Equinácea para fortalecer el sistema inmunologico.


Equinácea para fortalecer el sistema inmunologico.

La equinácea ( Echinacea angustifolia.) es una de las plantas que más han sido utilizadas tradicionalmente por los indios norte-americanos, especialmente para curar las heridas de las flechas o los mordiscos de las serpientes.

A medida que los colonos iban extendiéndose hacia el oeste, fueron conociendo de las múltiples aplicaciones de la equinácea hasta que, a finales del siglo XIX, fue incluida como planta medicinal dentro de la farmacopea occidental, periodo cuando alcanzó un gran prestigio principalmente como remedio para curar la sífilis, o la gonorrea.

Con la aparición de los antibióticos, su uso se perdió bastante, hasta que este volvió a recuperarse en el último cuarto del siglo XX.

Actualmente, la equinácea es una de las plantas que goza de más reputación en la medicina natural americana, y su uso dentro de la farmacopea europea esta cada vez más en boga.

Sabías que la equinácea es la más conocida y estudiada de las hierbas medicinales para estimular el sistema inmunológico?

Hoy en día la equinácea es ampliamente utilizada para combatir el resfriado, las infecciones y, en general, para impulsar el sistema inmunológico y aumentar las defensas del organismo.

Ventajas de la equinácea.

Estudios de laboratorio han demostrado que la equinácea tiene numerosos efectos sobre las células del sistema inmunológico al estimular la producción de células T y de interferón (proteína que estimula el sistema inmunológico).

También estimula la internalización de los cuerpos extraños por las células inmunes para retirarlos de la circulación, aumentando la capacidad de las células inmunitarias para ir al sitio de la infección.

PROPIEDADES MEDICINALES DE LA EQUINACEA.

Planta con propiedades antibióticas y para aumentar las defensas.

La principal virtud de la equinácea radica en sus propiedades antimicrobianas en contra de bacterias, hongos e infecciones oportunistas, que la configuran como una auténtica alternativa a los antibióticos químicos. También ayuda al organismo a luchar contra las infecciones víricas como la gripe.

Beneficios de la equinácea.

Los beneficios de la equinácea están reconocidos por muchos organismos (como la Organización Mundial de la Salud) para el tratamiento de apoyo en resfriados e infecciones recurrentes del tracto respiratorio superior. En cuanto a su uso, puede administrarse en niños mayores de 3 años.

Equinácea para el cáncer.

Es una de las principales plantas utilizadas para estimular el sistema inmunológico, por lo que se aplica como solución en el tratamiento de infecciones que utilizan el organismo debilitado por el cáncer y sus tratamientos para desarrollarse. Se ha utilizado especialmente en aquellos enfermos de cáncer cuyas defensas se encuentran debilitadas por la radioterapia o la quimioterapia.

Incluso se ha comprobado en algunos casos su eficacia para eliminar las células cancerosas. Experimentos llevados a cabo en Alemania demostraron la eficacia de esta planta en el tratamiento del cáncer de colon. Numerosas investigaciones se están llevando a cabo para averiguar el poder curativo de la equinácea en diferentes tipos de cáncer.

Equinácea para aumentar las defensas.

Esta planta se considera uno de los mejores antibióticos naturales. La razón de esta propiedad se debe a su capacidad para estimular el sistema inmunitario, produciendo más glóbulos blancos, defensas naturales del organismo para protegerse de las infecciones. Los principios activos son la equinacina, el ácido cafeico y el ácido chicórico, componentes que producen esta estimulación inmunitaria.

Igualmente, se ha demostrado que la equinácea estimula la producción de interferón, una proteína que el propio organismo produce para neutralizar los virus.

Infecciones corporales y estados de debilidad corporal.

Su papel como estimulador del sistema inmune es muy útil para el tratamiento de enfermedades de carácter infeccioso y repetitivo como consecuencia de un organismo que posee pocas defensas.

Equinácea para enfermedades respiratorias.

Las propiedades antivirales y antimicrobianas de la equinácea pueden aprovecharse para el tratamiento de enfermedades del aparato respiratorio. La equinácea se suele tomar también antes de la aparición de estas enfermedades, como un remedio preventivo, especialmente por parte de las personas que tienen más probabilidades de infección (épocas de cambio de estación, niños en edad escolar, personas mayores, personas con el sistema defensivo debilitado, personas que están en contacto con enfermos, etc.).

Entre las principales afecciones del sistema respiratorio para las cuales la equinácea es adecuada tenemos.

Aparato digestivo.

Como planta estomacal estimula el apetito al aumentar las secreciones salivares y favorece la digestión en estómagos “perezosos.” Resulta un remedio eficaz para aquellas personas que tienen la boca seca. (Infusión de una cucharada de la planta seca por taza de agua. Un par de tazas al día) (Puede tomarse en forma de suplementos en dosis de 600 miligramos, diarios, repartidos en tres tomas) (Tintura de equinácea según las indicaciones del envase.)

Inflamaciones de los músculos y de los tendones.

El poder antiinflamatorio de la equinácea resulta útil para el tratamiento de lesiones en los músculos y los tendones especialmente aquellos que están producidos por estiramientos o movimientos repetitivos en ciertas trabajos o deportes (trabajo en ordenador, trabajadores de una cadena productiva, jugadores de futbol, de tenis, esquiadores, etc.) Entre estas tenemos, por ejemplo, la tendinitis o la bursitis. ( Puede tomarse en forma de suplementos en dosis de 600 miligramos, diarios, repartidos en tres tomas) (Tintura de equinácea según las indicaciones del envase.)

¿Cómo se toma la equinácea?

Aunque puede tomarse en forma de planta seca, lo ideal es utilizar suplementos estandarizados de equinácea, que permiten una utilización más práctica y con una mayor seguridad.

La equinácea se puede encontrar en forma de comprimidos, tabletas, cápsulas, tintura, etc. Lo más conveniente es tomarla de acuerdo a las condiciones del prospecto.

¿Se pueden hacer infusiones de equinácea?

Las infusiones de equinácea se recomiendan para algunas afectaciones, aunque para obtener todo su poder inmune estimulante, es preferible utilizar extractos como comprimidos, tinturas o cápsulas. Esto es debido a que los componentes activos de la planta no son muy solubles en agua, con lo que la infusión no consigue extraerlos todos.

Toxicidad de la equinácea. ¿Es segura la equinácea?

No se han detectado casos de toxicidad ni de intoxicación en el uso de de esta planta. Sin embargo, su uso no debe prolongarse más de dos meses dado que, superado este periodo, su poder para aumentar las defensas del organismo decrece.

No se recomienda tomar equinácea junto con bebidas con cafeína, como té o café, porque la equinácea dificulta la eliminación de la cafeína y puede incrementar su efecto excitante.

Es mejor dejar reposar el organismo durante una semana antes de continuar con el tratamiento.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: