Los Súper Beneficios de las semillas de girasol.


Los Súper Beneficios de las semillas de girasol.

Suele ser común que muchas personas tiendan a consumir de manera regular semillas de girasol (conocidas popularmente con el nombre de pipas), sin conocer que, a diferencia de lo que pueda llegar a creerse, aportan una gran variedad de interesantísimos beneficios y propiedades para la salud.

Presta atención que esto te puede interesar.

Los beneficios de las semillas de girasol la convierten en un alimento natural con propiedades nutricionales y virtudes tan interesantes como destacadas.

Las denominadas como pipas de girasol se convierten en uno de los frutos secos cuyas semillas tienden a ser las más consumidas por parte de una gran cantidad de personas. Aunque no hay duda que la opción más saludable es optar por aquellas que no han sido cocinadas con sal, dado que puede ser un riesgo para la tensión arterial.

Propiedades nutricionales de las semillas de girasol.

Dentro de las propias propiedades de las semillas de girasol, es interesante destacar que se tratan de un alimento sumamente sano y natural, que aporta grasas totalmente libres de colesterol (ácidos grasos insaturados), un buen número de proteínas, y un contenido algo menor en hidratos de carbono.

Entre las vitaminas más importantes que aporta destaca la vitamina E, mientras que entre los minerales más destacados nos encontramos con potasio, fósforo, magnesio y calcio.

Beneficios de las semillas de girasol.

Las semillas de girasol son sumamente ricas en ácidos grasos insaturados.

Ayuda a rebajar los niveles tanto de colesterol como a bajar los triglicéridos.

Son ricas en antioxidantes, por lo que ayudan a prevenir la aparición del cáncer a la vez que son útiles para luchar contra los efectos más nocivos del envejecimiento.

Contienen una gran cantidad de fibra dietética, por lo que están recomendadas a la hora de mejorar la motilidad intestinal, siendo útiles contra el estreñimiento.

Aportan saciedad y son muy depurativas. Por tanto, están recomendadas a la hora de adelgazar y de perder peso.

Mejoran la circulación.

Las semillas de girasol tienen la capacidad de reducir los problemas circulatorios, cardiacos y cardiovasculares, por lo que es recomendable consumirlas para prevenir algún infarto.

Favorecen el funcionamiento cerebral.

El magnesio y el fósforo que tienen las semillas de girasol son buenos para el cerebro. Si tienes que estudiar para un examen, te ayudarán a concentrarte y mejorar tu memoria.

Fortalecen el sistema inmune.

Comer semillas de girasol con regularidad aumenta las defensas del organismo y previenen diversas enfermedades relacionadas con virus.

Semillas de girasol para prevenir el cáncer.

Todo alimento rico en antioxidantes como lo son las semillas de girasol sirven para la prevención del cáncer. El selenio es un elemento presente en las semillas de girasol y que está estrechamente vinculado a la prevención del cáncer previniendo la formación de células cancerígenas o potencialmente dañinas, ya que induce la reparación del ADN y la síntesis de células dañadas.  Asimismo, la Vitamina E  también es una ayuda importante para prevenir el cáncer de colon, de vejiga y de próstata.

Reducen la osteoporosis.

Los expertos recomiendan comer semillas de girasol a las personas que sufren de descalcificación de los huesos, por su alto contenido de calcio.

Ideales para el embarazo.

Las semillas de girasol son ricas en ácido fólico, por lo que las embarazadas deben consumirlas para que el bebé pueda formarse bien y ella misma no se debilite.

Mejoran el aspecto de la piel.

Las semillas de girasol nos sirven como tratamiento para la belleza, ya que nutre y rejuvenece la dermis, por contener vitamina E, uno de los antioxidantes más potentes que existen.

Aumenta la fertilidad.

Es una creencia popular que las mujeres que comen semillas de girasol son más fértiles y pueden tener más hijos.

Los beneficios de las pipas de girasol son varios y recomiendo su consumo altamente. Podemos conseguirla en diferentes formatos, con sal y ligeramente tostadas, o peladas y  sin sal, ideales para personas que deben controlar la hipertensión arterial. Pero el verdadero placer de comer pipas es hacerlo en compañía, charlando, disfrutando de una película, o de la manera que prefieras.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: