Kalanchoe, malamadre, Aranto o colombiana una mala hierba deja en entredicho a la quimioterapia

 

Los Kalanchoe son un género de plantas que se están usando popular y efectivamente para el tratamiento de cáncer. Sus hojas contienen un compuesto orgánico -existente también en las secreciones del sapo- que logra detener la proliferación, propagación y auto renovación de las células cancerosas. Además, su genoma es objeto de estudio en relación al cultivo de plantas para la producción de biocombustibles en zonas desérticas.

Los Kalanchoe son plantas de tallos u hojas suculentas de uso medicinal y ornamental.  Un género de arbustos o herbáceas perennes de la familia Crassulaceae, formado por más de un centenar de especies, originario de Madagascar – la cuarta isla más grande del mundo, situada a 400 Km de la costa Este de África – y cuenta con algunas especies diseminadas por el Sur y Sureste africano, India, China, y Brasil.

 

Es una planta bastante invasiva, que por ejemplo ha comenzado a poblar las islas Galápagos, favoreciendo la degradación del ecosistema de estas islas.

Sus propiedades medicinales son especialmente conocidas en América Latina, Asia y África.

 

Algunas especies de Kalanchoe, ingeridas internamente, o aplicadas a la zona del cuerpo afectada, combaten desde lesiones y enfermedades celulares, en especial el cáncer, hasta heridas profundas y gangrenadas de difícil cicatrización, respectivamente.

Para el agricultor naturista Josep Pàmies poseen semejantes propiedades medicinales las tres especies de Kalanchoe: el Kalanchoe pinnata (Bryophyllum pinnatum), el Kalanchoe gastonis-bonnieri (Bryophyllum gastonis-bonnieri) y la Kalanchoe daigremontiana (Bryophyllum daigremontianum), llamada también Aranto o Espinazo del Diablo.

 

De cualquiera de las tres anteriores especies de Kalanchoe la ingestión de sus hojas crudas, en ensalada o como zumo fresco o infusión, sirve para combatir efectivamente el cáncer, los tumores y abscesos, la hipertensión, los cólicos renales, diarreas, enfermedades psicológicas (esquizofrenia, crisis de pánico y miedos).

 

Estudios clínicos realizados sobre las Kalanchoe indican que puede haber toxicidad si se abusa de la planta y señalan que el consumo de más de 5 gramos/día, por kilo de peso de la persona, es tóxico. La dosis recomendada es 10 veces inferior a esta cantidad, 30 gramos diarios de hoja fresca en dos tomas.

Reduce las contracciones uterinas y debe evitarse su consumo durante el embarazo. Es tóxico para perros y gatos, se ha visto que las flores de Kalanchoe pinnata fueron tóxicas para el corazón en ganado.

 

De uso tópico, las hojas machacadas como cataplasma o su zumo mezclado con aceite para aplicar como ungüento, son un potente antiinflamatorio, antihemorrágico, astringente y cicatrizante.

 

El América del Sur, el Kalanchoe pinnata, se usa en medicina tradicional para el tratamiento de la tos, úlceras, heridas, golpes, quemaduras, picaduras de insecto y otras enfermedades de la piel. En India se utiliza para enfermedades hepáticas. Numerosos laboratorios en universidades y hospitales de todo el mundo han comprobado sus efectos anticanceroso, antihistamínico, antiinflamatorio, antidiabético, antiálgico (contra el dolor) y antiulceroso en úlceras de estómago.

El Kalanchoe  contiene diferentes compuestos químicos, entre los que se encuentran: flavonoides, ácidos grasos, y triterpenoides como los bufadienólidos, que tienen actividad citotóxica ante diferentes líneas celulares cancerígenas. Los bufadienólidos son esteroides cardioactivos ya conocidos por los antiguos egipcios (bulbo de Urginea scilla) y romanos.

Los bufadienólidos (bufo = sapo) son compuestos orgánicos que se encuentran en algunas plantas como el kalanchoe y en las secreciones venenosas de sapos y otros. Los variados estudios existentes demuestran que los bufadienólidos tienen actividad antitumoral.

 

El agricultor catalán Josep Pàmies apunta que por su resistencia y capacidad de regeneración y multiplicación, el kalanchoe podría ser considerado como una “mala hierba” pero estas mismas cualidades podrían ser las vencedoras frente a las agresivas e invasoras células cancerígenas que se multiplican sin control.

El Kalanchoe se puede multiplicar tanto por semillas como por brotes abventicios que producen nuevas plantitas, y esquejes. El Kalanchoe daigremontiana (Bryophyllum daigremontianum) presenta numerosos hijuelos o plántulas en los bordes de las hojas, que al caer a tierra dan lugar a nuevas plantas. El nombre de Kalanchoe (Kalanchoê, Calancoê) proviene del chino «kalan-chowi» (que cae y se desarrolla).

 

Las flores pueden ser de varios colores, rojas, purpúreas, anaranjadas, amarillas, blancas… La Feria de Flores de Hong Kong 2014 que finalizó el pasado 16 de marzo y a la que acudieron más de medio millón de personas tuvo como tema principal la flor Kalanchoe.

 

El Kalanchoe posee la particularidad de capturar la mayor cantidad de C.O.2 durante la noche, cuando el aire es más frío y húmedo, a diferencia del resto de plantas. Esto aumenta en 10 veces el nivel de utilización de sus recursos hídricos. En el año 2013 se finalizó la secuenciación completa del genoma del Kalanchoe. Los genes encontrados en el Kalanchoe podrían resolver efectos no deseados en la producción de biocombustibles como el bioetanol.

Al alcohol carburante (etanol) obtenido de la fermentación de ciertas plantas con azúcares, como la caña de azúcar, se le llama bioetanol y es un combustible consumido en Brasil, Estados Unidos, China, India, Francia, Filipinas, Guatemala, Colombia, República Dominicana, etc.

La producción mundial anual de etanol en 2011 fue de 85.000 millones de litros, pero buenas tierras, aptas para el cultivo de alimentos, se ven invadidas por cultivos destinados a la producción de biocombustibles. Dada su particularidad de captar C.O.2 durante la noche, que optimiza de forma considerable sus recursos de agua, el estudio del genoma del Kalanchoe podría arrojar luz sobre métodos para el cultivo de plantas biocombustibles en tierras desérticas o semidesérticas evitando la competencia con las tierras aptas para los cultivos de plantas alimentarias.

Simplemente hay información que hay que pasarla tal cual como son, por tal razón Aquí les dejo un pequeño fragmento de la entrevistas de y el link el video el artículo de saludbook.info donde el agricultor naturista Josep Pàmies, QUE la KALANCHOE, DEJA EN ENTREDICHO A LA QUIMIOTERAPIA. Y que interese económico que afectan la propagación de la Kalanchoe como una opción viable y económica de tratar contra el cáncer.

Aunque ciertos sectores económicos o farmacéuticos  me tachen de demagogo, deseo  compartir experiencias maravillosas de mejora o curación de cáncer con estas potentes plantas  y más  cuando por la otra parte,  la ciencia médica con todo su arsenal químico no sabe más que desahuciar a miles de personas y dejarlas sin esperanza.
La esperanza no olvidemos que es lo último que se debe perder, ya que la ilusión de vivir es la más poderosa de las medicinas.
Hace tres años, estando un día en el invernadero, vino a visitarme un ciudadano paraguayo que vivía en un pueblo cercano al mío, atraído por la noticia de que yo cultivaba Stevia, planta originaria de su País.

Al cabo de poco rato me ofrece una pequeñita planta que tenia guardada en su mano, a la cual llamaba “colombiana”, a cambio de una Stevia, para a continuación decirme que en Paraguay gracias a a esta plantala “colombiana”, se curaban de cáncer y aquí en España algunas veces con quimioterapia nos quemaban vivos, argumentando además que en su país la mayoría no se pueden costear los tratamientos carísimos de la medicina oficial.

La cosa quedó así, hasta que unos dos meses más tarde, casualidades de la vida, vino otra persona, Carles, de Lleida, interesado por la Stevia y al observar la planta “colombiana” un poco crecida, un poco sorprendido me da la grata noticia de que su mujer con un cáncer de mama con un tumor calificado de grande, al combinar la quimioterapia previa a la cirugía, con la “colombiana”, redujo el tumor más de la mitad de su tamaño y los ganglios linfáticos aparecieron limpios.

Me comentó que estos resultados tan positivos los atribuye en buena parte a la planta, que ya me define entonces botánicamente como Kalanchoe daigremontiana o popularmente Aranto.

Carles había obtenido esta planta de un amigo que había viajado a Colombia unos años antes, y desde entonces siempre conservó varios ejemplares en su casa.

Ha ido pasando el tiempo y el boca a boca ha llevado hasta mi casa a muchas personas graves de cáncer, con resultados en algunos casos tan espectaculares, que me ha movido a divulgar públicamente este conocimiento.

 

Yo no estoy capacitado para decir si todos los cánceres se pueden tratar con esta planta, pero sí ya puedo afirmar rotundamente, que al menos ninguna reacción negativa ha sufrido ninguna de las decenas de personas que se han tomado y se están tomando la Kalanchoe, y que muchos de ellos han notado mejorías que los médicos no pueden entender.

 

Hay un caso de cáncer de hígado que después de comprobar los médicos en la mesa de operaciones que su hígado no tenía remedio, volvieron a cerrar la herida sin intervenir en el hígado, mandando a la persona a casa con dos meses de pronóstico de vida. Esto fue en Agosto del 2009 y hoy casi un año después este hígado está recuperado. Su tratamiento después de la operación frustrada ha sido únicamente un trozo de una hoja  de otra Kalanchoe también medicinal llamada Kalanchoe gastonis o popularmente Ojaransín. ¿Por qué otra variedad de Kalanchoe? Pues porque la persona interesada que vive en Almería, después de hablar con una ciudadana ecuatoriana, le recomendó que para problemas de hígado quizás sería mejor esta variedad. Más testimonios recogidos por la Dulce Revolución de las Plantas Medicinales.

Creo que las tres variedades de Kalanchoe que está divulgando la Dulce Revolución de las Plantas Medicinales tienen parecidas propiedades.

Y lo bueno del asunto es que si se acabara de ratificar lo que estoy diciendo podría ser un tratamiento casi gratuito, frente al robo a mano armada que significan la Quimio y Radioterapia.

De una sola planta de Kalanchoe, la misma persona interesada, en un solo año se puede hacer miles de nuevas plantas.

De la efectividad de la planta ya tienen conocimiento algunos oncólogos de Catalunya y con buena voluntad van a iniciar algunas pruebas con ratas porque con humanos el protocolo de investigación no se lo permite. Pero este procedimiento va a retrasar muchos años los resultados de la investigación.

I es una lástima porque hoy en día muchas personas, en el periodo que va del diagnóstico del tumor a la cirugía, estarían dispuestas a autorizar ser objeto de estudio tomando Kalanchoes en vez de Radio o Quimioterapia y a valorar la reducción de tumor en el momento de la intervención.

Creo que oncólogos responsables , enfermos de cáncer y sociedad en general tenemos que exigir ya sin demoras ni más excusas, la variación de los protocolos de investigación que solo impiden el trabajo de oncólogos abiertos a terapias naturales , el avance hacia terapias sencillas y efectivas y grandes ahorros en costes sanitarios.

 

Aquí en este último punto debe estar el problema: la falta de negocio para una minoría criminal que está impidiendo  el conocimiento de saberes populares muy útiles para el conjunto de la sociedad,     Enlace a estudios y artículos sobre kalanchoes No dejen de investigar otra planta extraordinaria , la Graviola o Guanabana, sobretodo en América Latina, que parece ser también efectiva para el cáncer , la cual estamos intentando cultivar en la Asociación Dulce Revolución de las Plantas medicinales , para transmitir conocimientos de uso y autocultivo.

Este el link de la entrevista;

 

 

Anuncios

2 Responses

  1. Anónimo 1 mes ago
  2. admin 1 mes ago

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: