las piernas.

El calzado apretado o con un tacón muy alto puede afectar los tobillos. Así mismo, permanecer sentado durante mucho tiempo llega a ser muy nocivo para las articulaciones.

Por lo tanto, es probable que después de una larga jornada tus tobillos presenten inflamación.

  • Lo más aconsejable es retirar el calzado apenas llegues a casa.
  • Después, buscar un sitio cómodo, apilar unos cojines y poner los pies sobre ellos. La idea es que tus pies queden elevados. Esto activará la circulación y hará que la inflamación ceda.

Té de manzanilla.

La manzanilla tiene grandes efectos antiinflamatorias. También cuenta con propiedades analgésicas, por lo que es muy recomendable cuando sientas dolor en los tobillos.

Preparación.

  • Añade un puñado de esta hierba en un litro de agua hirviendo.
  • Luego, vierte todo en un recipiente y, con cuidado de no quemarte, sumerge los pies por unos cinco minutos.

Hay una variante que también puede ayudarte:

  • Una vez hayas preparado el té de manzanilla, sumerge una toalla y mójala en la preparación.
  • Después, aplícala sobre los tobillos, haciendo una ligera presión.
  • Muy pronto sentirás el efecto calmante de esta magnífica hierba.
Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: