Saltar al contenido

La principal causa de obesidad, diabetes y problemas cardíacos no es la grasa, según estudios.

Causa de obesidad. En un intento vano por prevenir la obesidad, los nutricionistas y los dietistas cometieron graves errores en el pasado.

Y lo que una vez fue su plan para acabar con el sobrepeso, era en realidad recomendaciones totalmente erradas que hicieron todo lo contrario a lo que esperaban:

Presta atención que esto te puede interesar.

Aceleraron el avance de la obesidad.

Comencemos con lo que fue el primer error hecho por los científicos y dietista:

Décadas atrás, la grasa saturada fue clasificada como el origen de las enfermedades cardíacas y la obesidad. Todo comenzó con los científicos de Estados Unidos que irremediablemente habían colocado a la grasa como el primer factor que nos hace gordos.

El estudio era claro: Al ingerir alimentos como el queso, los huevos, la mantequilla y la carne roja el consumo excesivo de grasas era inevitable, elevando el nivel del colesterol, dificultando el flujo sanguíneo y aumentando de tamaño el corazón. Esto atribuía de forma directa a la obesidad como consecuencia de ingerir grasas.

¿Qué medidas tomaron?

Esta información es muy valiosa para ti y para tu familia, te invitamos a compartirla en tus redes sociales, mucha gente te lo agradecerán.

Los nutricionistas y dietistas tomaron acciones de inmediato, dando planes de alimentación, reduciendo el consumo de grasas saturadas para evitar así la obesidad. Rápidamente muchos otros países tomaron esta alerta y muchas personas cambiaron su dieta de alimentación.

Ahora vamos con las consecuencias de estas medidas. Al pasar los años las cosas cambiaron, pero no para bien:

Los problemas cardíacos incrementaron alarmantemente.

Cada vez más, el porcentaje de personas con sobrepeso era más grande.

En 1972 se desmintió por primera vez este mito que venía haciendo eco por todo el mundo. El científico británico John Yudkin realizó un estudio donde afirmaba que la principal causa de obesidad, la diabetes y los problemas cardíacos era el azúcar. Al mismo tiempo que exponía que el consumo de grasa no era dañino.

Esta afirmación le costó la carrera y su reputación a Yudkin, por lo que otros científicos no quisieron seguir desarrollando la idea.

En 1980 el gobierno de EE.UU. fue convencido por los científicos de que una dieta saludable era la que reducía el consumo de grasas. Poco a poco la población americana mostraba más y más los resultados de estas dietas.

La obesidad se abría camino a grandes paso y poco a poco el porcentaje incrementaba.

En la actualidad han surgido estudios que apoyan lo que una vez fue una idea absurda para todos. Es el azúcar la verdadera causa del sobrepeso, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

Médico de Estados Unidos manifiesta que la azúcar es el rival más mortal contra la obesidad, asegurando que es un veneno para nuestra salud.

Está en casi todo lo que consumimos a diario. Una taza de café por la mañana, un helado por la tarde o simplemente una bebida  bien fría para soportar el calor.

Para el doctor Robert Lustig, especializado en desórdenes hormonales pediátricos y en obesidad infantil, el azúcar y el aumento excesivo de su consumo, es la principal causa de la obesidad en los niños.

Es por ello, que el tema del azúcar es importante en nuestro país, más si Lustig dice que uno de los factores en este índice proviene de los hogares.

El doctor de California ha manifestado siempre en sus charlas la lucha que mantiene por dar a conocer al mundo lo mortal que puede llegar a ser este endulzante. Otro problema radica en el comercio. Las empresas tratan de vender sus productos inyectándoles más azúcar a sus alimentos y así transformarlos en adictivos para que las personas los vuelvan a comprar.

Pero Lustig da consejos para disminuir el consumo de azúcar en la vida cotidiana.

Naranja: Sólo la fruta, no beber el jugo que se vende en los supermercados o tiendas, ya que toda la fibra de ésta queda fuera de él al exprimirlo, por que lo que sus niveles de azúcar son más peligrosos.

Carne: En este aspecto, el norteamericano recomienda comer carne de vacunos alimentados con pasto, como se hace en Argentina. No así, como lo hacen en Estados Unidos, donde al ganado se lo alimenta con maíz.

Eliminar las bebidas gaseosas: El agua y la leche son las mejores bebidas para los niños, dice Lustig.

Alcohol: Si bien los niños no beben líquidos alcohólicos, estos poseen una gran cantidad de azúcar, que en la mayoría de los casos, no se específica en cantidades.

Galletas caseras y pasteles: En este sentido, Lustig es más flexible. Se pueden comer, siempre y cuando se hagan en casa y con un tercio menos de la azúcar que aparece en la receta.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: