Diez Consejos que Debes Saber de la Diabetes

Diez consejos de cómo controlar la diabetes.

La diabetes es una enfermedad crónica que, con la ayuda del tratamiento y algunas recomendaciones de hábitos saludables, no debe impedir a los pacientes una vida larga, sana y feliz. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que unos 350 millones de personas en todo el mundo tienen diabetes y considera que la cifra podría duplicarse en las próximas dos décadas.


La diabetes aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no es capaz de utilizar de manera eficaz la insulina que produce. La insulina es una hormona segregada por el páncreas que se encarga de que el azúcar presente en el torrente sanguíneo entre en las células y estas puedan obtener energía. Pero si el azúcar no puede llegar a las células para convertirse en energía, se acumula en la sangre hasta alcanzar niveles perjudiciales.

Existen dos tipos principales de diabetes. La tipo 1 se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona. En cambio, la diabetes tipo 2 se da porque el organismo utiliza la insulina de manera ineficaz.

La del tipo 2 representa aproximadamente el 90% de los casos mundiales de diabetes y se debe, en gran medida, a un peso corporal excesivo y a la inactividad física. “Hasta hace poco, este tipo de diabetes solo se observaba en adultos, pero en la actualidad también se está manifestando en niños”, subraya la OMS.

Ante el gran número de casos de diabetes, varios expertos nos ofrecen sus recomendaciones para mantener la enfermedad bajo control:.

  1. Prevención.

Aunque la diabetes tipo 1 no se puede prevenir, existen medidas eficaces para evitar la tipo 2.

“Se ha demostrado que medidas simples relacionadas con el estilo de vida son eficaces para prevenir la diabetes tipo 2 o retrasar su aparición”, destaca la OMS. Algunas de las medidas señaladas por esta entidad son tener un peso saludable, mantenerse activo físicamente o evitar el consumo de tabaco.

Asimismo, Rebeca Reyes, coordinadora del Grupo de Trabajo de Diabetes Mellitus de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, indica que una alimentación saludable “puede ayudar a prevenir la aparición de ese tipo de diabetes y un estilo de vida saludable es una parte importante para el control efectivo de todas las formas de diabetes y para ayudar a evitar complicaciones”.

  1. Dieta mediterránea.

La doctora Reyes explica que para los diabéticos se recomiendan las mismas pautas de alimentación que para la población general, es decir, la dieta mediterránea. “En el estudio PREDIMED se ha demostrado que la dieta mediterránea previene la enfermedad cardiovascular, por lo que debería ser la dieta de elección siempre”, subraya.

  1. Evite las dietas “yoyó”.

Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN) han comprobado que los pacientes que reganan peso tras seguir una dieta de adelgazamiento son más susceptibles de padecer resistencia a la insulina y, a la larga, desarrollar diabetes.

  1. Cuidado con los productos “light”.

Giuseppe Russolillo, presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN), asegura que “un producto que viene con la etiqueta ‘light’ puede contener niveles de azúcar no aptos para un diabético ya que, a pesar de haber bajado la proporción de azúcar, esta puede seguir siendo demasiado elevada. Además, puede que se llame ‘light’ porque ha disminuido el porcentaje de otro ingrediente que no sea el azúcar”.

  1. Haga ejercicio físico.

“La contracción muscular provocada por el ejercicio consume glucosa de la sangre y previene las complicaciones de la diabetes. Sus beneficios se producen también a otros niveles: mejora las cifras de tensión arterial, de colesterol y la función cardiovascular”, expresan los especialistas de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (España).

  1. Conserve la insulina adecuadamente.

Los especialistas del Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil Sant Joan de Déu de Barcelona (noreste de España) recomiendan guardar la insulina en la nevera a una temperatura de entre 4 grados centígrados y 8 grados centígrados mientras no se utilice pues, de este modo, permanecerá en buen estado hasta la fecha de caducidad del envase.

No obstante, advierten de que administrar la insulina recién sacada de la nevera puede resultar doloroso.

“Para evitar esta sensación, la insulina que está siendo utilizada se puede mantener a temperatura ambiente. Lo ideal es entre 15 y 29 grados centígrados”, afirman.

Sin embargo, destacan que hay que desechar la insulina que está en uso después de cuatro semanas a temperatura ambiente, tal y como recomiendan la mayoría de los fabricantes. Además, no se debe almacenar en el congelador, ya que a temperaturas inferiores a 2 grados centígrados pierde su acción. Tampoco debe exponerse a la luz ni al calor.

  1. Fomente la independencia de los niños con diabetes.

Si su hijo tiene diabetes, “enséñele a valorar por sí mismo sus resultados e implíquele, en función de su edad y madurez, en el tratamiento de su enfermedad y en los controles”, aconsejan la psicóloga Olga Sanz Font y la Fundación para la Diabetes.

De igual modo, sugieren ir dando al niño pequeñas responsabilidades. “Considérele capaz de ir aprendiendo y manejando el tratamiento de la enfermedad igual que un niño sin diabetes puede aprender tareas de su vida cotidiana”, precisan.

  1. Aproveche las nuevas tecnologías.

Los avances tecnológicos están contribuyendo de manera muy positiva al tratamiento de la diabetes. En este sentido, Eduard Montanya, director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) afirma que la aportación de las nuevas tecnologías es muy importante y se da a niveles muy diferentes de la actividad asistencial.

“Por ejemplo, la aplicación de nuevas tecnologías con los sistemas telemáticos interactivos entre el paciente y el equipo sanitario facilita la comunicación del paciente con los profesionales de la salud y permite una continuidad asistencial mucho mejor”, añade.

  1. Cuide sus pies.

Es necesario revisarlos cada día en busca de cualquier pequeña rozadura, herida o enrojecimiento. “Si detecta lesiones en los pies no las manipule y consulte al personal sanitario que le atiende. Nunca trate de quitarse usted mismo los callos”, advierten los especialistas de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

“Hay que mantener los pies limpios, lavándolos a diario con agua tibia y jabón. El secado debe ser minucioso y debemos esforzarnos para eliminar la humedad de la zona interdigital”, indican los expertos de la Unidad de Pie Diabético de la Clínica Universidad de Navarra.

“Para el cuidado de las uñas, se deben utilizar tijeras de punta roma y lima de cartón. Todo ello con buena luz y sirviéndose de la ayuda de una lupa y un espejo si fuera necesario. Nunca hay que usar tijeras de punta afilada, cortauñas u otros objetos punzantes. Tampoco limas metálicas, callicidas ni piedra pómez”, precisan.

“Las uñas deben cortarse de forma recta evitando cortar los lados. En cualquier caso, siempre que no se puedan realizar estos cuidados con la precisión que requieren, debe acudirse al podólogo”, manifiestan.

  1. Sométase a revisiones oftalmológicas.

“Si tiene diabetes, corre el riesgo de presentar retinopatía diabética, una patología que, si no se trata, puede ocasionar pérdida de visión”, apuntan los especialistas del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido. Para prevenir esta afección, aconsejan someterse a revisiones oftalmológicas una vez al año.

Estas recomendaciones, junto a un estilo de vida saludable, contribuirán a un mejor control de la enfermedad. De hecho, las autoridades sanitarias señalan que mediante la medicación, una alimentación adecuada y la práctica de ejercicio físico se puede ayudar a prevenir y tratarlas complicaciones que la diabetes trae consigo.

Anuncios

One Response

  1. Fanny Castro Jimenez 7 meses ago

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: