La Lechuga, por que no debe faltar en la mesa?

La Lechuga.

Las lechugas, son una de las verduras de hoja verde más consumidas en todo el mundo. Se podría decir que las lechugas son el alma de las ensaladas porque se consumen principalmente crudas en platos fríos o templados.

La lechuga es una planta anual de la familia de las compuestas cuyo origen se cree que se sitúa en la India o en Oriente Próximo.

Propiedades nutricionales de las lechugas

Las propiedades nutricionales varían dependiendo de la variedad de lechuga, pero en general podemos decir que las lechugas están compuestas en un 95% por agua, tiene pequeñas cantidades de carbohidratos, fibra y proteína vegetal y su contenido en grasa es prácticamente nulo.

En las lechugas encontramos vitaminas como la B9 o folato, vitamina C o ácido ascórbico y vitamina A.

Esta verdura de hoja verde nos aporta minerales como el potasio, el calcio, fósforo, magnesio, yodo y sodio.

Las lechugas tan solo contienen 15 kcalorías por cada 100 gramos, por lo que son una opción muy saludable para personas con sobrepeso u obesidad que estén realizando una dieta para adelgazar.

Antiguamente ya se aprovechaban de las propiedades relajantes de la lechuga para mejorar el sueño y combatir el insomnio. Además, al ser rica en agua, las lechugas son nuestras aliadas para mantenernos hidratados, estimular la función de los riñones y contribuir a la prevención de infecciones en el sistema urinario.

Tipos de Lechuga

Entre las lechugas más comunes encontramos:

Romana: tiene la hoja alargada y estrecha

Cogollo: son unas lechugas con el tallo muy pequeño

Hoja mantecosa: tiene una hoja muy ancha de color verde intenso con un tacto muy suave.

Trocadero: tiene unas hojas de un verde más pálido y éstas son blandas.

Hoja de roble: tiene hojas marrones y granates onduladas muy características.

Escarola: tiene los bordes dentados y rizados o lisos. La podemos encontrar principalmente en invierno

 Remedios Caseros

Ayuda contra el insomnio.

Para combatir el insomnio se puede tomar 2 tazas de cocimiento de tronco de lechuga triturada o colada antes de dormir. Da también muy buenos resultados para que la menstruación no sea dolorosa.

Diversas son las aplicaciones de la lechuga utilizadas superficialmente. En cocimiento es excelente para calmar los nervios y para eso se usará en baños tibios. Las hojas de lechuga con aceite de oliva se aplica sobre la frente contra el insomnio, las que serán quitadas inmediatamente que el paciente se haya dormido.

La lechuga en forma de cataplasma caliente constituye un buen emoliente en las inflamaciones y un eficaz calmante. Hervida durante 10 minutos y aplicada directamente en forma de cataplasma con algo de aceite de oliva desinflama en corto toda hinchazón y quita el enrojecimiento de la piel.
El cocimiento de corteza de los tallos de lechuga espigada, hervidos en agua y reducidos a la mitad, agregando llantén o malva da muy buenos resultados en los dolores de muelas e inflamaciones de las encías; para estos casos se usará enjuagatorios varias veces al día.

El jugo de lechuga es magnífico para tratar la erisipela y las inflamaciones. Para ello se aplican compresas, en las regiones afectadas. El agua destilada de lechuga se emplea también para infecciones en los ojos, en forma de colirio.

Efectos secundarios.

El secreto de las lechugas reside en su tronco, concretamente en una sustancia que contienen éstos. Ante todo este tronco está formado por látex que aporta al organismo una sustancia tranquilizante y relajante que lo que hace es disminuir la velocidad del metabolismo. Los efectos de esta sustancia aumentan si la lechuga se cuece y se come de este modo más que cruda.

Este efecto que produce la lechuga en nuestro metabolismo hace que en el cuerpo se produzca una sensación como de relajación que a la larga se verá traducida en un aumento de la retención de líquidos en determinadas zonas, así como la proliferación de gases que nos darán sensación de hinchazón y malestar.

La lechuga  tiene propiedades medicinales diuréticas, debido a esto sirve para tratar varias enfermedades. Sin embargo, el consumo en grandes cantidades de los preparados naturales de esta planta puede provocar un descenso de los niveles de potasio en el organismo.

 

Una disminución importante de los niveles de potasio puede provocar constantes sensaciones de decaimiento. Además, las personas con baja cantidad de potasio padecen de debilidad muscular y en determinadas circunstancias dolores estomacales con presencia de náuseas y vómitos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: