Saltar al contenido

El Corazón de la Piña, Se como ó no se come, mucho más que un potente diurético, Barre la celulitis

Mucha gente tiene la costumbre de retirarle el corazón de la piña pensando que hacen bien, la verdad es que es un error. El hecho de que esta sea un poquito más dura no quiere decir que no se coma, o que no tenga nutrientes, el corazón tiene prácticamente las mismas propiedades que el resto de la fruta, pero mas compacta. No hay razón para quitarla y no comerla o peor aún, para tirarla. Por el bien de la salud, recomendamos que la próxima vez que coma una piña no le quite el corazón, que lo coma como parte de la rebanada completa, no es malo y todo lo contrario, se puede comer el corazón de la piña porque le va a beneficiar en su salud, Así que, a comer piña con todo y el corazón.

La piña, es una de las frutas tropicales más consumidas, es un gran ejemplo de una fruta muy saludable no sólo por sus nutrientes, sino también por sus propiedades diuréticas, su bajo aporte calórico y sus propiedades medicinales.

Las enzimas proteolíticas ayudan a la digestión de los alimentos evitando la pesadez de estómago y ayudando al tratamiento de la pancreatitis. Además de las propiedades digestivas atribuidas a la bromelina se le conocen propiedades antiinflamatorias, antiedematosas, antitrombóticas, anticancerígenas y fibrinolíticas. No obstante, el corazón de piña está ampliamente recomendado como coadyuvante en regímenes de adelgazamiento, por su contenido en fibra, con acción saciante y ligeramente laxante.

Propiedaders del corazón de piña:

El componente activo principal es una mezcla de enzimas proteolíticas denominada bromelina cuyos efectos beneficiosos en el organismo se describen a continuación:

Digestivo
Antiinflamatorio
Mejora la circulación: ejerce una función fibrinolítica, disolviendo los coágulos sanguíneos.
Ayuda a pérdida de peso
Disminuye edemas: aumenta la permeabilidad y favorece la reabsorción de fluidos a la circulación sanguínea con la consiguiente disminución del edema.
Anticancerígeno
Inhibe la agregación plaquetaria
Favorece la eliminación de la grasa corporal
Hipolipemiante.
El principio activo de la piña es la bromelina o bromelaína, una sustancia con propiedades anticelulíticas, conocida como la auténtica arma contra la celulitis. Según especialistas en el tema, la fruta es capáz de digerir las proteínas de los alimentos.

La bromelina tiene propiedades antiinflamatorias y diuréticas que la hacen prometedora en el tratamiento de los procesos inflamatorios, edemas y como suplemento en situaciones de retención de líquidos. Por esta razón, puede ser interesante para tratar la celulitis, puesto que se trata en sí de un proceso inflamatorio. Si bien el resultado no es espectacular, y el consumo de piña natural o de bromelina (en cápsulas) no hace milagros en el tratamiento de la celulitis, pueden observarse casos en los que el problema, cuando menos, mejoró.

La celulitis se forma como consecuencia de la hipertrofia de las células adiposas, ya que los líquidos intersticiales, las grasas y las toxinas que no han sido transportados y eliminados, se depositan en los adipocitos (células grasas), provocando que éstos se hinchen y aumenten de tamaño. Como consecuencia de la hinchazón éstas células comprimen todo lo que tienen a su alrededor, entorpecen tanto la circulación sanguínea, como la linfática y no permiten la eliminación de residuos y toxinas. Si este trastorno no se trata a tiempo, las células adiposas siguen engrosando y el tejido conjuntivo, se debilita, pierde firmeza y se vuelve más flácido. El resultado es la conocida piel de naranja, llena de bultos que se perciben a simple vista o pellizcando la piel.

En estados avanzados, la celulitis puede crear problemas de más difícil solución además de flacidez, tales como edemas, varices, estrías y piernas cansadas. La celulitis se instala en zonas muy específicas del cuerpo como caderas, glúteos, vientre, muslos, rodillas y tobillos.

Otros usos curativos de la piña

Por su alto contenido de fibra, la piña tropical sacia el hambre, previene el estreñimiento, normaliza la flora intestinal y evita la obesidad, según aseguran expertos como el catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, August Corominas, la nutricionista Pilar Riobó y la dietista Blanca Galofre. Por otro lado, la fibra que contiene el jugo de piña es muy recomendable para prevenir o evitar la obesidad, ya que ralentiza el paso de los alimentos por el estómago y se produce una sensación de saciedad, por lo que se come menos.

El efecto depurativo y diurético de éste alimento, resulta beneficioso para la eliminación de toxinas por medio de la orina y, por tanto, para aquellos que tienen problemas de riñón, vejiga y próstata. Asimismo, la acción antioxidante de esta fruta actúa en contra de los radicales libres, por lo que combate las enfermedades crónicas y mejora la longevidad en sus consumidores.

La doctora Riobó, jefe asociado en Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz, afirma que la fibra de la piña evita el estreñimiento porque «regula el tránsito intestinal arrastrando toxinas», de manera que la fruta ayuda «a mantener limpio» el organismo. A su vez, la especialista asegura que “las dietas ricas en fibra tienen propiedades preventivas en la aparición de ciertas enfermedades relacionadas con algunos de tipos de carcinomas, como el de colon, el rectal o el de mama; además de disminuir los niveles de colesterol y como consecuencia, los riesgos vasculares”.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: