Saltar al contenido

Después De Saber Esto, No Querrás Comerte Las Uñas Nunca Más.


Comerte las uñas no solo es un mal hábito que hace lucirte mal, también tiene sus consecuencias. Morderse las uñas no sólo es antiestético puede tener consecuencias a largo plazo para tu salud, según los científicos.

Presta atención que esto te puede interesar.

Los investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas A&M ofrecen cinco razones por las que deberías dejar el hábito.

La onicofagia, como se le conoce a ese horrible hábito, es provocada principalmente por los nervios, el estrés y la ansiedad.

¿sabes cuáles son los riesgos de comerse las uñas?.

De acuerdo con especialistas, los cambios drásticos en la familia, desde divorcios y separaciones hasta la pérdida de un ser querido, son algunas razones por las que nos comemos las uñas, así como el miedo al fracaso, la presión por los estudios o del trabajo u otras frustraciones acumuladas.

Esta información es muy valiosa para ti y para tu familia, te invitamos a compartirla en tus redes sociales, mucha gente te lo agradecerán.

¿Cuáles son los riesgos?

Según los especialistas comerte las uñas puede tener riesgos importantes para tu salud, porque es un mal hábito equiparable a la necesidad de fumar o comer compulsivamente.

El dermatólogo Lawrence E. Gibson, de la Clínica Mayo (Nueva York), asegura que quienes padecen onicofagia pueden llegar a sufrir diferentes infecciones que van desde la pérdida total de las uñas, hasta horribles infecciones de laringe, boca e inflamaciones el tubo digestivo.

Otros peligros.

Bacterias: Tus uñas son el lugar ideal para la proliferación de bacterias como escherichia coli (que causa diarrea y problemas intestinales) hasta la salmonela.

Infecciones: Las personas que se muerden las uñas pueden sufrir paroniquia, una infección alrededor de las uñas que causa pus, hinchazón y enrojecimiento.

Verrugas e infecciones de VPH: Las verrugas en los dedos causadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH) son comunes entre las personas que se muerden las uñas.

Dientes chuecos: Morderte las uñas puede provocar que tus dientes se deformen y se salgan de su posición natural. Además, desgastan el hueso con mayor velocidad.

Deterioro de la Calidad de Vida. Un estudio publicado este año encontró que las personas que se muerden las uñas crónicamente reportan significativamente un mayor deterioro en su calidad de vida que aquellos que no lo hacen.

El nivel de deterioro aumenta con el tiempo invertido en morderse las uñas, el número de uñas involucradas y aquellos que reportan anomalías visibles en las uñas. La tensión al intentar resistirse a morderse las uñas, que experimentan las personas que se comen o muerden las uñas, influye negativamente en la calidad de vida.

Entre los consejos que pueden ser de utilidad para evitar los riesgos de comerte las uñas se encuentran tener el firme deseo de dejar este mal hábito, controlar los nervios y afrontar los temores con sesiones de relajación o meditación.

Píntate las uñas con barnices transparentes con mal sabor y olor que evitarán que sigas con la práctica y sustituye la práctica por masticar chicles, pepitas, apio o zanahoria.

Morderse las Uñas ¿Será un Trastorno Mental?

En el 2012, la Asociación Americana de Psiquiatría decidió reclasificar el hábito de morderse las uñas como una forma de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), junto con otras formas de “grooming patológico.”

Si morderse las uñas es un hábito extremo que interfiere significativamente con su vida y le causa dolor emocional y físico, podría, tal vez, ser un caso de una conexión de trastorno psiquiátrico, pero en la mayoría de los casos, esto parece ser otro caso de mercantilización de enfermedades para vender más medicamentos psiquiátricos.

Como se informó en la revista Behavior Research and Therapy, la mayoría de los casos en los adultos jóvenes que se muerden las uñas no parece ser el resultado de un trastorno psiquiátrico, sino más bien por simple aburrimiento o estrés:

“Los adultos jóvenes tienden a morderse las uñas como resultado del aburrimiento o por trabajar en problemas difíciles, lo que podría reflejar un particular estado emocional. Ocurre con menos frecuencia cuando las personas se dedican a la interacción social o cuando son reprendidos por el comportamiento.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: