7 Cosas Buenas que te Ocurren Cuando Reduces el Consumo de Sal.


7 Cosas Buenas que te Ocurren Cuando Reduces el Consumo de Sal. El exceso de sal puede provocar desequilibrios en el sistema cardiovascular y derivar en complicaciones como la hipertensión, además de enfermedades crónicas e incluso infartos.

Presta atención que esto te puede interesar.

La sal es uno de los ingredientes que, por tradición, suelen incluirse en la mayoría de preparaciones culinarias.

Su particular sabor permite realzar el sabor de los platos y, además, en pequeñas dosis, es esencial para el buen funcionamiento del organismo.

Esta información es muy valiosa para ti y para tu familia, te invitamos a compartirla en tus redes sociales, mucha gente te lo agradecerán.

Si bien para muchos puede parecer radical, limitar su inclusión en la dieta puede generar cambios positivos en el cuerpo, mejorando de forma considerable la salud.

El problema de su consumo radica en que casi todos la ingieren en cantidades excesivas, ignorando que puede influir en el desarrollo de varios problemas de salud.

Lo más preocupante es que también está incluida en decenas de productos que se añaden en la alimentación regular, lo cual eleva el sodio a niveles alarmantes.

En esta oportunidad queremos compartir esas 7 cosas buenas que se pueden experimentar al tomar control sobre su consumo.

Reduces el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La acumulación de este ingrediente en el organismo genera desequilibrios en el funcionamiento del sistema cardiovascular y, por desgracia, es una de las causas asociadas con la hipertensión, los infartos y otras enfermedades crónicas.

  • Por ser uno de los precursores de la retención de líquidos y dificultades renales, su ingesta habitual disminuye la capacidad del corazón para bombear la sangre hacia las demás partes del cuerpo y, en casos graves, genera insuficiencia cardíaca.
  • También afecta la salud circulatoria y arterial, incrementando el riesgo de accidentes cerebrovasculares.

Mejoras tu salud renal.

Las dietas ricas en sodio están relacionadas con el mayor riesgo de padecer enfermedades en los riñones y las vías urinarias.

Este mineral sobrecarga de tareas a este órgano excretor y, tras dificultar su capacidad para remover los desechos, influye en la formación de cálculos y obstrucciones.

Reduces la retención de líquido.

La retención de líquidos en los tejidos es uno de los trastornos relacionados con el consumo habitual de comidas saladas.

Es una condición en la que los riñones dejan de trabajar de forma óptima, minimizando su producción de orina y causando reacciones inflamatorias.

Suele manifestarse en zonas como:

  • Tobillos
  • Piernas
  • Manos
  • Rostro

Tras dejar la sal, el sistema renal restablece su capacidad para filtrar y remover estos residuos y, en poco tiempo, ayuda a reducir esta condición.

Pierdes peso con más facilidad.

Dejar la sal no es un método para quemar grasa o algo similar. No obstante, tras reducir su consumo, los órganos excretores del cuerpo trabajan con más facilidad.

Así, eliminan de forma óptima las toxinas, por lo que se evitan interferencias en el funcionamiento del metabolismo.

  • El sodio en exceso provoca desequilibrios en los niveles de sales minerales,aumentando la sensación de sed y el cansancio físico.
  • Por esta razón, tras limitarlo en la dieta, el cuerpo se siente más liviano e incrementa su rendimiento.

Previenes dificultades digestivas.

Ingerir platos demasiado salados aumenta el riesgo de sufrir dificultades digestivas, en especial cuando se acompañan con una dieta ácida.

Esta sustancia va generando un deterioro de la mucosa de las paredes estomacales, influyendo en la aparición de úlceras  y afecciones por la bacteria H. Pylori.

Evitas los ataques de asma.

Los pacientes que sufren de enfermedades respiratorias como el asma pueden sentir una mejoría en su salud al excluir este ingrediente de sus planes de alimentación.

  • Los alimentos cargados de sodio aumentan la inflamación de los tejidos, dificultando el despeje de las vías respiratorias.
  • Sus excesos afectan las funciones inmunitarias, reduciendo la capacidad de los anticuerpos para luchar contra las bacterias y virus que provocan infecciones en el sistema.

Evitas la deficiencia de calcio.

Aunque solemos pasarlo por alto, la acumulación de sodio en el organismo interfiere en los procesos que ayudan a sintetizar el calcio y, por lo tanto, es un factor que influye en los problemas óseos.

El cuerpo tiende a desmineralizarse en su afán por remover este elemento del cuerpo y, a través de la orina, genera pérdidas significativas de este nutriente esencial.

  • Es fundamental buscar otros condimentos para los alimentos si se quieren mantener huesos y dientes fuertes.

Prepara platillos donde las finas hierbas, como el perejil, romero o pimienta, sean el ingrediente principal. Su sabor y aroma harán que no sientas el deseo de utilizar el salero.

Se ha comprado que al consumir más sal, se tiene más hambre. Así que si tu objetivo es bajar de peso, aléjate de la sal, para que alcances tus metas.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: