Saltar al contenido

Aquí Te Muestro Los Mejores Remedios Caseros Para Eliminar La Retención De Líquidos Rápidamente.


Cuando el cuerpo comienza a inflamarse sin razón aparente, es probable que su origen tenga algo que ver con algún grado de retención de líquidos, trastorno que puede resultar peligroso, en especial, para el sistema cardiovascular.

Las dificultades para drenar y movilizar los líquidos del cuerpo pueden ser el resultado de una dieta rica en sodio, cuestiones hormonales, factores genéticos o, en general, la ingesta de alimentos inapropiados.

¿Qué produce la retención de líquidos?

Hay diversos factores que llegan a ocasionar la retención de líquidos, entre ellos: las fluctuaciones hormonales producidas por el embarazo o la menopausia; el consumo excesivo de sal; falta de proteínas y nutrientes; exceso de consumo de alcohol; una vida sedentaria; trastornos cardíacos, renales o hepáticos; uso de ciertos medicamentos, entre otros.

La retención de líquidos en las piernas también puede deberse a alteraciones en los vasos linfáticos, problemas de obesidad, várices, inflamaciones o enfermedades inflamatorias, insuficiencia venosa, trombosis, tumores, el calor o la humedad, y hasta el uso de ropa demasiado ajustada.

Retención de líquidos en las piernas.

Puede ser fácil pasar por alto algunas señales sutiles respecto a la hinchazón del tobillo, pero lo que comienza como inflamación mínima puede empeorar conforme pasa el tiempo. La hinchazón en las piernas no es algo normal y puede proporcionar una señal acerca de los problemas subyacentes más graves de salud que puedas padecer.

Cuando la hinchazón en las piernas no es diagnosticada y tratada puede conducir a dolor, úlceras, infecciones recurrentes, dando lugar a las varices o arañas vasculares e incluso ocasionar la muerte del tejido. Si presentas retención de líquido en tobillos, rodillas y piernas en general, no dejes de consultar con un profesional.

Los diuréticos naturales son aquellos alimentos y hierbas cuyas cualidades ayudan a aumentar la diuresis del cuerpo, es decir, la capacidad para eliminar el exceso de líquido que suele retenerse por diferentes condiciones.

Por suerte, con la ingesta regular de remedios diuréticos, se le puede hacer frente a esta afección para impedir que se convierta en un problema mayor o que interfiera en funciones principales del cuerpo como el metabolismo. ¿Te gustaría conocerlos?

Diente de león.

El diente de león es una planta muy popular por su poderosa acción diurética y depurativa.  Sus propiedades nos pueden ayudar a combatir la retención de líquidos y, con ello, reducir la inflamación de los tobillos, los pies y las piernas.

Lo recomendado: Preparar una infusión de diente de león y beber tres tazas al día. También se puede aplicar directamente en las extremidades afectadas, utilizando un paño o una toalla.

Cebolla.

Esta verdura es una fuente de minerales y oligoelementos como el calcio, magnesio, cloro, cobalto, hierro, potasio, entre otros; además de vitaminas A, B, C y E.

Un 91% podría estar compuesto de agua, por lo que está incluida dentro de los alimentos con acción diurética.

Su consumo regular, en especial en su estado crudo, podría activar la función renal para drenar con más facilidad los líquidos y de este modo prevenir diferentes enfermedades.

Cola de caballo.

Su popular nombre se debe a aquella hierba silvestre en forma de plumero o cola de caballo, que muchos consideran maleza y que durante años se ignoró al desconocer sus propiedades.

En la actualidad se sabe que tiene una importante acción diurética sobre el organismo, al ser una fuente natural de potasio, magnesio y aluminio.

Se dice que su consumo regular puede incrementar hasta un 30% la producción de orina, lo que facilita la eliminación de diferentes sustancias y la prevención de cálculos renales.

Aloe vera.

Esta planta tiene múltiples beneficios para el organismo, tanto a nivel interno como externo. Una de sus propiedades más destacadas es la acción antiinflamatoria y depurativa, que puede ayudar a combatir la retención de líquidos que afecta las extremidades inferiores.

Lo recomendado: Extraer la pulpa de aloe vera y comer dos cucharadas en ayunas, ya sea en jugo o con agua. Otra opción es aplicarlo directamente en las zonas hinchadas.

Castaño de Indias.

También llamado castaño amargo, es una planta valorada por su capacidad de mejorar el problema de las venas varicosas, las hemorroides y las flebitis.

Se utilizan principalmente sus frutos y semillas, pero también se puede aprovechar la planta completa.

Como remedio para drenar los líquidos es un gran aliado al tener una cantidad importante de flavonoides como la quercetina y la rutina. Estos antioxidantes estimulan el riñón para eliminar los líquidos.

Piña.

Es una fruta típica de las zonas tropicales que durante años se ha hecho muy popular en todo el mundo por su sabor dulce característico y su alto contenido de agua.

Se estima que un 85% de la piña es agua, lo que la hace baja en calorías; sin embargo, a su vez es una fuente de fibra, vitamina C y bromelina, todos esenciales para disminuir la retención de líquidos.

Por aportar una cantidad significativa de potasio, interviene en el equilibrio de sodio en el cuerpo y, a su vez, estimula la eliminación de líquidos para mejorar el funcionamiento de varios órganos vitales.

Hinojo.

Es una planta silvestre y mediterránea con bondades que se pueden aprovechar mediante su incorporación como alimento, condimento, infusión o tinturas alcohólicas.

Su principal beneficio es una fuerte acción diurética que, además de eliminar el exceso de líquido en el cuerpo, también tiene el poder para regular varios procesos digestivos.

Cereza.

Las cerezas pueden estar compuestas de hasta un 70% de agua y cantidades importantes de vitaminas del grupo B.  También tienen en menor cantidad magnesio, mineral esencial para mejorar el estado de ánimo.

Por ser una fuente de potasio, las colitas de estas frutas están consideras desde hace mucho como parte de los diuréticos naturales. Estas aportan una cantidad significativa de flavonoides, antioxidantes esenciales para facilitar la eliminación de agua acumulada en el cuerpo.

Melón.

Es una de las frutas más refrescantes por su alto contenido de agua (alrededor del 90%), pero además es una fuente de vitaminas, fibra y otros compuestos importantes que ayudan a eliminar la retención.

Tiene un alto contenido en beta-carotenos, antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro al impedir el daño oxidativo.

Té verde.

Es una de las bebidas más populares de la medicina tradicional, famoso por su alta concentración de antioxidantes y compuestos que evitan la acumulación de grasa corporal.

Sus propiedades incluyen un efecto diurético y depurativo, importante para equilibrar los líquidos del organismo y eliminar las toxinas retenidas.

 

Sales de Epsom.

Uno de los clásicos y excelentes remedios para deshinchar los tobillos, los pies y las piernas son los baños con sales de Epsom. Estas sales ayudan a relajar las extremidades, reducen la hinchazón y estimulan la circulación para prevenir dolencias y otros problemas.

Lo recomendado: Agregar una taza de sales de Epsom a la tina (bañera) con agua tibia y sumergir todo el cuerpo durante 15 minutos. Si la hinchazón solo afecta tobillos y pies, puedes preparar la mezcla en un recipiente y sumergir solamente los pies durante 20 minutos.

Masajes.

Los masajes en los pies y las piernas son muy relajantes, estimulan la circulación sanguínea y favorecen la eliminación de líquidos retenidos. Trata de efectuar movimientos suaves, pero firmes, siempre en la dirección del corazón.

Lo recomendado: Utilizar aceites esenciales para masajear las extremidades hinchadas y obtener mejores resultados. Entre los aceites esenciales con propiedades antiinflamatorias encontramos:

Hierbabuena.

Eucalipto.

Limón.

Lavanda.

Descansar las horas necesarias.

El reposo es esencial para evitar el problema de retención de líquidos. Descansa ocho horas por la noche y si tu ritmo de vida lo permite, una hora después de comer. Si la retención de líquidos se acumula en las extremidades inferiores, recuéstate y eleva los pies, al menos una hora por las tardes. No uses ropa, zapatos o calcetines muy ajustados.

Métete al agua.

Métete al mar, a la piscina o a tu bañera y una vez dentro, mueve las piernas para que los músculos bombeen los líquidos hacia la vejiga. La presión que ejerce el agua facilita la expulsión a través de la orina.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: