Saltar al contenido

GRASAS TRANS O HIDROGENADAS, UN VENENO EN LAS COMIDAS DEL DÍA A DÍA.

GRASAS TRANS O HIDROGENADAS, UN VENENO EN LAS COMIDAS DEL DÍA A DÍA.

Hay muchos tipos de grasas en los alimentos, algunas son saludables y otras son perjudiciales. ¿de qué tipo son las grasas hidrogenadas?.

Son las más peligrosas de todas ya que no se encuentran en los alimentos de forma natural. Están presentes en la bollería industrial y en la comida precocinada principalmente. Se trata de grasas insaturadas que se convierten en grasas saturadas artificialmente.

CÓMO SE CONSIGUEN LAS GRASAS TRANS O HIDROGENADAS.

Las grasas hidrogenadas se generan en un proceso químico al que someten las industrias alimenticias a ciertos ingredientes que contienen grasa de forma natural, como los aceites, en estado líquido. Lo que hacen es introducirles hidrógeno cuando se encuentran a una temperatura muy alta para que pasen a ser sólidas.

De esta forma logran que los alimentos se conserven en perfecto estado durante mucho más tiempo, que tengan un aspecto más apetitoso, que sacien más… y sean mucho más fáciles de elaborar ya que es más difícil que se estropeen en el proceso de cocinado.

Para los fabricantes son todo ventajas, porque además les sale más barato trabajar de esta manera. Pero para tu salud puede ser muy peligroso.

En este proceso químico hacen que grasas insaturadas, que son necesarias y saludables, se conviertan en grasas saturadas que para colmo son artificiales, es decir, son grasas trans. Como ya hemos visto, estas grasas son muy perjudiciales y su consumo impide llevar una dieta equilibrada.

Se las conoce como «asesino silencioso», ya que en las etiquetas de los productos aparecen como «aceite vegetal». Y es cierto, su origen era vegetal, pero tras el proceso de hidrogenación se transforman en verdadero veneno para nuestro organismo.

LOS PELIGROS QUE TIENEN ESTAS GRASAS EN NUESTRA SALUD.

Entre las principales consecuencias del consumo frecuente de las grasas hidrogenadas en la salud se encuentra el aumento de los niveles lipoproteínas de baja densidad, es decir de colesterol LDL o colesterol malo, el más perjudicial para el sistema circulatorio y el corazón y bajada del colesterol bueno. Obstruyen las arterias y dificultan el riego sanguíneo por lo que aumentan considerablemente las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, trombos o infartos.

También contribuyen a aumentar los triglicéridos (la grasa que está presente en la propia sangre) y que puede provocar también enfermedades cardiovasculares y sobre todo pancreatitis aguda, una dolencia asociada al páncreas con un diagnóstico poco esperanzador.

El consumo de grasas trans también hace más probable el desarrollo de diabetes de tipo 2 ya que favorece que la hormona insulina se comporte de forma anormal. También se sabe que contriuyen al desarrollo de algunos tipos de cáncer, del Alzheimer, arterioesclerosis e incluso de accidentes cerebrovasculares.

ALIMENTOS QUE CONTIENEN GRASAS TRANS.

Las grasas trans o hidrogenadas se encuentran en la mayoría de alimentos procesados como la bollería industrial, las galletas dulces y saladas, la margarina o los platos precocinados. Piensa que consumir tan solo 5 g de grasas trans al día ya se considera peligroso para la salud.

También están presentes en los fritos, pero no en todos. Depende del número de veces que se reutilice el aceite (nunca más de tres si quieres evitar las grasas trans). Por tanto, la comida rápida, sobre todo las patatas o el pollo frito, son proclives a aportar este tipo de grasas a nuestro organismo. Tampoco olvides los helados, los rellenos de los bizcochos o galletas que lleven crema pastelera… Debes evitarlos para llevar una dieta equilibrada.

¿CÓMO SABER SI LA LLEVAN?.

Si quieres llevar una dieta equilibrada debes aprender a evitar las grasas saturadas y las grasas hidrogenadas y para ello, nada mejor que leer las etiquetas de los alimentos que compres. Pero ojo, en muchos casos no vas a encontrar «grasas hidrogenadas» en el listado. A no ser que contenta más de 0,5 g, los fabricantes no están obligados a detallarlo en los paquetes. Es más, puede que hasta pongan que contiene 0 g al no superar esta cantidad.

Evita aquellos alimentos que contengan aceite hidrogenado o aceite parcialmente hidrogenado. Desconfía de los que indiquen que llevan aceites vegetales sin más explicaciones.

CÓMO EVITARLOS.

En la actualidad, hay marcas que especifican en sus envases que sus productos no contienen este tipo de grasas, ya que son conscientes de los peligros que entrañan y de que la gente está cada vez más informada sobre los alimentos que consume.

Para llevar una dieta equilibrada, debes limitar el consumo de estos alimentos con grasas trans al mínimo. En algunos casos, y sobre todo para los más golosos, puede ser una tarea imposible alejarse de ciertos caprichos dulces, pero deben intentar tomarlos solo de vez en cuando.

En lugar de comprar los bollos ya hechos, atrévete a hacerlos tú mismo en casa. En Internet encontrarás multitud de recetas de dulces saludables que sustituyen los ingredientes perjudiciales, como la margarina, por otros beneficiosos, como el aguacate.

Alejarse de las grasas trans no significa dejar de tomar bollos, si no cambiarlos por otros de elaboración propia mucho mejores para tu organismo.

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: