El Maíz, Que Hay Detrás de este Cereal?

El Maíz.

Maíz, palabra de origen indio caribeño, significa literalmente «lo que sustenta la vida». El maíz, que es junto con el trigo y el arroz uno de los cereales más importantes del mundo, suministra elementos nutritivos a los seres humanos y a los animales y es una materia prima básica de la industria de transformación, con la que se producen almidón, aceite y proteínas, bebidas alcohólicas, edulcorantes alimenticios y, desde hace poco, combustible.

La planta tierna, empleada como forraje, se ha utilizado con gran éxito en las industrias lácteas y cárnicas y, tras la recolección del grano, las hojas secas y la parte superior, incluidas las flores, aún se utilizan hoy en día como forraje de calidad relativamente buena para alimentar a los rumiantes de muchos pequeños agricultores de los países en desarrollo. Los tallos erectos, que en algunas variedades son resistentes, se utilizan para construir cercas y muros duraderos.

Las variedades cultivadas fundamentalmente para alimentación comprenden el maíz dulce y el reventador, aunque también se usan en buena medida el maíz dentado, el amilácea o harinoso y el cristalino; este último también se utiliza para pienso.

 Beneficios a la salud.

Los cereales son la mayor fuente de fibra y almidones. El maíz tradicional, como el resto de cereales, aporta también proteínas, lípidos y poca agua. El maíz dulce es rico en hidratos de carbono, en vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B9, E y C, en fibra y en sales minerales como potasio, magnesio, hierro, calcio, zinc, sodio y fósforo. El germen del grano de maíz contiene un aceite que no contiene colesterol.

El maíz contiene bajo contenido de calcio y elevado de fósforo, como la mayor parte de los cereales. Los alimentos vegetales contienen naturalmente mayor cantidad de potasio que de sodio.  El magnesio está en cantidades importantes en el grano entero de maíz, al igual que en semillas, nueces y otros cereales integrales. El maíz tiene cantidades sumamente variables de hierro, el zinc es esencial para la actividad de más de 70 enzimas y forma parte de proteínas que actúan como receptores hormonales e intervienen en el crecimiento.

El maíz es una buena fuente de fibra de ambos tipos, soluble e insoluble por lo que se aconseja su consumo en caso de estreñimiento y niveles elevados de colesterol y triglicéridos en la sangre.

En las variedades comunes el contenido de proteínas puede oscilar entre el 8 y el 11% del peso del grano. Pero se debe tener en cuenta que son de bajo valor nutritivo por cuanto carece de lisina y de triptofano, dos aminoácidos esenciales.


De aquí la importancia de combinar siempre el maíz con proteínas complementarias que aseguren la provisión de esos dos aminoácidos indispensables:

– Con productos lácteos: leche, quesos, yogurt
– Con todo tipo de legumbres y sus derivados. Recuerde que las proteínas de origen vegetal bien equilibradas no tienen nada que envidiar a las de la carne.

El grano de maíz contiene vitamina B1 o tiamina son los nombres dados a esta sustancia capaz de prevenir o curar los síntomas clínicos conocidos bajo el nombre de “beri-beri”, una enfermedad nutricional. La tiamina participa en el metabolismo energético.

Vitamina B2 o riboflavina que intervienen en diversas reacciones de oxido-reducción relacionadas con el metabolismo de los hidratos de carbono, proteínas y lípidos. El contenido promedio de B2 en el maíz entero también es importante.

Niacina o B3: (preventiva de la pelagra) la niacina también  produce  el metabolismo del triptofano.

Acido fólico o B9: las funciones del acido fólico están relacionadas con el transporte y transferencia de grupos de un carbono (metilo, formilo, metenilo, metileno o forminino), necesarias para la biosíntesis de purinas y de timina, lo cual explica su papel fundamental en el crecimiento y reproducción celular y en la hematopoyesis. Su deficiencia produce anemia megaloblástica. El contenido en el maíz es considerable pero se debe tener en cuenta que se destruye fácilmente por calentamiento.

El grano de maíz contiene dos vitaminas solubles en grasa, la provitamina A o caroteno y la vitamina E. Los carotenos se hallan sobre todo en el maíz amarillo, en cantidades que pueden ser reguladas genéticamente aunque se pierden cuando es almacenado mucho tiempo. El maíz blanco, en cambio, tiene escaso o nulo contenido de ellos. El maíz es el único cereal que aporta betacaroteno.

 

Efectos secundarios.

Reacciones alérgicas:

El consumo de maíz puede dar lugar a alergias y síntomas como erupciones en la piel, inflamación de las membranas mucosas, vómitos, etc. Muchas personas también sufren de ataques de asma y anafilaxia después de comer maíz. La razón principal detrás de las alergias es la proteína presente en el maíz ingerible.

No es bueno para los diabéticos:

Afecta negativamente a las personas que sufren de diabetes, ya que aumenta el nivel de azúcar en la sangre en el cuerpo. El maíz tiene un alto contenido de hidratos de carbono, lo que conduce a un aumento de los niveles de azúcar en la sangre. Así que las personas con diabetes no deben comer maíz en grandes cantidades.

Causas hinchazón y flatulencia:

El maíz contiene un alto porcentaje de almidón. Cuando se consumen maíz, se descompone en el intestino grueso y produce una gran cantidad de gas. Así que si alguien consume maíz en grandes cantidades, entonces puede causar hinchazón y flatulencia.

Aumento de peso:

Como se mencionó antes, el maíz contiene una dosis masiva de azúcar y carbohidratos. Comer maíz overzealous definitivamente puede conducir al aumento de peso. Las personas que siguen una dieta deben evitar el consumo de maíz.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: