Saltar al contenido

El Lupus Remedios naturales.

El Lupus Remedios naturales.

Es una enfermedad reumática sistémica y crónica, es decir, además de afectar a las articulaciones y a los músculos, puede dañar la piel y casi todos los órganos. Su base es autoinmune puesto que se produce por la formación de anticuerpos. La evolución de la enfermedad se desarrolla en fases de brote y otras en los que los efectos de la enfermedad remiten. Asimismo, hay lupus muy severos y otros no tan graves como los que se manifiestan con afecciones en la piel. Esta patología afecta principalmente a las mujeres y en una época de la vida en la que se es fértil (entre 20 y 40 años). Se han descrito además casos en niños y ancianos.

Presta atención que esto te puede interesar.

Entre las pocas cosas que sabemos es que se caracteriza por atacar a las células sanas del cuerpo y que existen unos 5 millones de personas afectadas.

Por ello, puede afectar a numerosos tejidos sanos y ocasionar enfermedades de la piel, artritis, anemia, convulsiones o problemas psiquiátricos y hasta dañar a otros órganos internos, como el riñón, los pulmones o el corazón  etc.

Una de las principales características de esta enfermedad es que es muy heterogénea. Esto quiere decir que es muy raro encontrar a dos pacientes con los mismos problemas o síntomas.

El lupus produce anticuerpos que sobreestimulan los linfocitos B.

Además de seguir los tratamientos indicados por tu médico, puedes aprovechar los siguientes remedios caseros:

Consulte siempre a su médico antes de tomar fármacos nuevos o suplementos nutricionales.

Llevar un estilo de vida relajado.

El estrés agrava los síntomas del lupus, ya que influye sobre el sistema inmunitario:

  • Evite las situaciones que le generen nerviosismo.

  • Duerma entre 10 y 11 horas diarias: el reposo es necesario para atenuar los síntomas de la enfermedad. Se recomienda, además, hacer una meditación o una pequeña siesta durante el día.

  • Realice actividad física moderada, como natación, paseos en bicicleta, etc. El ejercicio físico moderado (sin llegar al agotamiento), ayuda a controlar la fatiga y mejora el bienestar general del organismo.

Suplementos dietéticos y plantas medicinales:

Masajes.

Una de las formas más antiguas, populares y artesanales de tratar esta enfermedad es tomando masajes. Estos son útiles porque te ayudan a:

  • Desintoxicar tu cuerpo,
  • Reducir los niveles de estrés,
  • Mejorar la eficiencia metabólica,
  • Reducir la inflamación,

Los masajes son una buena opción para tratar este problema a largo plazo.

Basta con añadir un masaje semanal, pero asegúrate de recibirlo de manos de un especialista.

Aunque esto puede resultar más caro, los beneficios son más visibles desde el primer día. También debes asegurarte de indicarle al masajista que acudes a como parte de tu tratamiento para el lupus.

El aceite de coco.

Añadir aceite de coco a tu dieta ayuda a tener un mayor equilibrio de tu sistema inmunitario, mejora la digestión, controla los niveles de colesterol y reduce la frecuencia de los ataques de lupus.

Nuestra recomendación es que lo incluyas en tu dieta, alternándolo con el aceite de oliva.

Entendemos que el sabor del aceite de oliva es mucho más familiar para nuestros paladares, pero solo necesitarás unos días para adaptarte a este nuevo aceite.

Albahaca.

Los remedios a base de plantas son de los favoritos y la primera opción para tratar enfermedades crónicas. En el caso del lupus, la albahaca es una de las primeras alternativas que deberías considerar.

Debido a que es antiinflamatoria y aporta antioxidantes naturales, es una hierba que ayuda a tu cuerpo a adaptarse al estrés y los desequilibrios enzimáticos.

Usa albahaca morada para dar más sabor a tus platillos y sacar ventaja de sus propiedades.

Jengibre.

El jengibre suele ser consumido por las personas con artritis y dolor en las articulaciones. Justo las cualidades que lo hacen buena alternativa para esas molestias pueden ser también beneficiosas para las personas con lupus.

Uno de los primeros y más frecuentes síntomas de la enfermedad es la hinchazón o inflamación, junto con el dolor en las articulaciones.

Conseguir el alivio de este problema puede ser el primer paso para volver a tener una calidad de vida normal.

Valeriana.

Verter una cucharada de valeriana en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, dejar refrescar y colar. Tomar una taza con el fin de reducir el estrés y la depresión los cuales pueden aumentar el dolor.

El aceite de onagra.

Son una fuente de ácido gamma linoleico y otros omega 3. Debe ser aceite de presión en frío. Se toma en perlas, debes tomarte dos o tres cápsulas al día.

Una de las posibles causas del lupus es una intoxicación de diferentes elementos, desde productos químicos, medicamentos, metales pesados, productos alimenticios inflamatorios, etc. Por ello lo primero que debemos hacer es limpiar nuestro cuerpo:

Depurar Hígado.

Cardo mariano, alcachofa, rábano, y diente de león… ayudarán a una mejor depuración.

Depurar la Piel.

Compra estas plantas; Ortiga verde, Bardana, Cola de caballo y Grosellero negro. Metes todas las plantas en un bote grande de vidrio. Toma una cucharada sopera por taza, puedes tomar de 2 a 3 tazas al día.

Eliminar posibles metales pesados.

Tomamos más metales pesados de los que creemos, el aluminio de las latas de conserva, las amalgamas de los dientes, etc. se va acumulando en nuestro organismo y puede dañarnos el sistema nervioso. La alga chlorella es perfecta para este cometido, se toma en cápsulas. Además nos servirá como complemento alimenticio, rico en proteínas, vitaminas y minerales.

Debes de cuidar tu Colon, tenemos que tener en cuenta que es por donde se elimina gran parte de nuestro alimento incluida las toxinas, además es fundamental para nuestro sistema inmune. Puedes usar prebióticos y probióticos, tomar Aloe Vera en zumo o en cápsulas, semillas de lino, etc. Algo que debes de valorar es hacerte a una hidroterapia de colón (limpieza de colón), se suele aconsejar 2 limpiezas al año, las dos deben ser en el mismo mes.

Necesitamos tomar alimentos sanos llenos de vitaminas, betacarotenos y minerales.

  • Comer pescado azul es una buena opción, ricos en omega 3. Pescados como el salmón, atún, caballa, sardinas y boquerones.
  • Empieza a comer algas verde-marrones. Pruébalas en ensalada, guisos, en la sopa miso.
  • Come muchas frutas y verduras frescas, todos los días, debes de tomarlas sobre todo crudas, así tienen más antioxidantes. Rico en betacaroteno; Zanahoria. Verduras de hoja verde como las espinacas y acelgas. Verduras ricas en vitamina C como el piemiento rojo y verde, guisantes, coles de bruselas, repollo, brécol…
  • Debes tomar aceite de oliva virgen extra y de Lino, si puede ser de primera presión en frío.
  • Las semillas de lino son ricas en omega 3 y además son geniales para ir bien al baño. Pon una cucharada sopera de semillas en agua, por la noche. Déjalo reposar toda la noche, a la mañana siguiente tómatelo. Tanto su aceite como las semillas están ricas en ensalada.
  • Toma productos integrales como el pan integral o cereales integrales, la vitamina E es fundamental para la piel y los productos integrales son muy ricos en ella.
  • Puedes tomar leche de avena, de arroz o de almendras. Mejor no tomar la de soja.
  • La hidroterapia como los baños de contraste pueden aliviar el dolor y mejorar el estado de tu piel y circulación sanguínea.
  • Dedica unos 20 minutos a una relajación o visualización.

Por supuesto la Medicina tradicional China, la Acupuntura, Homeopatía, etc. podremos ayudar aún más en nuestro tratamiento y cuidado diario.

Espero que valorés estas recomendaciones y que le sean útiles 🙂

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: