Saltar al contenido

Aquí Las Mejores Plantas Para Combatir el Cancer.


El uso de las plantas para combatir el cáncer se trata de algo que se lleva haciendo desde hace cientos de años. La fitoterapia es una ciencia que estudia el uso de las plantas para fines terapéuticos consiguiendo prevenir y ayudar en la lucha de numerosas enfermedades entre las que también se encuentra el cáncer.

Existen muchos tipos de plantas para combatir el cáncer,  y los remedios con plantas son usados desde tiempos ancestrales por diferentes culturas.

Tan sólo en el 2015, se estimó que 1,658,370 de nuevos casos de cáncer serían diagnosticados en Estados Unidos. Al mismo tiempo, esta enfermedad está afectando a más y más personas alrededor de todo el mundo. Mientras que hace sólo unas décadas, rara vez escuchábamos sobre las muertes a causa de cáncer, hoy en día todos tenemos amigos o familiares cercanos los cuales han sido afectados o, ya no están con nosotros a causa de esta enfermedad.

Debido a la tasa de prevalencia de cáncer, más investigadores están estudiando opciones de tratamiento eficaces, ya que el sistema convencional ha fallado en lograr esta meta. Muchas personas están buscando opciones de tratamiento alternativas para su diagnóstico, a continuación verás muchas de las hierbas medicinales principales que se utilizan para tratar el cáncer de forma natural alrededor de todo el mundo.

Presta atención que esto te puede interesar.

Farmacia natural.

Si bien no son milagrosas, existen varias hierbas medicinales que aportan al organismo una gran cantidad de antioxidantes y otros químicos naturales que tendría actividad protectora frente a la formación de tumores cancerígenos. Conócelas y entérate por qué pueden hacer frente al cáncer.

Kalanchoe, un remedio natural contra el cáncer.

El Kalanchoe  contiene diferentes compuestos químicos, entre los que se encuentran: flavonoides, ácidos grasos, y triterpenoides como los bufadienólidos, que tienen actividad citotóxica ante diferentes líneas celulares cancerígenas. Los bufadienólidos son esteroides cardioactivos ya conocidos por los antiguos egipcios (bulbo de Urginea scilla) y romanos.

La Poderosa cúrcuma.

 

La cúrcuma o turmeric ha sido usada desde tiempos ancestrales en la medicina asiática para tratar diferentes dolencias y según un estudio de la Universidad de Maryland, sería uno de sus compuestos, la curcumina, la que inhibe el crecimiento del cáncer e impide la progresión de la enfermedad al detener el crecimiento de los vasos sanguíneos que irrigan tumores cancerosos.

La Rúcula contra el cáncer.

La rúcula, como otras verduras, contiene una sustancia llamada glucosinato que es muy efectiva en la lucha contra determinados tipos de cáncer -cáncer de páncreas, cáncer de mama, cáncer colorrectal-.

Es iImportante su contenido en vitamina A, que unido a los flavonoides evitan otros tipos de cáncer como el cáncer de pulmón, cáncer bucal y cáncer de piel.

La clorofila que contiene evita que el hígado se vea dañado por sustancias cancerígenas.

La Guanábana, la cura milagrosa del cáncer.

¿Sabías que gracias a sus propiedades antioxidantes, nutrientes y vitaminas, esta fruta previene esta enfermedad?

La guanábana es considerada la fruta milagrosa en el tratamiento la cura del cáncer. Científicamente, y gracias a sus propiedades, se ha probado su efectividad en el tratamiento del cáncer de pulmón, mama, próstata y colon, pues evita la oxidación celular, hidrata, oxigena y disminuye la predisposición a factores de riesgo cancerígenos (apoptosis celular: destrucción o muerte de las células).

 

Cardo mariano.

Aunque la investigación sobre el potencial del cardo mariano en la lucha contra el cáncer está en sus primeras etapas, la evidencia preliminar indica que ayudaría a prevenir el crecimiento del cáncer de seno. La silimarina, uno de sus componentes principales, es un antioxidante que protege a la célula de los daños producidos por los radicales libres que pueden aumentar el riesgo de cáncer.

Milagroso ajo.

El ajo era usado como un medicamento natural mucho antes de ser un condimento. El Instituto Nacional del Cáncer refiere que varios estudios demográficos muestran que existe una relación entre el aumento del consumo de ajo y una reducción en el riesgo de ciertos tipos de cáncer, entre ellos el de mama. Sus efectos protectores derivarían de sus propiedades para bloquear la de sustancias que causan cáncer y por mejorar la reparación del ADN.

El astrágalo.

En la medicina tradicional china, el astrágalo se usa en el tratamiento de varias enfermedades, entre ellas el cáncer y trastornos del sistema inmunológico, aunque sus propiedades anticancerígenas no se han demostrado de forma contundente. Se cree que mediante la activación del sistema inmune, el astrágalo ayudaría a prevenir el desarrollo de células cancerosas.

Uña de gato.

Se dice que el uso de la uña de gato data de la civilización inca y entre sus usos destacaría la lucha contra el cáncer. Los nativos cocían la corteza y la raíz para obtener un brebaje que ayudaría a estimular el sistema inmune y con ello, proteger al cuerpo del daño celular causado por la inflamación. Estudio de la Universidad de Salerno en Italia, refieren que la uña de gato, inhibe la proliferación de células de cáncer de mama hasta en un 90%

Poderoso té verde.

Una investigación de la Universidad de California reveló que puede ayudar a prevenir o retardar el crecimiento del cáncer de seno, gracias a su alto contenido en polifenoles, sustancias antioxidantes que protegen contra el daño celular. La epigadocatequina galato (EGCG), sería la sustancia química responsable de su efecto anticancerígeno y de modificar el metabolismo de los estrógenos.

Ginseng siberiano.

Al ginseng Siberiano, también conocido como eleuterococo, se le considera un adaptógeno, un término que se usa para describir sustancias que ayudan al cuerpo a adaptarse a los diferentes factores que causan estrés. Se cree que los componentes de la hierba se unen a los receptores de estrógeno y progesterona y bloquean la actividad tumoral, además, estimularía la producción de las células T responsables de destruir las células cancerosas.

El poder del Jengibre.

La raíz de jengibre, además de los poderosos anti-inflamatorios que contiene, posee otros elementos anticancerígenos y antioxidantes que pueden ayudar a evitar procesos celulares que se encargan de generar los tumores cancerígenos en los ovarios. Esta es una de las razones por las que el cáncer de ovario puede ser prevenido consumiendo con regularidad la raíz de jengibre. En los estudios que realizan los científicos se ha utilizado la raíz de jengibre en polvo seca, los resultados se pueden ver luego de cinco días de empezar su consumo.

Propiedades curativas del aloe vera para el cáncer.

El aloe vera es antiinflamatorioa e inmunoestimulante y se puede utilizar con grandes ventajas a la hora de tratar los síntomas de la artritis o curar las heridas.

Pero además de todas estas propiedades, el aloe vera tiene propiedades anticancerígenas y su efecto es aún mayor en los sarcomas blandos ya que el acemanano puede disminuir el avance o crecimiento de los tumores. Las propiedades de la sábila para el cáncer son conocidas desde hace mucho tiempo aunque la mayoría de las personas lo desconozca.

Cayena.

La mayoría de las personas conoce a la cayena por su propiedad picante. Además de eso, es un antioxidante extraordinariamente fuerte. Estudios llevados a cabo han demostrado que la cayena es tóxica para las células cancerígenas. Por tanto, consumiendo cayena de forma regular podemos combatir la formación de cánceres en el organismo.

Remolacha Potente anticancerígeno.

El pigmento que le da a la remolacha su color púrpura, llamado betacianina es una poderosa sustancia que ayuda a erradicar los radicales libres en el cuerpo que pueden provocar cáncer. Es especialmente útil contra el cáncer del colon. De acuerdo con investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, dichos pigmentos elevan los niveles de las enzimas que protegen al cuerpo de desarrollar células cancerosas.

Pimienta Negra Aliada contra el cáncer.

Si te gusta condimentar tus platos con una pizca de pimienta podrías estar protegiéndote del cáncer de mama. De acuerdo con investigadores de la Universidad de Michigan, la piperina de la pimienta negra obstaculiza el crecimiento de las células madre, el pequeño número de células que promueve el crecimiento de un tumor.

Clavo de Olor  Luchar contra el cáncer.

El eugenol, compuesto activo del clavo de olor ayudaría a prevenir el desarrollo de células cancerígenas, de acuerdo con científicos de la Universidad de los Emiratos Arabes Unidos. La investigación sugiere que tendría un poderoso efecto sobre las células cancerígenas, concretamente con leucemia, cáncer cervical del cuello uterino o neuroblastoma.

Recuerda…

Como ya te lo aclaramos, las hierbas medicinales por sí solas no tienen efectos curativos definitivos, ya que eso aún no ha sido demostrado por ningún científico en el mundo, lo que si te podemos asegurar es que en combinación con los tratamientos convencionales son de gran ayuda para reducir y mejorar en gran medida los efectos de cualquier tipo de cáncer.

Muchas de estas plantas medicinales ayudan a controlar el estrés mental que produce el saber que se es enfermo de cáncer, en general con el uso de las terapias alternativas se mejora mucho la salud de todo el organismo en general.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: