Saltar al contenido

¿QUÉ ES EL TRIPTÓFANO? AMINOÁCIDO ESENCIAL PARA LA PRODUCCIÓN DE CIERTAS HORMONAS Y NEUROTRANSMISORES.

¿QUÉ ES EL TRIPTÓFANO? AMINOÁCIDO ESENCIAL PARA LA PRODUCCIÓN DE CIERTAS HORMONAS Y NEUROTRANSMISORES.

El Triptófano o L-Triptófano se trata de un aminoácido esencial. Como el resto de aminoácidos, se encuentra involucrado en tareas relacionadas con la síntesis de proteínas, regeneración de tejidos, y el mantenimiento y desarrollo de la masa muscular.

Sin embargo, posee una serie de propiedades diferentes al resto: actúa como un regulador del estado de ánimo, ya que puede ayudar al organismo a la producción de ciertas hormonas y neurotransmisores.

PARA QUÉ SIRVE EL TRIPTÓFANO.

Incluir alimentos ricos en triptófano o suplementos de triptófano puede contribuir a ofrecer efectos calmantes, inducir un sueño más profundo, mejor recuperación nocturna, combatir la ansiedad e incluso lidiar con el estrés diario, además de ayudar en el control del apetito y por tanto, del peso. Gracias a su aporte, en el cerebro se puede liberar un cierto tipo de sustancias que favorecen para regular de forma positiva la conducta de la persona.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES DEL TRIPTÓFANO.

1. Favorecer el Sueño. El mantenimiento de los ciclos de sueño saludables es un serio desafío para muchos y una producción de serotonina saludable puede ser una clave importante. El Triptófano se convierte en serotonina (un neurotransmisor que promueve el estado de felicidad y el bienestar general), lo que a su vez ayuda a fomentar la relajación y, naturalmente, el apoyo a los ciclos de sueño saludables. Sin la serotonina suficiente, el cuerpo no puede producir melatonina, que regula los ciclos de sueño y puede dar lugar a insomnio y frecuentes despertares durante la noche. Según investigaciones, el triptófano podría ser un remedio contra el insomnio, además de ayudar en conciliar el sueño más rápidamente.

2. Mejorar el Estado de Ánimo. Ha sido bien documentado que los niveles saludables de serotonina y los niveles de triptófano saludables se asocian con el estado de ánimo estable. Hay muchos investigadores que creen que un desequilibrio en los niveles de serotonina pueden influir en el estado de ánimo de una manera negativa incluso conducir a la depresión, problemas con el control de la ira, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), ansiedad, pánico y otros problemas emocionales. Bajos niveles de serotonina también se han relacionado con un aumento de apetito por los hidratos de carbono y problemas con el sueño, lo que también aumenta el riesgo de padecer depresión y otros problemas en el bienestar emocional. En estudios se refleja el uso de este tipo de precusores de serotonina para el tratamiento del déficit de atención.

3. Apoyo Cognitivo. Sin un descanso óptimo y efectivo, nuestro cerebro no rinde. Es muy probable que tras pasar una “mala noche”, si al día siguiente nos hemos tenido que realizar algún tipo de tarea de índole cognitivo (estudiar, reunión, elaborar proyecto…) es bastante común que nos encontremos ante una especie de neblina mental o que incluso nos veamos con dificultades en el desarrollo de respuestas ante las exigencias previstas. La razón, en algunos de estos episodios, puede ser bajos niveles de triptófano, por lo que sería bastante importante restablecer de cara a mejorar nuestro rendimiento cognitivo.

4. Control del Apetito. Mantener una producción saludable de serotonina puede ayudar a evitar los ataques de ansiedad y antojos, por lo que nos ayudará a evitar comer exceso. Para muchas personas ponerse a dieta y dejar de comer ciertos alimentos ricos en grasas, exceso de sal y azúcares puede ser una auténtica tortura y evitar picotear entre horas conlleva un gran esfuerzo. Para poder plantar cara a la ansiedad por comer estos alimentos muy importante que nos encontremos en un buen estado de ánimo, de lo contrario lo más seguro caigamos ante la tentación.

 

¿DÓNDE ENCONTRAR TRIPTÓFANO? LOS ALIMENTOS MÁS RICOS.

Alimentos de origen animal con alto contenido en triptófano.

Existen muchos alimentos de procedencia animal que destacan por su elevado contenido en triptófano. Destacan los siguientes:

  • Pescado: en especial el pescado azul, sobre todo el salmón, la sardina y la caballa.
  • Productos lácteos: como el yogur y los quesos.

Alimentos de origen vegetal con alto contenido en triptófano.

  • Legumbres: en especial las lentejas, garbanzos, guisantes, soja, habas y judías.
  • Cereales: trigo, arroz, avena, cebada y centeno.
  • Frutos secos: cacahuetes (manises), almendras, pistachos, anacardos y piñones.
  • Frutas: plátano, fresas, aguacate, papaya, mango, naranjas, pomelo, melocotones, uvas y manzanas.
  • Verduras y hortalizas: calabaza, rúcula, berros, espinaca, espárragos, coles de Bruselas, apio, cebolla, ajo, lechuga, berenjena, tomate, pepino, zanahoria y endibias.
  • Semillas: semillas de sésamo y girasol.

CONSECUENCIAS DE LA CARENCIA DE TRIPTÓFANO.

La carencia de este aminoácido junto con un mineral tan importante como es el magnesio puede contribuir a que aparezcan o se produzcan espasmos en las arterias coronarias.

Asimismo, puede causar dolor bucal y enrojecimiento de las mucosas de la boca.

¿POR QUÉ TOMAR L-TRIPTÓFANO?.

 

  1. Manejar el Estrés. Generalmente, el ritmo de vida que la mayoría de la población mantiene cada día, promueve un incremento sustancial del estrés. Es precisamente el no poder conseguir “desconectar” de nuestros quehaceres, lo que puede ir acumulando cada vez más de este tipo de sensación, generando una situación un tanto alarmante si se mantiene continuamente. En este escenario, puede incluso llegar a perjudicarnos en momentos que nos son necesarios: el descanso nocturno.
  2. Aumentar la Serotonina. Un déficit de este conllevará a mermar nuestro rendimiento físico y psicológico, y por supuesto, que se vea reflejado en nuestro estado anímico. De esto, como hemos comprobado, se encuentra responsable nuestro nivel de serotonina, donde niveles bajos puede acarrear importantes problemas, tales como la depresión.

¿CÓMO SE TOMA EL TRIPTÓFANO?.

La dosis recomendada se sitúa en torno a 5 miligramos por kilogramo de peso corporal. Sin embargo, ciertas personas pueden aumentar significativamente esta cantidad (60-70mg por kg de peso corporal) para el tratamiento de problemas relacionados con el estado de ánimo o el sueño.

EFECTOS SECUNDARIOS DEL TRIPTÓFANO.

Cuando se utiliza con la dosis correspondiente, los efectos secundarios son muy inusuales. Entre los casos más livianos, se encuentran malestar estomacal, flatulencias, náuseas, vómitos, diarrea o pérdida de apetito. Dolores de cabeza o mareos y somnolencia también pueden aparecer. En el caso de excesiva cantidad o la combinación con fármacos o incluso drogas, puede influir sobre las vías serotonérgicas en el cerebro. No se deben tomar con antidepresivos, ya que pudiera ocurrir el Síndrome de Serotoninao exceso de esta hormona en el cerebro. Entre sus síntomas: sudoración, irritación, cambios rápidos en la presión sanguínea, confusión, o irregular ritmo del corazón.

CONTRAINDICACIONES DEL TRIPTÓFANO.

  • Embarazo.
  • Personas con problemas de hígado y de riñón.
  • Personas que estén tomando medicamentos para la depresión o tranquilizantes.

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: