Azucar Refinada, Dulce pero Venenoso

El azúcar blanco.

(también conocido con el nombre de azúcar refinado) se convierte en una de las opciones endulzantes más habituales a la hora de aportar un sabor dulce a comidas, postres o bebidas. De hecho, es común que se utilice cada vez que nos tomamos un té, infusión o café con leche.

azucar-veneno

Pero lo cierto es que si nos atenemos a las diferentes consecuencias del abuso de azúcar, debemos tener en cuenta que no es recomendable para nuestra salud tomar mucha azúcar al día.

En el caso del azúcar blanco esta recomendación debe ser incluso más exigente, principalmente porque al consistir en un alimento refinado sólo aporta calorías vacías, lo que significa que no aporta ningún nutriente esencial a nuestro organismo, y sí calorías.

Efectos negativos del azúcar blanco en nuestra salud.

Un consumo excesivo en azúcar blanco puede ser negativo para nuestra salud desde un punto de vista tanto nutricional como dietético, ya que para su correcta asimilación necesita utilizar de vitaminas del grupo B y calcio; esto, como es evidente, conlleva una carencia en ambos nutrientes, pudiendo causar fatiga crónica.

Es un alimento acidificante, de forma que nuestro organismo vuelve a recurrir a bases alcalinas (como por ejemplo es el caso del calcio) para poder neutralizarlo. ¿Y de dónde lo extrae? De las reservas de calcio, sobretodo en los huesos.

Tampoco podemos olvidarnos de su contenido calórico. Y es que si tenemos en cuenta que nos encontramos ante un producto especialmente rico en calorías vacías, sólo aporta calorías y ningún otro nutriente esencial para nuestro organismo.

En la actualidad, el consumo de azúcar refinado ha llegado a ser una adicción, que se extiende en muchas personas, desde los primeros hasta los últimos años de la vida. El desayuno que contiene cereales de caja, pan de dulce, hot cakes, pan con mermelada y café endulzado. El azúcar sigue estando presente a lo largo del día y da como resultado, obesidad y problemas de salud.

El contenido de azúcar en los alimentos industrializados se esconde bajo nombres químicos y así, leemos que contiene dextrosa, maltosa, sacarosa, sucrosa, miel, melasa, glucosa, fructosa, miel de maíz, miel invertida. Por lo general, todos los ingredientes que terminen en “osa”, son simplemente azúcar refinado.

¿Es tan Malo el Azúcar? 

Nadie está muy seguro de qué manera el azúcar daña al cuerpo humano, mucho menos estará consciente de que el término “veneno” puede aplicarse con toda propiedad a este producto.

El término Veneno se describe en el diccionario como “una substancia que daña o mata un organismo o es dañino para la salud”. También, está ampliamente documentado que la cantidad de azúcar que consume una persona promedio en las sociedades occidentales, contribuye a que su sistema inmunológico funcione constantemente en niveles anormalmente bajos.

Debido a que el azúcar refinado ha sido despojado de todos los nutrientes, para procesarlo, nuestro cuerpo debe “pedir prestados” a los tejidos y órganos, los minerales y las vitaminas que requiere para metabolizar el azúcar. El azúcar daña así a largo plazo. El azúcar también es el principal culpable de muchas enfermedades degenerativas, pues suprime el sistema inmunológico y contribuye al desarrollo de la obesidad, la caries dental, daño al páncreas, envejecimiento prematuro, osteoporosis, hiperactividad en los niños y debilidad visual. Contribuye también a aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas y autoinmunes como artritis, asma y esclerosis múltiple, sin contar infinidad de otros efectos negativos.
668263_droga-10
¿Qué dice la Ciencia? 
Ya en 1957 el Dr. William Coda, clasificó el azúcar refinado como un veneno carente de fuerza vital, vitaminas y minerales y decía que “lo que resta consiste en carbohidratos refinados puros”. “El metabolismo incompleto de los carbohidratos, da como resultado la formación de metabolitos tóxicos como el ácido pirúvico que interfiere con el funcionamiento del cuerpo y da inicio a la enfermedad degenerativa”.

La mayoría de la gente sabe que el azúcar es malo para los dientes y que los echa a perder. Si el azúcar hace eso con los dientes, ¿qué no hará con el resto del cuerpo? En su libro “Sugar Blues” los Peligros del Azúcar Blanco, el Dr. William Dufty anota que “los investigadores han probado que los dientes están sujetos al mismo proceso metabólico que cualquier otro órgano del cuerpo”. En otras palabras, el ácido que destruye el esmalte de los dientes, es el mismo ácido que destruye el cuerpo.

El azúcar debe ser eliminado de la dieta, pues aún en pequeñas cantidades es dañino. Evitar el azúcar y los alimentos que lo contienen en forma disfrazada es indispensable. Lea todas las etiquetas.

Existen muchas alternativas sanas para endulzar. Pruebe un poco de miel natural. La estevia o las molasas, el piloncillo, el azúcar moscabado siempre que sea verdaderamente azúcar sin refinar y no solamente azúcar refinado pintado de color café. También puede probar a no endulzar, aprenda a paladear los sabores naturales de los alimentos.

Consecuencias de seguir una dieta rica en azúcar blanco.

  • Puede producir déficits nutricionales de vitaminas del grupo B, y minerales como el calcio.
  • Riesgo de sobrepeso y obesidad.
  • Favorece el aumento de colesterol y triglicéridos.
  • Altera la flora intestinal.
  • Puede causar desequilibrio glucémico.
  • Puede perjudicar el crecimiento en la infancia, al provocar descalcificación.
  • Conjuntamente con una dieta pobre en fibra puede favorecer el riesgo de cáncer, así como de otros trastornos y enfermedades: enfermedad de Crohn, cálculos biliares y diabetes.
  • Puede causar alteraciones de conducta, como por ejemplo hiperactividad.
  • Las pequeñas moléculas de azúcar se vierten rápidamente en la sangre en forma de glucosa.
  • La llegada del azúcar se produce masivamente, como un torrente que estimula una fuerte rápida producción de insulina por el páncreas (pico de insulina).
  • La cantidad de insulina circulando por la sangre es entonces demasiado grande. Su nivel se hace muy alto. El azúcar es rápidamente almacenada y quemada, pero la acción de la insulina es demasiado eficaz y el nivel de azúcar en la sangre desciende por debajo del normal: es el estado de hipoglucemia,
  • Este estado se caracteriza por síntomas bien conocidos como el “bajón” de las 11 Hs.: fatiga, depresión, falta de concentración, que pueden acarrear accidentes de trabajo o de la circulación.
  • En estado de hipoglucemia se busca azúcar o café, que tiene como efecto liberar el glucógeno del hígado y asestar un “latigazo” inmediato por la acción indirecta de la adrenalina y el derrame de azúcar en la sangre. Se crea así un circulo vicioso peligroso, una dependencia similar a la de una droga.

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: