Saltar al contenido

La Jícama, Gran Fuente de Fibra y Vitamina C.

La Jícama.

Es Un vegetal redondo y bulboso original de la península mexicana, la jícama es parte de la familia de las legumbres y crece en vides. Este tubérculo poco conocido es cultivado en los climas cálidos de Centroamérica, el Caribe, las regiones de las montañas de los Andes y el sur de Asia, donde es una fuente alimenticia importante y extremadamente versátil.

Muy similar en textura a un nabo y con un sabor más similar a una manzana, la jícama comparte los apodos de “castaña de agua mexicana” y “habichuela de ñame mexicana” sin duda por su carne crujiente, blanca y sólida. Pero a diferencia de los ñames con sus cáscaras comestibles, la piel de jícama es gruesa, dura y no sólo no atractiva sino considerada una toxina orgánica llamada rotenona, así como las vides y hojas.

Cuando busque una jícama en el supermercado, busque tubérculos firmes y redondos, y almacénelos en un lugar frío y oscuro hasta por cuatro semanas, y en el refrigerador cuando sea cortada. Pero no por demasiado tiempo o el almidón se convertirá en azúcar. Lávelas como a las papas. Rebáneles la parte de arriba y de abajo para crear una superficie plana y después quite la cáscara para pelarla en fases con un cuchillo robusto de cocina.

Picada en cubos, rebanada en palitos finos, cruda o cocinada, la jícama es versátil y muy buena en guisados, ensaladas, repollo, sopas, así como con otros vegetables o frutas como las naranjas, manzanas, zanahorias y cebollas, al igual con carnes y mariscos. Una de las formas más populares de comérselas en México es la Jícama rebanada con chile en polvo, jugo de limón y un poco de sal.

 

Beneficios Para la Salud.

 Baja en calorías pero alta en otros nutrientes vitales, la jícama es un poco contradictoria cuando se trata de su contenido de almidón. Provee un cuarto de lo que se necesita diariamente en fibra por ración. Pero no cualquier fibra – la fibra de la jícama está infundida con inulina oligofructosa, la cual tiene cero calorías y no se metaboliza en el cuerpo. La inulina, una fructosa, promueve la salud ósea al mejorar la absorción de calcio proveniente de otros alimentos, protegiendo contra la osteoporosis. La inulina tiene un rol probiótico en el intestino – promueve el crecimiento de las bacterias “buenas” que mantienen un colon sano y tanto como una inmunidad balanceada. Como tienen un índice glicémico muy bajo, la jícama es un gran alimento para los diabéticos y bajo en calorías para aquellos interesados en la reducción de peso.

 

La jícama también es una fuente excelente de fibra y vitamina C – 44% del valor diario por ración – y un antioxidante poderoso que borra los radicales libres para proteger contra el cáncer, la inflamación, tos viral, resfriado e infecciones.

Además de cantidades sanas de potasio, esta pequeña y poderosa planta ayuda a promover la salud cardiaca, ya que los vegetales y las frutas altas en potasio están relacionadas con el descenso de riesgos de enfermedad cardiaca. La jícama contiene vitaminas importantes como los folatos, piridoxina, ácido pantoténico, tiamina, y a los minerales magnesio, cobre, hierro y manganeso. Como las papas, deberían ser usadas escasamente debido al alto contenido de carbohidratos.

Estudios Sobre la Jícama.

Un estudio publicado en el Diario Británico de la Nutrición en el 2005 mostró que los alimentos que contenían inulina, como la jícama, bajaban los riesgos de cáncer de colon de varias formas, lo cual incluye reducir la exposición así como el impacto tóxico de los carcinógenos en los intestinos e inhibir el crecimiento y expansión del cáncer de colon a otras áreas del cuerpo. Los científicos concluyeron que los fructanos de tipo de inulina puede reducir la incidencia de cáncer colorrectal cuando se da en las primeras etapas del desarrollo del cáncer.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: