Saltar al contenido

Los Remedios Caseros recomendados Para Los cálculos Amigdalinos, Adiós Dolor

¿Cuáles son los cálculos amigdalinos?

Son una acumulación de restos de alimentos, así como las células muertas que de alguna manera se adhieren y crecen en sus amígdalas. Restos de alimentos, así como las células muertas de su boca a las amígdalas y se empiezan a formar pequeños pedazos blancos, con el tiempo los desechos se acumulan más y más y se forman cálculos pequeños, pueden crecer y causar más problemas de salud.

Debido a que las bacterias y nutrientes disponibles florecen en este entorno, que a su vez causa más problemas. A menudo es difícil eliminar el mal aliento causado por cálculos amigdalinos, a la larga estos pedazos blancos se ingieren con los alimentos y por poco tiempo por lo menos te dan un respiro de la mala respiración.

Sin embargo, dado que la causa de todo esto son los cálculos amigdalinos y estos están causando cada vez nuevos problemas.

¿Cuáles son los síntomas de cálculos amigdalinos?

Dolor

Si usted tiene dolor en el cuello, es uno de los síntomas más comunes. Incluso en la ausencia de dolor, los pacientes experimentan una sensación incómoda en la garganta. Esto es debido a una irritación causada por el roce de las piedras con la garganta.

 

Dificultades para deglutir

Los pacientes con cálculos amigdalinos tienen grandes problemas para tragar alimentos y líquidos. La presencia de las masas hace que la deglución muy dolorosa en los pacientes.

 

Inflamación

Piedras en amígdalas casi siempre dan lugar a la inflamación. La inflamación es principalmente visible en la parte posterior de la garganta.

 

Tos

Una irritación de la garganta debido a los cálculos amigdalinos hace que la gente tosa esporádicamente.

 

Dolor de garganta

Cálculos en las amigdalas causa dolor de garganta en la mayoría de los enfermos. El dolor de garganta es muy común, surge principalmente debido a la tos intermitentes por parte de las víctimas.

 

Fatiga

Tos constante debido a las piedras de amígdalas y dolor de garganta puede causar fatiga en la mayoría de los enfermos.

 

La halitosis (mal aliento)

En las personas con cálculos amigdalinos el mal aliento es una condición común. Siempre hay un aliento fétido que emana de la boca de esta gente. Esto ocurre debido al crecimiento de bacterias anaeróbicas. Estas bacterias producen compuestos de azufre que son la causa de la mala respiración.

 

Remedios caseros para los cálculos amigdalinos

Los remedios que podemos preparar en casa para eliminar los tonsilolitos varían y son innumerables. Sin embargo, existen algunos que son muy populares en casi todas partes del mundo.

Vinagre de manzana

Podemos mezclar una cucharada de miel con 1 cucharada de vinagre de manzana y un poco de agua tibia para unir. Esta tisana se debe tomar en sorbos antes de que se termine de enfriar.

Jugo de zanahoria

Otro remedio casero consiste en preparar jugo de zanahorias con 3 zanahorias, media taza de agua y aproximadamente 7 fresas picadas. Luego licuar todo y beber. Asimismo, hacer una cataplasma de yogurt en una servilleta y luego colocarla prolijamente sobre la garganta durante dos o tres horas puede ser muy efectiva para aliviar los tonsilolitos.

Gárgaras con agua y sal

Has gárgaras con agua tibia y con un poco de sal. Esto te ayudara a reducir el malestar en la garganta y aflojar los cálculos al grado que si toces están pueden ser expulsadas fácilmente, esto lo puedes hacer por las mañanas y por las noches, tu decides.

 Pepino

El pepino es también un gran remedio eficaz para la eliminación de los cálculos amigdalinos en cuestión de unos pocos días. Posee propiedades curativas no solo para los cálculos amigdalinos, si no también es utilizado para combatir la ojeras, la conjuntivitis, problemas en la piel, relajamiento de ojos cansados.

 

 Limón

Hierva tres hojas de limón en una taza de agua por 10 minutos. Retire del fuego y añada una cucharadita de miel. Beba lentamente el té cuando aún esté tibio.

 

Bicarbonato de sodio

Añada una cucharada de bicarbonato de sodio en un vaso grande de agua y tome a sorbos durante el día.

 

 Sal de mesa

Mezcle una cucharadita de sal de mesa en medio litro de agua a temperatura ambiente. Luego, haga gárgaras aproximadamente cada hora.

Cataplasma

Hacer un cataplasma con una cucharada de hojas secas de manzanilla en dos tazas de agua hirviendo. Deje cocer unos cinco minutos y luego remojar una tela con este té. Se debe escurrir el excedente y aplicar directamente sobre el cuello. Deje allí hasta que la tela se enfríe. Repita varias veces durante el día.

 

 Miel

Consumir una cucharadita de miel 4 o 5 veces al día. Esto ayuda a aliviar el dolor de garganta pues la miel es un antibiótico natural y combate las bacterias para prevenir una infección.

 

Baño de vapor

Tome un baño de vapor por 10 minutos. Si se cuenta con un vaporizador, basta sentarse frente a él. En caso contrario, se caliente agua en un recipiente y se respira el vapor durante esos minutos.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: