Saltar al contenido

Las Mandarinas, una Super Frutas con Múltiples Beneficios.


Las Mandarinas, una Super Frutas con Múltiples Beneficios.

Añadir frutas a nuestra dieta es la forma más eficaz y natural de obtener vitaminas y mantenernos saludables. El caso de las mandarinas, también conocidas como tangerinas, no es la excepción.

Las mandarinas son muy beneficiosas para las embarazadas, ya que gracias a su contenido de ácido fólico ayuda a prevenir la malformación en el feto y la espina bífida.

Las mandarinas son frutos cítricos dulces y deliciosos, pueden utilizarse en muchos platos y además tienen varios beneficios para la salud.

Presta atención que esto te puede interesar.

Propiedades de la mandarina.

La mandarina es muy popular, por la facilidad con la que se pela y por su exquisito sabor, más aromático que el de la naranja, unos aspectos que la convierten en imprescindible en muchos snacks saludables y ligeros, así como en una gran cantidad de platos.

Su corteza es lisa, cuenta con un brillante color que varía desde amarillo a rojo-anaranjada, además la pulpa es dulce, jugosa y dividida en diez o doce gajos con semillas en su interior, dependiendo del tipo de mandarina.

Igualmente esta fruta, también conocida como tangerina, cuenta con glándulas oleosas hundidas que impregnan las manos de las personas que las presionas, por lo que siempre quedamos con el olor característico.

Al hablar de la información nutricional de la mandarina, debemos resaltar que tiene una gran cantidad de vitaminas, como B1, B2, B3, B6, B9 (ácido fólico) y E, aunque la que más abunda es la vitamina C, que nos brinda importantes beneficios a nuestro organismo.

Igualmente existen muchos minerales claves en nuestro bienestar, como magnesio, manganeso, fósforo, calcio, hierro, cobre, potasio, sodio, selenio, y zinc.

En la mandarina también contamos con betacarotenos, flavonoides, así como ácidos cítrico y oxálico.

Beneficios de la mandarina.

Reduce el Colesterol.

En la cáscara de la mandarina se encuentran las propiedades para disminuir el colesterol en la sangre, por la gran presencia de compuestos denominados flavonas polimetoxilatados.

Estudios afirman que estas sustancias, nos permiten metabolizar de una gran forma las grasas y triglicéridos en el hígado. Igualmente contiene pectina, una fibra soluble que reduce el colesterol.

Cáncer.

Investigaciones han revelado que las mandarinas pueden reducir el riesgo de desarrollar cáncer de hígado. Los carotenoides presentes mandarinas debido a la alta vitamina A han demostrado reducir el riesgo de cáncer de hígado. El jugo de mandarina que reciben los pacientes con hepatitis C redujo el riesgo de desarrollar cáncer de hígado debido a su alto contenido de criptoxantina beta. Las mandarinas tienen un alto nivel de limoneno que tiene efectos anti-cáncer y también ayuda a prevenir el cáncer de mama.

Presión Arterial.

Las mandarinas también ayudan a los niveles de presión arterial. Se componen de nutrientes y minerales como el potasio que reduce la presión arterial. Las mandarinas ayudan a mantener el flujo de sangre se mueve suavemente a través de las arterias lo que mantiene la presión arterial normal.

Sistema Inmune Saludable.

La vitamina C en la mandarina es fundamental en la prevención de resfriados y es vital para el buen funcionamiento de un sistema inmunológico saludable. Las mandarinas tienen propiedades antimicrobianas que evitan que las heridas se infecten y evitan los virus, hongos e infecciones bacterianas. Las mandarinas previenen espasmos en el aparato digestivo y el sistema nervioso por lo tanto evita calambres y vómitos. La mandarina es un purificador natural de la sangre que ayuda a eliminar las toxinas y sustancias no deseadas del cuerpo.

Mejoran el funcionamiento cognitivo.

Algunos componentes de las mandarinas (como el ácido fólico, el potasio y varios antioxidantes) son conocidos por sus beneficios neurológicos. El potasio aumenta el flujo de la sangre que va hacia el cerebro y mejora la actividad neuronal, la concentración y las facultades cognitivas. El ácido fólico reduce el riesgo de deterioro cognitivo y de alzhéimer.

Además, las mandarinas contienen vitamina B6, que ayuda a prevenir las náuseas y la depresión si se consume la cantidad adecuada, pero hay que asegurarse de no tomar mucha cantidad. Un adulto no debería tomar más de 100 mg de vitamina B6.

En el embarazo.

En los primeros meses de gestación se corre el riesgo de padecer de “espina bífida”, que consiste en una malformación congénita en el que surge un cierre incompleto del tubo neural, llevando a que se cierre por completo las ultimas vertebras del feto, para evitar esta malformación se recomienda el consumo repetitivo de  mandarina, por su ácido fólico divide y multiplica las células, lo que ayuda a prevenir dicha malformación.

Anemia.

Si padeces anemia, se recomienda el consumo de mandarina, por la presencia de vitamina C (la mitad de los requerido diariamente). Se trata de un nutriente esencial para absorber el hierro.

Aterosclerosis.

La mandarina contiene nobiletina, un flavonoide que está presente en la corteza blanca de la fruta y nos permite combatir la aterosclerosis, que es el endurecimiento de las arterias por acumulación de grasa.

Estreñimiento.

Esta fruta es fuente de fibra, lo que la hace ideal para combatir el estreñimiento y estimular el buen tránsito estomacal.

Enfermedades de hígado.

La mandarina disminuye el riesgo de cáncer de hígado sobre todo en aquellos pacientes que sufren de hepatitis viral, igualmente evita el endurecimiento de las arterias y la resistencia a la insulina.

Después de la actividad física.

Como ya se ha dicho, la mandarina al tener un gran contenido de potasio y vitamina C, carotenoides y otros nutrientes, sirve para hidratar el cuerpo después de la actividad física o como energizante después de un pesado día de trabajo.

Resfriado en niños.

La mandarina se recomienda para los resfriados en los niños debido a su acción anti-infecciosa y su alto contenido en vitamina C.

 

Antiocidantes.

Los antioxidantes. Puede proporcionar el 80% de su requerimiento total de vitamina C al día. Ellos ayudan a neutralizar los efectos tóxicos nocivos de los radicales libres. Esto hace que su piel luzca más joven y saludable.

Salud de la Piel.

La vitamina C presente en la mandarina es muy buena para la piel, tanto cuando se consume internamente y se aplica tópicamente sobre la piel. El consumo regular de zumo de mandarina hace que la piel brille y mejora el tono de la piel en gran medida. Los antioxidantes presentes en las mandarinas protegen la piel de los rayos UVA y ayudan a la piel para resistir el daño causado por el sol y los radicales libres. También reduce los signos del envejecimiento como las arrugas, líneas finas y manchas.

Es un dato bien conocido que los cítricos son muy buenos para la piel y la mandarina no es la excepción.

Sobrepeso.

Ya que el principal componente de la mandarina es agua, cuenta con bajos niveles de azúcar, el consumo constante de mandarinas despierta una sensación de saciedad y es un excelente diurético.

Ahora, la mandarina es una fruta rica en sabor y nutrientes, por ello es recomendable que se incluya en los hábitos alimenticios de todas las personas; su sabor se presta para realizar pasteles, ensaladas, complementos para pizzas, salsa, y claro está, zumos y batidos.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: