Saltar al contenido

Esto Es Lo Que Los PEDOS o GASES Revelan Sobre Tu Salud Tu Intestino Te Está ALERTANDO


Sabías que las flatulencias pueden dar muchas señales de cómo se encuentra tu salud actualmente. Resulta que hoy en día por la cantidad de alimentos que comemos y bebidas que consumimos, es muy fácil que nuestro organismo produzca una cantidad de gases fétidos terribles.

Presta atención que esto te puede interesar.

Las flatulencias no solamente son efecto de un proceso metabólico interno, sino más bien, el resultado final –y nada agradable- del estado de salud interno. A corto plazo revelan un proceso de digestión que varía según los alimentos consumidos, a mediano y largo plazo los gases intestinales dicen sobre tu salud lo que pocas señales externas revelan.

Resultados de investigaciones de la National Institutes of Health, afirman que una persona en promedio tiene 14 gases intestinales al día. Pero un número elevado a éste podría ser indicio de problemas silenciosos que siguen avanzando.

Los gases son una mezcla de aire tragado que entra en el sistema digestivo “accidentalmente” al respirar (que sería todo el aire que pasa a través de la boca – ya sea a través de las gomas de mascar, beber bebidas gaseosas y comer muy rápido) y también es el gas producido por las bacterias en tu intestino grueso.

Esta información es muy valiosa para ti y para tu familia, te invitamos a compartirla en tus redes sociales, mucha gente te lo agradecerán.

Las bacterias en tus intestinos crean gases, mientras rompen azúcares y almidones que tu cuerpo no puede digerir fácilmente. El proceso de descomposición de bacterias produce aproximadamente entre 2 y 6 tazas de gas por día, y después de que se acumula, lo que necesita es salir por alguna parte. Los gases regulares son una señal de que estás consumiendo suficiente fibra, y tienes una colección saludable de bacterias en sus intestinos.

Lo que dicen los gases intestinales sobre tu salud.

Lo que el olor de tus gases dice sobre lo que está pasando en tu intestino.

Si te preguntas cómo podría ser posible de que el olor (o frecuencia) de los gases puedan darte pistas de tu salud, no estás solo. Hemos reunido alguna información que puede darte algunas pistas para que los inevitables gases pueden ayudarte a aprender más sobre tu cuerpo y tu salud.

Gases que apestan.

Acerca de uno por ciento del gas producido por nuestro intestino no está libre de fragancias. Ese olor es generalmente el sulfuro de hidrógeno, un gas que se crea cuando el cuerpo descompone los alimentos con, azufre, en ellos

Muchos alimentos muy saludables producen gas que contiene azufre, cuando se digiere. Este gas sale del cuerpo después de la digestión en forma de un pedo maloliente. Así pues, si has estado comiendo carne roja, brócoli, coliflor, habas o productos lácteos, no te sorprendas si te encuentras con unos pedos ligeramente apestosos más adelante.

Gases extremadamente malolientes.

Seamos realistas: la mayoría de los pedos que olemos no son exactamente flores de olor. Pero si te encuentras tirando gases que son verdaderamente horribles en olor, puede ser un signo de un problema de salud subyacente.

Ruidos en el estómago y qué pueden decirnos sobre la salud.

Si necesitas tirarte gases inmediatamente después de consumir productos lácteos,  pueden ser una señal de que tu cuerpo está teniendo dificultades para descomponer la lactosa y podrías estar interesado en saber que la mayoría de las personas tienen intolerancia a la lactosa en algún grado.

Con menos frecuencia, los pedos frecuentes y muy apestosos pueden ser un signo de un problema crónico, como el síndrome del intestino irritable o la enfermedad celíaca, o una infección como la gastroenteritis. Pero también hay otras razones de que tu sistema digestivo no funciona correctamente.

Gases sin olor.

Los pedos sin olor, como es lógico, son completamente sanos y normales.

No toda flatulencia tiene un olor ácido. A veces los gases que salen, son simplemente una acumulación de aire tragado mientras hablas o por beber agua con gas al principio del día. Estos gases sin olor son similares a “eructos”, sólo que salen del cuerpo en un lugar diferente.

A continuación un listado de causas que podrían dar una de idea acerca de por qué se tienen demasiados gases al día y qué dicen de la salud interna estas flatulencias o gases intestinales.

Síndrome del colon irritable.

Encabeza el listado el principal problema de los gases con hedor fuerte, doloroso y que provoca su evacuación varias veces al día.  El síndrome del colon irritable provoca flatulencias características en etapas tempranas, en fases avanzadas le prosiguen el estreñimiento y la diarrea. Si estos síntomas se mantienen por más de tres días se recomienda ir al especialista.

Súper población de bacterias.

Todas las personas tienen bacterias, estas son necesarias durante todo el proceso de digestión, siempre estarán allí. El problema se da cuando el nivel de las mismas aumenta, esta elevación se da por comida mal elaborada, que ya ha pasado su fecha de caducidad, entre otros factores. Si los gases intestinales aumentan de manera sospechosa y se mantiene así por varios días, entonces se recomienda un cultivo de heces en ayunas que descarte o afirme este proceso.

La superpoblación de bacterias puede afectar también a las articulaciones, por ello es necesario saber si padeces de un sobrecrecimiento bacteriano, Y cómo puedes tratarlo satisfactoriamente.

Infecciones y alergias.

Comer demasiado rápido o de una manera muy abundante y sin precaución puede dar paso a flatulencias anormales. Generalmente son los principales problemas –en un rango menor- que se dan en el diario vivir. Ambos casos producen infecciones a nivel de intestino delgado y colón. El dolor produce un exceso de gases que a su vez provocan dolor. Esta combinación no es clara y si es fuerte debe ser atendida por un especialista.

Parásitos y úlceras

Los parásitos en el cuerpo humano tienen varias reacciones, mismas que se reflejan desde alergias en la piel hasta gases intestinales abundantes. Pero su característica principal es que estos van acompañados de eructos. En ocasiones puede deberse también a úlceras

ocasionadas en cualquier parte del sistema digestivo. Si este fuera elc aso, puedes probar con algunas soluciones naturales para terminar con este problema, prueba con la mezcla para eliminar los parásitos de manera natural.

Proceso cambiante de hormonas.

El cambio hormonal también puede ser ocasión de aumento de gases intestinales. Pero no es tan sencillo de explicar. Según la edad este cambio va a variar, investigaciones revelan que durante la pubertad los hombres tienden a sufrir más de este padecimiento. En el caso de las mujeres las flatulencias son más en la etapa de la menopausia.

Otros factores a corto plazo.

  • Mala digestión, se puede dar por comer rápidamente y esto resulta en porciones que no se digieren por completo y dañan el intestino delgado.
  • Consumir alimentos caducados, en este caso las bacterias proliferan y son éstas las que se consumen y aumentan el nivel permitido en la flora intestinal.
  • Demasiados productos procesados, el tiempo de vida actual tiene nombre: “rapidez”, y esta ocasiona que se ingieran alimentos procesados y con altos químicos. Se gana tiempo pero se pierde la batalla de la buena salud, misma que se refleja en los gases intestinales que aumentan progresivamente.
  • Comer o beber productos que el cuerpo no tolera, las flatulencias aumentan y es sencillo deducir a qué se debe esta alteración.
  • Por el consumo de medicamento, debido a los químicos activos la flora intestinal se deña y el proceso de absorción se altera evitando que los nutrientes de los alimentos lleguen a su punto final. Este proceso conlleva a un aumento de flatulencias que generalmente se da durante el consumo de alimentos.

Recomendación final.

Los gases intestinales dicen sobre tu salud muchas cosas, o mejor dichos, revelan muchos casos. En concreto, si este aumento de flatulencias desaparece pronto no será necesario un cultivo o ir al especialista, pero si se propagan por más de tres días entonces es importante realizar el análisis respectivo. En el mejor de los casos un tratamiento semanal será suficiente, en el peor de los casos, el origen del problema habrá avanzado hasta un nivel crónico. Evitarlo depende de cada persona y su pronta reacción.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: