Saltar al contenido

La Tiroides Causas, síntomas y tratamientos Naturales.

La Tiroides. Los problemas de tiroides pueden provocar el adelgazamiento de los huesos, por lo que se recomienda una dieta rica en calcio y vitamina D para facilitar su absorción.


Si bien es pequeña, la glándula tiroides regula el metabolismo, una de las funciones más importantes del organismo. Por ejemplo, si la tiroides está poco activa, nuestro pulso disminuye, así como también el nivel de energía y la cantidad de calorías quemadas por el ejercicio o las actividades.

En numerosas ocasiones, la medicina convencional señala como culpable de los trastornos de la glándula tiroides (y de numerosas patologías) al propio sistema inmunológico… por suerte, cada vez más especialistas nos ofrecen una visión menos determinista y más esperanzadora a la hora de recuperar la salud: nuestro organismo no enloquece porque sí, porque tengamos mala suerte o por una maldición hereditaria… se producen por un conjunto de factores entre los cuales tienen una tremenda importancia la dieta y el estilo de vida.

Te contamos qué es el hipertiroidismo y te ofrecemos algunos consejos para su tratamiento natural. Como siempre, lo primero para ponerse manos a la obra será entender cómo funciona nuestro cuerpo y qué nos está ocurriendo.

¿Qué es el hipertiroidismo?

El hipertiroidismo es un trastorno de la glándula tiroides por el cual esta glándula es hiperactiva, es decir, produce una cantidad excesiva de hormonas tiroideas, de manera que todas las funciones del organismo se aceleran pudiendo llegar a provocar daños muy graves.

El hipertiroidismo se puede presentar de distintas maneras:

Enfermedade Graves. Las células inmunológicas atacan a la tiroides.

Adenoma tóxico. Tumor benigno en la tiroides que interfiere en su correcto funcionamiento.

Bocio multinodular tóxico. Crecimiento anormal de las células tiorideas generando múltiples nódulos.

Tiroiditis. Inflamación de la glándula.

Síntomas del hipertiroidismo y consecuencias.

Sistema digestivo. Adelgazamiento, hambre voraz, vómitos, dolor intestinal, nauseas

Sistema circulatorio y corazón. Taquicardias, hipertensión

Sistema neurológico. Nerviosismo, fatiga, cansancio, debilidad, temblores, ansiedad, insomnio, estrés, falta de concentración

Piel y cabello. Pérdida de cabello, pelo quebradizo, uñas frágiles, intolerancia al calor, sudores profusos

Oculares. Hinchazón, enrojecimiento, ojos saltones, lacrimeo, intolerancia a la luz

Causas del hipertiroidismo.

La medicina convencional señala como causantes del hipertiroidismo al sistema inmunológico, a un tumor o a una inflamación pero es que, de nuevo, esto siguen siendo consecuencias de una causa primaria que es un desequilibrio en las funciones del organismo que nunca ocurre porque sí. No caigamos en la desesperanza de culpar a la mala suerte o a la herencia genética, sobre todo porque esta visión no nos ofrece ninguna posibilidad de tener el control para poder cambiar las cosas.

Una vez más volvemos a lo mismo: lo que sí es una causa coherente y real es el estilo de vida que llevamos y las herramientas que proporcionamos o no a nuestro cuerpo para que funcione como debe. Es decir, si no alimentamos a nuestras células con los nutrientes que necesitan, si además introducimos un sinfín de sustancias químicas tóxicas que nuestras enzimas no pueden metabolizar y que acaban depositándose en nuestro cuerpo como en un basurero, si no descansamos, no nos rodeamos de amor, no hacemos ejercicio o hacemos un tipo de ejercicio extenuante.

Andreas Moritz señala en su fabuloso libro Los secretos eternos de la salud que el primer paso para regular la glándula tiroides es realizar una profunda desintoxicación del organismo, especialmente del sistema digestivo.

Tratamiento natural del hipertiroidismo.

Para poder recuperarnos de cualquier enfermedad es necesario poner en ello toda la intención. Para eso es primordial, primero, que nos informemos concienzudamente. Por un lado, es importante ponerse en manos profesionales en las que confiemos, es decir, alguien que sintamos que, de verdad, se ocupa y se preocupa.

Después, es importante que, al margen de ponernos en sus manos, tomemos parte activa en el asunto informándonos por nuestra cuenta. El hecho de elegir o no un tratamiento natural o de complementar el tratamiento farmacológico con ayudas naturales depende de cada cual, todos tenemos derecho a elegir el modo en que queremos afrontar la recuperación.

Primer paso: detoxificación del organismo.

Llevar a cabo una verdadera detoxificación del organismo requiere un auténtico compromiso, sobre todo si lo que queremos es obtener resultados reales.

Hay un vínculo entre la dieta y la función de la tiroides.

La tiroides depende de una buena nutrición para obtener yodo, selenio y vitaminas que necesita para funcionar correctamente. Sin el correcto equilibrio nutricional, la tiroides no puede operar como debe.

Date tiempo para tener una buena nutrición. Si bien no siempre es lo más fácil del mundo, será de gran beneficio para ti y tu familia preparar tus propios alimentos y animar a todos a comer más sano.

Una dieta alcalina.

Siempre habrá que complementar la medicación que nos dé el especialista con adecuados hábitos de vida, como un poco de ejercicio, el control del estrés y la ansiedad y, por supuesto, una dieta adecuada, y si es alcalina mucho mejor.

Una dieta alcalina es sinónimo de salud y bienestar. Gracias a ella regulamos nuestros órganos, se equilibra el pH y con él, nuestras glándulas tiroides.

Te ofrecemos un listado para que tengas en cuenta cuáles son los alimentos más alcalinos.

Pepino, Perejil, Remolacha, Apio, Ajo, Jengibre, Lechuga, Cebolla, Tomate, Naranja, Limón, Aceite de olive.

Los grandes beneficios del aceite de coco.

La glándula tiroides hipoactiva se ve muy beneficiada si introducimos el consumo de aceite de coco de forma habitual en nuestra dieta.

Además de regular tanto una glándula hiperactiva como hipoactiva, nos va a permitir fortalecer nuestro sistema inmunitario para hacer frente a la sintomatología que más nos cuesta afrontar, como es el aumento de peso.

El aceite de coco es muy rico en minerales, vitaminas y enzimas capaces de elevar nuestras defensas para hacer frente a muchas enfermedades.

Mejoraremos nuestras digestiones y absorberemos mejor los nutrientes.

Regularemos el colesterol.

El aceite de coco nos ayuda combatir la tensión oxidativa ocasionada por el déficit hormonal. De ese modo nuestra piel estará más elástica.

Consumir una cucharada de aceite de coco al día nos permitirá también fortalecer el cabello y las uñas.

Aumenta tu consumo de pescado.

El pescado es una fuente de proteínas de buena calidad y generalmente contiene altas cantidades de grasas omega 3. El pescado suele ser magro y bastante sencillo de preparar.

Sé cauto a la hora de elegir el pescado. El pescado con un alto contenido de mercurio podría ser perjudicial para la función de la tiroides.

 

Incluye legumbres en tu alimentación.

Las legumbres como las lentejas contienen muchas de las vitaminas y los minerales necesarios para la glándula de la tiroides para que esta pueda producir las hormonas tiroideas. También son buenas fuentes de proteínas para aquellas personas que han limitado su consumo de carne o lo han abandonado por completo.

Obtén el yodo suficiente.

Si tu dieta incluye cantidades moderadas de sal y de carne roja, probablemente consumas suficiente yodo. Sin embargo, si has dejado la sal con el fin de tratar de controlar tu presión arterial, asegúrate de tener una fuente alternativa de yodo. La tiroides necesita yodo para su correcto funcionamiento. Si es necesario, compra un suplemento de alta calidad que contenga al menos 50% de tu requerimiento diario de yodo. También puedes complementar tu dieta con algunas de las siguientes fuentes de yodo.

Limita tu consumo de alimentos procesados y empaquetados.

Durante el tratamiento alimenticio, suele añadirse azúcar a los alimentos, lo cual puede empeorar cualquier problema con la tiroides. Lleva un poco de práctica y planeamiento, pero entre más puedas preparar tus alimentos desde cero, mejor. Los alimentos integrales sin procesar mantienen la mayor parte de sus vitaminas, minerales y demás nutrientes originales.

Como regla general, si el producto es demasiado blanco, por ejemplo, pan blanco, arroz blanco, pasta blanca, indica que está procesado excesivamente. Mejor come pan de grano integral, arroz integral y pasta de grano integral.

Bebe abundante agua.

Asegúrate de siempre estar hidratado. El agua ayuda al organismo a funcionar adecuadamente y te dará una sensación de bienestar en general.

Pregúntale a tu médico por otros suplementos.

Habla con tu proveedor de servicios de salud sobre las ventajas de los suplementos de zinc y selenio,  minerales necesarios para un correcto funcionamiento tiroideo. A su vez, pregunta por un suplemento de vitamina D3 (2000 UI por día). Las enfermedades autoinmunes están correlacionadas con un bajo nivel de vitamina D.

Anuncios

Deja un comentario

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: