Las Almendras Con Sus Pros Y Contras.

Las Almendras.

Las almendras, son un fruto seco imprescindible que puede proporcionarnos numerosos beneficios para la salud. La almendra es el fruto del almendro, un árbol que pertenece a la familia de las rosáceas, al igual que los albaricoques, los melocotones o las cerezas. Hay dos clases de almendras: las dulces, muy apreciadas por sus numerosas propiedades nutricionales; y las amargas, que no deben consumirse, ya que contienen ácido prúsico, un componente muy tóxico.

Son muchos los estudios que relacionan su consumo regular con una buena salud cardiovascular, con la prevención de  la osteoporosis (gracias a su aporte de calcio), con unos niveles adecuados de azúcar en sangre (ya que también previene la diabetes) y con un correcto equilibrio de colesterol HDL y LDL. Vamos a revisar sus principales características y por qué es un alimento que siempre debemos tener en la despensa.

Propiedades nutricionales de las almendras.

Las almendras, además de ser una magnífica fuente de energía, contienen muy poca agua y todos sus componentes están muy concentrados, por lo que disponen de cantidades importantes de los principales nutrientes:

Proteínas.

Las almendras son excepcionalmente ricas en proteína. De hecho, contienen más proteína que la carne a igual cantidad de alimento ingerido. El problema es que nunca comemos tanta cantidad de almendras como de carne o huevos (de hecho, serían indigestas) pero son una fuente importante de proteínas en cualquier caso que no debemos descuidar, sobre todo si seguimos una dieta vegetariana. Recuerda, no obstante, que la proteína vegetal es de bajo valor biológico, es decir, cada vegetal de manera independiente no contiene todos los aminoácidos esenciales y por eso es necesario combinar distintos tipos de vegetales (legumbres, cereales, frutos secos y semillas) para obtener así todos los aminoácidos que le hacen falta a nuestro organismo.

Grasas.

Las almendras son muy ricas en ácidos grasos esenciales muy beneficiosos para la salud. Contienen un alto porcentaje de grasas moninsaturadas, protectores del sistema cardiovascular, y poliinsaturadas, que son aquellos ácidos grasos que el organismo no puede sintetizar a partir de otras sustancias y que debemos ingerir necesariamente a partir de la dieta. Por último, una mínima parte (alrededor del 3%) de sus grasas está compuesta de ácidos grasos saturados. El consumo regular de almendras crudas está relacionado con una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares o del corazón como arteriosclerosis, infarto de miocardio, angina de pecho, hipertensión, etc.

Hidratos de carbono.

La almendra es también un fruto seco rico en hidratos de carbono, la mayor parte de los cuales son de absorción lenta, es decir, aquellos que el cuerpo puede almacenar y utilizar cuando necesite sin desequilibrar los niveles de azúcar, al contrario de lo que ocurre con los alimentos ricos en azúcares simples (como la miel, la fruta, la bollería industrial, etc). Por eso las almendras son especialmente aconsejables para personas diabéticas, ya que suponen una importante fuente de energía pero contienen un índice glucémico bajo. Las almendras aportan, además, una buena cantidad de fibra soluble, imprescindible para mantener una buena salud del intestino y colon.

Vitaminas.

La almendra contiene cantidades significativas de vitaminas del grupo B, pero donde resalta especialmente es en su aporte de vitamina E, convirtiéndola en un poderoso aliado antioxidante para combatir el efecto de los radicales libres.

Minerales.

Algunos de los minerales que encontramos en las almendras son zinc, fósforo, sodio, potasio, magnesio y hierro. Pero donde destaca especialmente la almendra es en su aporte de calcio. La almendra es una de las principales fuentes de calcio que podemos encontrar en el reino vegetal, junto con las semillas de sésamo. No obstante, debemos tratar de buscar distintas fuentes de calcio variadas en la dieta, ya que los distintos minerales incluidos en los alimentos se contrarrestan o equilibran entre sí.

¿Cómo comerlas?

La manera más común de disfrutar las almendras es incorporándolas a las ensaladas, en batidos, agregándolas a diferentes postres, los cuales por su puesto deberan ser saludables, como por ejemplo ensaladas de frutas, sin helado y agregando en lugar de crema de leche un yogurt natural; también se puede preparar un mix de varios frutos secos al cual se le pueden agregar mayor cantidad de almendras. Otra forma de consumirlas más fácil y sin complicaciones de ninguna clase es sencillamente solas, en la media mañana o en la tarde como un rico snack.

De cualquier manera que desees comerlas, este será un gran paso que va a darte una muy buena salud tanto física como mental, y si la acompañas con una alimentación balanceada y consumes abundantes frutas y verduras, puedes tener la seguridad de que siempre serás una persona muy sana y vital.

Remedios caseros.

Remedio casero contra el estreñimiento con aceite de almendras:
Ante el estreñimiento ocasional, el aceite de almendras dulces puede ser una buena solución. Es muy importante comprobar que el aceite empleado sea apto para uso oral.

 Remedio casero contra la tos con almendras:
Para aliviar la tos producida por catarros o gripes se puede emplear una leche de almendras casera, elaborada con una pequeña ración de almendras machacadas, un edulcorante natural a tu gusto y un poco de agua. Poner a hervir los ingredientes por un minuto, y una vez se asiente se puede tomar la mezcla al menos una vez al día.

 

Remedio casero para aliviar las molestias de las inflamaciones de vejiga con almendras:
Se machacan con un mortero 100 gramos de almendras y se cubren con un vaso de leche en una cacerola pequeña. Se lleva a hervir la mezcla durante un minuto, pasado el cual se retira del fuego y se deja templar.
Una vez atemperado, se edulcora el líquido al gusto y se toma al menos una vez al día, mientras duren las molestias.

 

Recomendaciones y efectos secundarios.

Problemas gastrointestinales:

Consumir una gran cantidad de almendras puede conducir a estreñimiento y distensión abdominal, ya que son en la parte superior de la fibra. Si su cuerpo no se utiliza para el procesamiento de grandes cantidades de fibra, puede conducir a malestar estomacal. Debido a que los frutos secos son difíciles de digerir, lo que lleva a un exceso de tensión en su estómago.

Sobredosis de vitamina E:

Necesitamos unos 15 mg de vitamina E diarias. El consumo de grandes cantidades de almendras, puede llegar a más de 1000 mg de la dosis requerida. Los efectos secundarios del exceso de vitamina E son diarrea, flatulencia, visión borrosa, dolores de cabeza y mareos, y el letargo.

Reacciones alérgicas:

Es un efecto secundario poco común, pero algunas personas han mostrado una reacción alérgica a las almendras. Aquí están los síntomas son erupciones cutáneas, dificultad para respirar, etc.

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: