Saltar al contenido

Chocolate, regalo divino y pasión de multitudes.

Chocolate, regalo divino y pasión de multitudes.

“Según la mitología Maya, el cacao era un alimento divino que el dios Kukulkán le entregó a la humanidad después de su creación. Anualmente en el mes de MUWAN (mes de Abril) se celebraba un festival para honrar al dios del cacao, Ek-Chuah. Se creía que las vainas del árbol de cacao eran regalos divinos hacia los hombres y el chocolate solía tomarse en copas de oro por la realeza y la élite de aquel tiempo.

EL CHOCOLATE Y LA SALUD.

Según estudios realizados por nutricionistas, médicos y neurólogos de las universidades de San Diego California, Harvard, Johns Hopkins y el Servicio de Investigación Agrícola de Estados Unidos el chocolate negro solo aporta beneficios si se es consumido en cantidades moderadas acompañado de un estilo de vida saludable. Se entiende por chocolate negro cuando este tiene una proporción de cacao de un 50% o mayor a esta, y a partir de esa cantidad es cuando sus notas amargas se hacen bastante perceptibles. Entre más alto su nivel de cacao sera mucho mejor para ti.

Chocolate, pasión de multitudes. Uno de los comestibles más antiguos del mundo vuelve a estar más de moda que nunca, y todo gracias a haber conseguido desterrar el mito de tratarse de un producto perjudicial para la salud. En onzas, en barra, en forma de bombón, derretido o como cobertura de una tarta, pocos alimentos se pueden presentar, y devorar, de más formas, y todas tan placenteras para el paladar. Cada vez son más los estudios que ensalzan las múltiples virtudes y cualidades del chocolate para la salud, y cada vez son más lo médicos, dietistas y nutricionistas que recomiendan su ingesta diaria, pero como todo, con moderación.

Diferenciar de chocolates industriales.

Algo en lo que todos los maestros están de acuerdo es en «diferenciar» los chocolates artesanales de los industriales. «Utilizan grasas vegetales diferentes a las del cacao y estas matan las propiedades del cacao», señalan desde Santocildes, que alerta de que algunos «solo tienen un 10 por ciento de cacao y el resto es azúcar».

SONY DSC

COMO EL CHOCOLATE AYUDA A TU BIENESTAR:

  • Activa tu metabolismo: Contribuye a quemar más calorías, mantener tu peso de forma natural y reducir el índice de masa corporal.
  • Ayuda a tu corazón: Mantiene la presión arterial estable, mejora el flujo sanguíneo y disminuye los problemas cardiovasculares.
  • Fortalece tu piel: Evita el envejecimiento prematuro protegiendo su elasticidad natural.
  • Protege tu organismo: Es un alimento rico en antioxidantes, polifenoles y flavonoides que tienen como función evitar los procesos degenerativos del cuerpo y protegerte de enfermedades como el cáncer, Alzheimer y Parkinson.
  • Mantiene tu cerebro sano: Mejora el flujo sanguíneo al cerebro lo cual hace que mejore tu memoria, agilidad mental y rendimiento.
  • Combate el estrés: Incrementa la Serotonina (la hormona de la felicidad). Esta se encarga de controlar el estrés y la ansiedad dándote una sensación de calma y tranquilidad.
  • Es rico en minerales y vitaminas: Como el fósforo, magnesio, hierro, potasio, calcio, entre otras. Y vitaminas como A, B1, B2, B3, C, y,  E.

Eleva el colesterol HDL y protege el LDL contra la oxidación.

Consumir chocolate amargo puede mejorar muchos de los factores de riesgo de los problemas cardíacos.

En una prueba controlada, el polvo de cacao hizo descender significativamente el colesterol LDL oxidado en los hombres.

Además, elevó el HDL y bajó el nivel total de LDL en hombres con colesterol elevado.

El LDL oxidado implica que este colesterol “malo” ha reaccionado frente a radicales libres. Esto convierte en reactiva a la partícula de LDL y capaz de dañar otros tejidos, como la cubierta de las arterias del corazón.

Tiene sentido que el cacao disminuya el LDL oxidado, ya que contiene una abundante cantidad de antioxidantes poderosos que llegan al torrente sanguíneo y protegen las lipoproteínas contra el daño oxidativo.

El chocolate amargo también puede reducir la resistencia a la insulina, otro factor de riesgo común para varias enfermedades del corazón y la diabetes.

Podría bajar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La protección contra la oxidación del LDL que producen los componentes del chocolate amargo puede a su vez causar, a largo plazo, mucho menos colesterol en las arterias, lo cual disminuiría el riesgo de enfermedades cardíacas a largo plazo.

Y hay varios estudios observacionales a largo plazo que muestran drásticas mejoras.

En un estudio realizado sobre 470 hombres, el cacao redujo el riesgo de muerte por problemas cardiovasculares en un 50 % en un período de 15 años.

Otro estudio reveló que consumir chocolate dos o más veces por semana baja el riesgo de formación de placas calcificadas en las arterias en un 32 %. Consumirlo con menos frecuencia no tuvo ningún efecto.

Y otro estudio más mostró que comer chocolate cinco o más veces por semana disminuyó el riesgo de problemas del corazón en un 57 % .

Por supuesto, estos estudios son observacionales, por lo cual no pueden probar efectivamente que el chocolate sea lo que redujo los riesgos.

Sin embargo, considerando el mecanismo biológico por el cual el chocolate amargo baja la presión sanguínea y el LDL oxidado, es plausible que su consumo regular pueda, de hecho, reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Es una poderosa fuente de antioxidantes.

El chocolate amargo está lleno de componentes orgánicos que son biológicamente activos y funcionan como antioxidantes. Esto incluye polifenoles, flavonoides y catequinas, entre otros.

Un estudio mostró que el chocolate amargo contienen más actividad antioxidante, polifenoles y flavonoides que otras frutas que fueron testeadas, incluyendo arándanos, y açai.

Resumiendo: el chocolate amargo tienen una amplia variedad de poderosos antioxidantes, mucho más que la mayoría de los demás alimentos.

Mejora el flujo sanguíneo y disminuye la presión arterial.

Los flavonoides en el chocolate amargo puede estimular el endotelio, la cubierta de las arterias, para que produzcan óxido nítrico.

Una de las funciones de este gas es la de enviar señales a las arterias para que se relajen, lo cual disminuye la resistencia al flujo sanguíneo y, así, reduce la presión sanguínea.

Hay muchos estudios que demuestran que el cacao y el chocolate amargo pueden mejorar el flujo sanguíneo y bajar la presión, pero los efectos son usualmente suaves.

Sin embargo, hay también un estudio realizado sobre personas con presión sanguínea elevada que no mostró ningún efecto, así que sería una buena idea tomar esto con pinzas.

Resumiendo: los componentes bioactivos en el cacao pueden mejorar el flujo sanguíneo de las arterias y causar un pequeño pero estadísticamente significante descenso en la presión sanguínea.

Mejora la función cerebral.

Un estudio sobre voluntarios saludables mostró que cinco días de consumo de cacao alto en flavonoides mejoró el flujo sanguíneo al cerebro.

El cacao también podría mejorar significativamente la función cognitiva en personas mayores que sufran de alguna disminución en sus capacidades mentales.

También mejora la fluidez verbal y varios factores de riesgo de enfermedades.

Además, contiene estimulantes como la cafeína y la teobromina, los cuales podrían ser las razones principales por las cuales el cacao mejora la función cerebral a corto plazo.

Efectos anti-inflamatorios.

Una dieta anti-inflamatoria tiene como objetivo reducir la inflamación en todo el cuerpo, un problema que a largo plazo puede ocasionar enfermedades cardíacas, cáncer, envejecimiento y muchas otras condiciones.

Afortunadamente, este tipo de dietas permite algunas deliciosas golosinas como el chocolate amargo, que ha sido estudiado por sus propiedades anti-inflamatorias y últimamente esta generando mucho ruido en el mundo medico.

El mismo creador de la dieta anti-inflamatoria coloca al chocolate en la cima de la pirámide de alimentos saludables. Pero no se apresuren a comerse 20 barras de chocolate, todo debe ser con moderación.

Para tener en cuenta.

Hay evidencias considerables de que el cacao provee de poderosos beneficios para la salud, siendo especialmente protector contra las enfermedades cardiovasculares. Pero, por supuesto, esto no significa que la gente debería consumir grandes cantidades de chocolate todos los días. Hay que tener en cuenta de que posee muchas calorías y es fácil pasarse de los límites al momento de consumirlo. Lo ideal es consumir una porción muy pequeña luego de la cena y disfrutarlo a fondo. Además, hay que elegir chocolates amargos de calidad, orgánicos, con un contenido de cacao de 70 % o mayor. Generalmente contiene azúcar, pero las cantidades son usualmente bajas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: