Saltar al contenido

El ginseng llamado el secreto de la vida.

Conozca Las Propiedades Medisinales Del Ginseng llamado el secreto de la vida.

El ginseng, una planta procedente de la medicina tradicional china. Actualmente el ginseng es posiblemente una de las plantas medicinales más populares del mundo, junto con el ginkgo biloba. Se utiliza con fines medicinales en los países asiáticos, principalmente en China, desde hace siglos.

Las variedades  más conocidas son el ginseng americano (Panax quinquefolius), el ginseng coreano(también llamado asiático o panax ginseng) y el siberiano (eleuterococo). Aunque solo a los dos primeros se les reconoce como “auténticos” porque ambas especies pertenecen al género de plantas Panax ginseng.

Presta atención que esto te puede interesar.

Qué es el ginseng.

Conocida como “el rey de las plantas”, las asombrosas propiedades del ginseng se han difundido por todo el mundo. Son tantos los beneficios que le atribuye la medicina oriental que según cuenta la leyenda el dios de la montaña la llamó “el secreto de la vida” al entregársela al hombre. Actualmente podemos encontrarla en todo tipo de tiendas en forma de comprimidos o suplementos, pero ¿son todos iguales? ¿Cuáles son sus verdaderos efectos? Te ayudamos a descubrir los secretos de esta milenaria raíz que todavía se siguen investigando.

A esta planta perenne, que crece en las zonas húmedas y sombreadas de las montañas, se le atribuyen desde hace más de 5.000 años poderes casi mágicos para mejorar funciones tan diversas como la memoria o la sexualidad. Sus hojas se asemejan a las de los rosales, aunque son más grandes que estas, y posee unas flores rojizas y pequeñas que brotan en racimos al final del tallo. La parte del ginseng de uso médico es su raíz bulbosa y antropomorfa.

Tipos de ginseng.

El término ginseng abarca varios tipos o especies de plantas, pero el más común y apreciado es el Panax ginseng o ginseng chino, procedente fundamentalmente de China y Corea, aunque también crece en zonas de Rusia, México y Canadá. Actualmente se encuentran cultivos en América del tipo Panax Quinquefolius. A día de hoy, el más demandado es el denominado ginseng rojo de Corea –que es el mayor productor del mundo–, seguido del ginseng chino, y el ginseng americano.

Beneficios y propiedades del ginseng.

A la raíz del ginseng se le atribuyen desde tiempo inmemorial multitud de beneficios y propiedades, algunas de ellas reconocidas y estudiadas por investigadores médicos, y otras producto de la tradición popular. Según la clasificación de Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) podemos nombrar el grado de eficacia de esta planta, basada en estudios científicos, de la siguiente forma:

El Ginseng es posiblemente eficaz para.

Aumentar el rendimiento físico y mental.

Estimula las funciones mentales y de la memoria cuando se requiere un sobreesfuerzo mental y físico. En algunos estudios se ha demostrado que refuerza la capacidad del individuo en estados de agotamiento psicofísico, aumentando su capacidad psicológica, reduciendo la sensación de cansancio, y actuando como reconstituyente general. Debido a los efectos de mejora de la memoria y la concentración en estudiantes por los ginsenósidos, últimamente se están promoviendo estudios que relacionan sus propiedades antiamnésicas para tratar el alzhéimer, pero sus resultados no han sido tan concluyentes como para poder hacer una firme recomendación por el momento.

Luchar contra el envejecimiento.

Prolonga la funcionalidad del organismo en personas mayores gracias a su efecto sobre el sistema inmune y la memoria, mejorando su calidad de vida y la actividad circulatoria. Se cree que podría influir reduciendo el riesgo de angina de pecho y sobre la pérdida de neuronas cerebrales.

Activar el sistema inmunológico.

Diversos estudios apoyan la eficacia de los ginsenósidos en la proliferación de los linfocitos, y resulta muy útil en ancianos y pacientes con la capacidad inmunológica deprimida. Dentro de este campo también se ha demostrado útil aumentando la capacidad de las defensas contra agentes tóxicos como el virus de la gripe y los catarros y potenciando los efectos de la vacuna antigripal.

Proteger el sistema cardiovascular.

La administración de cierta cantidad de Panax ginseng reduce la presión arterial y el nivel de la frecuencia cardiaca, y evita la formación de trombos gracias a su actividad anti plaquetaria. También protege frente a la arteriosclerosis.

Reduce los síntomas de la menopausia y del síndrome premenstrual.

Debido a la acción analgésica de la que hablábamos antes, el ginseng es un excelente remedio natural para reducir o eliminar los síntomas derivados de la menopausia así como de los dolores y la hinchazón causados por el síndrome premenstrual.

Incrementar el nivel de insulina.

Gracias a las propiedades hipoglucemiantes de los ginsenósidos, los autores de algunos estudios recomiendan el Panax ginseng como tratamiento coadyuvante de la diabetes.

Tiene acción antiinflamatoria y analgésica. El ginseng tiene efecto antiinflamatorio y analgésico debido al efecto que causa sobre el sistema nervioso central, el cual sería similar al de los opiáceos. Por otra parte, algunos de los ginsenósidos del ginsen tiene un efecto inhibidor del proceso inflamatorio.

Prevenir la formación de úlceras causadas por estrés.

El extracto del Panax ginseng previene la actividad antigastrítica y ulcerosa al reducir la producción de ácido clorhídrico en el aparato digestivo.

Combatir la disfunción eréctil y la eyaculación precoz.

Diversos estudios avalan el uso de panax ginseng por vía oral para tratar con cierto éxito la impotencia masculina.

 Aumenta la concentración y el aprendizaje.

El ginseng, junto con el ginkgo biloba, mejora la concentración y el aprendizaje, siendo un remedio natural para estimular las funciones cognitivas y en general la actividad del sistema nervioso central.

Contraindicaciones y efectos secundarios del ginseng.

Aunque los efectos secundarios del ginseng son raros y leves, cuando se ha consumido una dosis excesiva es posible padecer algunos síntomas tales como insomnio, inquietud y agitación, así como una hipersensibilidad a la sustancia. Y si se abusa del ginseng, los síntomas anteriores llegan a convertirse en taquicardias, alteración nerviosa y efectos indeseados en el estómago, como la diarrea.

Hay que estar especialmente atentos a las interacciones que pueda tener con otras sustancias o medicamentos que se tomen simultáneamente, dada la diversidad de acciones que el ginseng puede tener sobre diferentes sistemas del organismo.

Cómo tomar ginseng.

Dada la complejidad de la composición de la raíz del ginseng su eficacia dependerá en gran medida de la seguridad del preparado, por ello es importante controlar la pureza y calidad del compuesto. Recomendamos comprar en herboristerías o farmacias oficiales, y desconfiar cuando lo veamos a precios muy por debajo de lo habitual. Hay que observar detenidamente las indicaciones del prospecto y averiguar su procedencia, así como que el preparado contenga todos los componentes adecuados.

Actualmente podemos adquirir ginseng en diversos formatos como los comprimidos, las cápsulas y las mono dosis bebibles. También es fácil encontrarla en preparados para hacer infusiones, tanto en frío como en caliente, sin contar con las cremas. Cada fabricante y preparado lleva la concentración de la dosis en las indicaciones, así como la posología adecuado a la edad y al efecto que se desea conseguir, aunque nunca se deben superar uno o dos gramos al día.

Podemos ver el ginseng, en ocasiones, en preparados combinada con otras sustancias como el ginkgo biloba, la jalea real o algunas vitaminas, para reforzar los efectos de ambas.

Las personas con tendencia al insomnio es preferible que no tomen ginseng a partir de media tarde para evitar problemas con el sueño

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: