CASI TODOS LO TIRAN A LA BASURA !PRUÉBALO Y VERÁS QUE NUNCA JAMÁS DEJARÁS DE USARLO!

El café es una de las bebidas favoritas por excelencia. Lo primero que hacen muchos por la mañana, aún medio dormidos, es tomarse una taza de café.

Después de preparar el café de la mañana, nos queda la borra en el filtro con la que no sabemos qué hacer, más que tirarla a la basura. Pero en la época del reciclado y la “conciencia verde”, hoy se le han encontrado nuevos usos para aprovechar sus propiedades sin recurrir a productos químicos o gastos extra. Conócelos.

Presta atención que esto te puede interesar.

VALE ORO !PRUÉBALO Y VERÁS!

Es de un valor incalculable. Simplemente úntalo en papel para hornear o en un plato llano y déjalo secar. Y ya puedes empezar a usar tus granos de café todos los días como te explicamos en los siguientes trucos.

Esta información es muy valiosa para ti y para tu familia, te invitamos a compartirla en tus redes sociales, mucha gente te lo agradecerán.

Exfoliar brazos y piernas.

La textura rugosa y aromática de la borra del café es ideal para pulir la piel y eliminar células muertas. Se puede mezclar con aceite de coco u oliva o con crema nutritiva corporal hasta hacer una pasta, que se aplica en la ducha sobre brazos y piernas masajeando vigorosamente con movimientos circulares. La mayoría de los costosos tratamientos del mercado contra la celulitis contienen cafeína. En vez de comprar una crema cara, puedes utilizar un poco de aceite y granos de café, que te proporcionan una alternativa mucho más barata y eficaz. Enjuaga ¡y comprueba qué suavidad!

Quitar el olor de las manos.

Después de picar ajos y cebollas o cortar pescado, el café hace maravillas como desodorizante. Frota entre tus manos un puñado de borra de café húmeda, si quieres puedes agregarle un poco de crema corporal para que sea más fácil de esparcir. Enjuaga con agua tibia y jabón suave.

Dar brillo al cabello.

Con el cabello limpio y húmedo aplica la borra en el cuero cabelludo y masajea durante unos minutos antes de enjuagar. Otra alternativa es utilizarlo líquido después del lavado: echa una taza de café frío sobre el cabello húmedo, deja actuar 20 minutos y enjuaga con agua limpia. ¡Hazlo en la ducha porque mancha la ropa!

Fertilizar las plantas.

La borra del café mejora la calidad de la tierra y aporta nitrógeno. La compañía Starbucks obsequia bolsas de café usado en su campaña “Grounds for your garden”. El laboratorio Soil and Plant, de Bellevue, analizó muestras de este producto y encontró que aporta 0,06% de fósforo, 0.6% de potasio y 2,28% de nitrógeno y cobre.

Quitar olores de las zapatillas.

El calzado de los adolescentes suelen impregnar los placares y hasta los cuartos con un olor indescriptible. Pero puedes combatirlo si dejas secar la borra del café usada y luego la metes en pequeñas bolsitas de tela dentro del calzado. Así se irá el mal olor, pero ¡que no se olviden de retirarlas antes de usar!

Desodorizar el ambiente.

El café es un desodorizante natural ideal para lugares pequeños como el mueble que está debajo del lavabo de la cocina o el interior del refrigerador. Su olor se esparce neutralizando los olores mientras desprende su atractivo aroma. También puedes colocarlo en un recipiente bonito sobre una mesa en un rincón de la casa.

Repeler insectos.

A los grillos, caracoles, babosas y hormigas les disgusta el aroma del café, por eso es una buena solución para alejarlos de las plantas del jardín o las macetas. Lo mismo ocurre con los gatos, si es que pretenden utilizar tu jardín como cuarto de baño para hacer sus necesidades.

Las avispas también hullen al café. Pero no basta con colocarlo en cualquier lugar: has de colocarlo en un tarro resistente al fuego y prenderlo con un fósforo. Esto provocará condensación y vapor. Las personas no lo notarán y no es dañino. Esto repelerá a la avispa más testaruda en segundos.

Repeler las pulgas.

El olor del café mantiene a raya a los insectos, y también a las pulgas. Puedes frotar la piel de tu mascota con borra de café húmeda después de haberlo bañado. Deja actuar unos minutos y luego enjuaga con agua templada. Así evitarás el uso de químicos y combatirás algunos olores de tu amigo más fiel.

Lavar ollas y sartenes.

Si estos utensilios están tan pegoteados que estás a punto de darte por vencida, prueba frotarlos con un puñado de borra de café y la esponja que usas habitualmente. La abrasión extra del café ayudará a desprender los residuos pegados y a disolver la grasa, aunque también puedes dejarlo actuar toda la noche.

Teñir maderas, telas y papeles.

Es una manera económica de dar una tonalidad antigua sin usar sustancias químicas. Si utilizas una mezcla de vinagre de manzana y café obtendrás un tono marrón grisáceo. Para lograr un marrón más verdoso, recurre a un vinagre balsámico. De todos modos, antes conviene probar en una zona que no esté muy visible para comprobar los resultados.

Controlar las cenizas de la chimenea.

Los leños ardientes son muy acogedores pero a la hora de limpiar hay que lidiar con las cenizas que vuelan y se desparraman por toda la casa. Esto se puede evitar espolvoreando la borra húmeda sobre ellas, para que se terminen de apagar y hagan que el hollín sea menos volátil y fácil de limpiar.

Saborizar postres.

Agregar una cucharada de borra de café al preparar tortas y postres le dará un toque especial, sobre todo si son de chocolate. Puedes usar la borra fina pero si prefieres la más gruesa, le dará una textura distinta al masticar, similar a la de las ralladuras de coco.

Disimular rayones en los muebles.

Si un mueble oscuro tiene rayones se pueden disimular frotando la zona con la borra húmeda, dejando que se impregne la madera afectada. Luego retira el excedente con un paño húmedo y sella ese sector con cera natural o barniz.

En los desagües.

Para evitar ese desagradable olor que a veces sale de los desagües pon agua a hervir. Luego vierte 1/2 taza de residuos de café en el desagüe y a continuación el agua hirviendo. Los efectos durarán una semana aproximadamente.

Enriquecer la compostera.

Starbucks sugiere que la borra que obsequia se deposite en la compostera como otro elemento orgánico. Su olor persistente ayudará a eliminar el olor que suelen emanar algunas frutas o vegetales cuando entran en descomposición y también repeler los insectos que se suelen acumular durante el proceso.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: