Saltar al contenido

No más problemas con infecciones vaginales, sequedad vaginal con ‘óvulos de aloe vera (sábila)

En la medicina popular, la pulpa de las hojas de Aloe vera (sábila) se suele usar para tratar las infecciones vaginales. Los ‘óvulos de aloe vera’, como se les suele llamar, son muy usados por algunas mujeres para tratar la candidiasis, y muchas afirman que les da buen resultado. Se cree que algunos compuestos del aloe vera (sábila) ayudan a controlar la población de Candida albicans, el hongo responsable de la candidiasis. De esta manera reducen la picazón y los demás síntomas molestos de esta infección. Según un estudio (Vogler y Ernst, 1999), el aloe también podría ser efectivo contra el herpes genital.

Ante una picazón vaginal, lo primero que hay que hacer es acudir donde un médico para saber qué es lo que uno tiene. No todo flujo o picazón son causados por infecciones vaginales. Y no todas las infecciones vaginales son causadas por levaduras; algunas pueden ser causadas por bacterias. Por eso lo mejor es acudir al médico para determinar exactamente la causa de la picazón.

Una vez determinado con certeza el tipo de infección que se tiene, se debe consultar con el médico la posibilidad de tratar la infección con aloe vera. Hay que tener en cuenta que el tratamiento con esta planta a veces da resultado y a veces no.

Modo de empleo

Existen dos formas de aplicarse el gel de aloe vera (sábila) contra las infecciones vaginales. La primera es introduciéndose un trocito de la pulpa en la vagina, a manera de ‘óvulo vaginal’; la otra es aplicándose el gel (comercial o casero) en el interior de la vagina. Algunas personas también creen que beber el gel de aloe vera puede tener algún efecto benéfico contra la candidiasis.

Método 1: Trocitos a manera de óvulos. La manera más habitual de aprovechar las propiedades del aloe vera contra las infecciones vaginales consiste en cortar la pulpa de la hoja (sólo la pulpa, sin nada de piel o cáscara) en pequeños trocitos largos y delgados, de unos 5 cm de largo y del ancho de un dedo. Luego estos trocitos se lavan bien y se introducen en la vagina, a manera de ‘óvulos vaginales’. Para facilitar la manipulación de estos trocitos, algunas mujeres los ponen un tiempo en el congelador para darles mayor consistencia (es decir, para que se congelen y se pongan duros) y facilitar así la aplicación.

Siempre manipule el aloe vera (sábila) con higiene, para evitar introducir suciedad en la vagina.

Los trocitos se dejan en el interior de la vagina por unos 15 a 30 minutos, y luego se sacan y descartan. Algunas mujeres prefieren ponérselos antes de irse a dormir, dejárselos por toda la noche y extraerlos al día siguiente, por la mañana. A veces, el trocito entero baja solo, pero a veces se deshace y no se nota cuando baja.

Método 2: Gel comercial. Si se aplica el gel comercial de sábila, puede hacerse con ayuda de una jeringa sin aguja. El gel comercial debe ser puro, y estar elaborado para usarse en la vagina. No debe usarse un gel de baño ni uno que contenga alcohol o algún otro compuesto irritante. Recuerde siempre que no debe contener aloína.

Cuidado posterior

Normalmente las mujeres no suelen limpiar internamente la vagina después de quitar el trozo y aparentemente esto no les causa ningún problema. Otras personas, sin embargo, sugieren que es recomendable lavarse el interior de la vagina solamente con agua limpia después de retirar el trozo de aloe o sábila para evitar que cualquier residuo de la planta que haya quedado en la vagina se pueda descomponer y causar algún tipo de problema. En ese sentido, muchas mujeres se preocupan porque aparentemente se les ha quedado un trozo de áloe o sábila en la vagina. La verdad es que casi siempre baja, pero —como ya se ha dicho— a veces se deshace y no se ve cuando baja. Además, hay algunas personas que incluso usan el gel de aloe vera como lubricante sexual y no experimentan problemas.

Óvulos de Aloe vera contra la sequedad vaginal

 

Se trata del Aloe o Sábila, planta muy conocida por sus grandes beneficios, pero en este caso por sus particulares efectos cicatrizantes muy utilizada en lesiones de la piel, como quemaduras, raspones, irritación, etc., gracias a su poder regenerador de las células de la piel, estimulando y fortaleciendo las fibras de colágeno y elastina. También posee granes propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias, lo que ayuda en el caso de irritación o inflamación vaginal.
CÓMO HACER ÓVULOS DE ALOE O SÁBILA

El funcionamiento del gel de aloe en la piel es sencillo, ya que se encarga de aumentar el entrelazado de las fibras de colágeno que recubren la piel y que son las encargadas de regenerar los tejidos y volver a dar a la piel su aspecto saludable. Este fenómeno se produce a causa de la regeneración celular que el aloe desencadena con su aplicación sobre la piel. Pero esta regeneración celular no es algo aleatorio, sino que se debe a una serie de sustancias que este gel contiene y que debemos ver con atención.
Todo lo que tienes que hacer es cortar una hoja de la planta y dejarla escurrir verticalmente para que descargue su contenido de yodo.
De noche, antes de acostarte, en una superficie muy limpia y con un cuchillo con filo y también muy limpio, corta un pedazo de esa hoja ya escurrida, una “tajada” de 1 cm de ancho (puedes guardar el resto de la hoja para seguir usándolo luego) y córtale los extremos laterales (donde están las espinas).

Luego pela la capa superior de la cáscara y también la inferior, y te quedará un trozo de pulpa totalmente limpio.

Con cuidado lo cortas para que tenga el tamaño aproximado de un óvulo de los que venden en las farmacias.

Ya en tu cama, introduce ese “óvulo” de aloe en la vagina y te quedas echada hasta el día siguiente. Al levantarte e ir al baño verás que sale solo sin necesidad de sacarlo (es increíble pero sucede, no tengas temor).

Un ginecólogo me recomendó hacer esto y aunque me resultaba un tanto extraño, lo hice por 15 días, descansé una semana y luego otros quince días (hacer lo mismo cada noche) y hoy no tengo más molestias ni uso medicina alguna. Es realmente algo muy sencillo e inocuo, pero sumamente efectivo.

Tiempo de empleo

El tratamiento con aloe vera debe hacerse todas las noches, momentos antes de irse a dormir, por tantos días como sean necesarios hasta que la picazón y las molestias cedan.

Por precaución, aplíquese el aloe vera (sábila) hasta unos 2 a 3 días después de que la picazón haya cedido. En total, no debería necesitar más de 4 a 5 días para aliviarse.

Si en ese lapso no siente mejoría, lo mejor es que vuelva donde su médico.Si la candidiasis es crónica, algunos recomiendan usar el aloe vera por una temporada larga; quizás un año. En muchos casos, las infecciones vaginales recurrentes se deben a una baja en las defensas. Por eso es muy importante llevar una vida saludable, tener buen ánimo, hacer ejercicio regularmente y alimentarse de manera balanceada. Mantener una higiene vaginal muy estricta, más estricta que para una persona normal, es indispensable. También es indispensable asegurarse de que su pareja sexual (en caso de que la tenga) siga un régimen higiénico estricto, para evitar que pueda ser el reservorio de la cándida. Todo ello ayudará a librarse de esas molestas infecciones vaginales.

Mitos

Algunas personas creen que el acíbar (el látex del aloe vera o sábila) puede causar infertilidad. Eso no es cierto, pero si se aplica en la vagina podría causar una irritación local.

El aloe vera (sábila) no estimula el sangrado ni adelanta la menstruación. No causa retraso menstrual.

No causa flujo marrón.

Precauciones

No debería haber ningún inconveniente en aplicarse el aloe vera durante los primeros meses del embarazo. Sin embargo, siempre debe consultarlo antes con su médico, especialmente si su embarazo está avanzado o si tiene algún tipo de riesgo. Su médico siempre debe estar al tanto de todo lo que acontezca en su embarazo para que a la hora del parto no haya sorpresas.

El aloe vera también se puede aplicar durante la menstruación, pero si se prefiere se puede esperar a que pasen los días de mayor flujo menstrual para empezar a usarlo.

No deje nunca un tratamiento médico por un tratamiento con aloe vera. Consulte siempre con su médico antes de aplicarse un tratamiento de este tipo, ya que es necesario asegurarse de que la sábila no interfiera con sus medicamentos. Y siempre mantenga a su médico al tanto de cómo evoluciona su infección vaginal.

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (3)

me gusto el enfoque

Responder

Gracias por comentar

Responder

Todo lo que lei me dio la impresion de que ni siquiera saben de lo que estan hablando, parece un cortar yp pegar. “esto puede funcionar o tal vez no”, “la medicina normal es mejor no la deje por un aloe vera. La idea es leer de alguien que conozca y recomiende algo sabiendo de lo que habla

Responder
A %d blogueros les gusta esto: