Saltar al contenido

ALIMENTACIÓN PARA MUJERES LACTANDO.

ALIMENTACIÓN PARA MUJERES LACTANDO.

El régimen óptimo para una mujer que amamanta es simplemente el más sano para todos los seres humanos. La mayoría de nosotros tenemos hábitos alimenticios diarios que no son los “ideales”, pero que son en todo caso, lo suficientemente buenos como para aportarnos la cantidad suficiente de nutrientes necesarios. Una mujer que no sea estricta con lo que come, puede tener éxito la lactancia. De cualquier manera, es importante entender que una buena nutrición ayuda a la madre a conservar una buena salud.

 

En el mundo entero, la impresionante cantidad de mujeres que amamanta está lejos de observar una dieta “perfecta”, al menos por momentos. La noción de dieta “perfecta”, varía según la familia, la cultura, la situación económica, la estación y la religión. Aún así, casi siempre en el mundo entero y en diferentes épocas de la historia, inclusive en los casos en los que la comida ha faltado, las madres han producido leche que les ha ayudado a sus bebés a crecer y a desarrollarse bien.

En pocas palabras, una dieta sana para la mujer que amamanta así como para la gran mayoría de las otras personas, se caracteriza por ser variada, equilibrada y natural.

Una alimentación variada comprende diversos grupos de alimentos sin excluir ninguno. Inclusive en los casos de alergias o intolerancias a ciertos alimentos, una dieta compuesta por diferentes tipos de alimentos, que varían de una comida a otra, de un día a otro y de una época del año a otra, contribuye con la reducción de las reacciones que pueden ser generadas por el consumo repetido de una gran cantidad de un alimento en particular.

Los principales grupos de alimentos que deben ser incluidos en la dieta diaria son:

  • Legumbres y frutas frescas, de preferencia las que estén en cosecha, de todo tipo, crudas o cocinadas.
  • diferentes cereales (trigo, arroz, maíz, cebada, avena, mijo…), preferiblemente no refinados y en diversas presentaciones: granos enteros o molidos.
  • proteínas animales (productos lácteos, huevos, carne, pescado) y/o leguminosas (lentejas, judías, soya).
  • grasas en pequeñas cantidades, especialmente provenientes de aceites vegetales prensados en frío y no calentados.

Una alimentación equilibrada consiste en consumir diversos alimentos de cada uno de estos grupos y en formas distintas: escoger variedades diferentes de frutas y verduras, preparar los alimentos en formas variadas… Algunas vitaminas y ciertas proteínas se absorben mejor en presencia de otras vitaminas o de ciertos minerales. Por ejemplo, el hierro se absorbe mejor en presencia de vitamina C.

QUÉ ALIMENTOS EVITAR DURANTE LA LACTANCIA.

No se trata de prohibir alimentos durante la lactancia, se trata de recomendaciones para evitarlos o consumirlos con moderación, especialmente en los primeros meses de la lactancia materna.

1- El alcohol en la lactancia. Se ha demostrado que el alcohol es perjudicial para el desarrollo del cerebro del bebé. Su efecto sobre el bebé que es amamantado está relacionado con la cantidad que beba su mamá y al tiempo en que ha bebido. El nivel de alcohol pasa rápidamente a la leche materna, especialmente entre los 30 y los 60 minutos después de haber bebido. Además, el olor de la leche materna se altera, pudiendo hacer con que el bebé rechace la leche. El comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría aconseja no beber alcohol durante los primeros tres meses de la lactancia. Una vez pasado este tiempo se puede beber cantidades muy pequeñas, alejadas de las tomas.

2- El café en la lactancia. Se ha demostrado que cuando la madre consume cafeína, esta aparece rápidamente en la leche materna, especialmente a la hora u hora y media de ingerida. La cafeína, presente en el café, té, refrescos, chocolate, algunos medicamentos, etc., puede provocar síntomas como insomnio, nerviosismo e irritabilidad al bebé. La metabolización de la cafeína en los bebés es más lenta que en su madre, lo que quiere decir que si la madre consume una gran cantidad de cafeína, es decir, más de 10 tazas, esta se va acumulando en el organismo del bebé. Mejor consumir descafeinados.

3- Alimentos picantes durante lactancia. Se ha demostrado que cuando la madre consume pimienta u otro alimento picante, que los bebés suelen sufrir más de cólicos. Así que lo mejor es evitarlo.

4- Coles, alubias, garbanzos, brócoli. Se deben evitar este tipo de alimentos porque se ha demostrado que son flatulentos y pueden causar gases y cólicos al bebé.

5- Cebolla, ajo, alcachofa, cítricos y coliflor. Este tipo de alimentos puede alterar y cambiar el sabor de la leche y provocar el rechazo del bebé en tomarla. Lo mejor es evitarlo.

Recuerda que es muy importante que la madre se alimente bien durante la lactancia, con una dieta sana y equilibrada, que incluya todos los grupos de alimentos, y que cualquier duda que tenga, consulte con su médico.

 

Anuncios

Deja un comentario

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: