Saltar al contenido

Estás Seguro de que Realmente Sabes Respirar???

LA IMPORTANCIA DE RESPIRAR CORRECTAMENTE.

Un gesto tan cotidiano e inadvertido puede convertirse, si nosotros lo decidimos, en un elemento decisivo para rebajar nuestras tensiones diarias acumuladas.

 

Es algo que damos por hecho, una función mecánica de intercambio de gases. Sin embargo, la respiración supone no sólo un método de control de la energía, sino una herramienta fundamental dentro de las artes curativas. Ante un dolor de cabeza, por ejemplo, antes de tomar un analgésico, deberíamos probar a abrir la ventana y respirar a pleno pulmón.

Iones negativos.

En el aire, además de gases, se producen naturalmente partículas diminutas electro-magnéticamente cargadas que conocemos con el nombre de iones negativos. El oxígeno y dióxido de carbono pasan de un circuito sanguíneo a otro a través de los pulmones, mientras que su energía iónica pasa a nuestro organismo a través de unos receptores situados en las fosas nasales. Esta energía iónica se transmite a través de los meridianos, el sistema nervioso y el flujo sanguíneo a todos los órganos y tejidos, recargando las células, equilibrando su polaridad y disolviendo las toxinas de la sangre. En definitiva, neutralizando su carga positiva.

Recargarse de energía.

Respirar es una función vital y automática que realizamos unas 21.000 veces a lo largo del día. Ésta es una acción que no sólo oxigena la sangre, logrando así el correcto funcionamiento cerebral, sino que además tonifica y revitaliza el organismo, relaja el cuerpo y la mente, controla los estados de ansiedad, mejora cuantitativamente las capacidades de estudio, facilita la creación de pensamientos armónicos y positivos, aumenta la creatividad y la imaginación, supera dolencias de los sistemas respiratorio, circulatorio, digestivo y nervioso…

Reducir el estrés.

El día a día puede ocasionar problemas emocionales, irritabilidad, enojo, depresión, incluso síntomas físicos como dolor de cabeza y estómago. Practicar ejercicios de respiración ayuda a mejorar estos síntomas y a deshacerse de la tensión acumulada, así como a un sueño de mejor calidad que descansa y rejuvenece. Respiraciones más largas, profundas y completas cambian el porcentaje de dióxido de carbono en nuestro sistema, relajándonos. Para lograr este tipo de respiración hay que mover el estómago dentro y fuera (hacia y desde la columna). Los hombros han de estar relajados; si se mueven arriba y abajo la respiración es muy superficial. Una respiraron profunda bien hecha mueve estómago, pecho y clavícula. Hay que ser consciente del ejercicio; si la mente divaga, volveremos a pensar en la respiración. Con la práctica conseguiremos relajarnos en lugar de pensar en los problemas diarios. También podemos ejercitar la visualización mientras respiramos profundamente. Imaginar cada músculo del cuerpo y enfocarlo para que se sienta relajado, zona a zona hasta una completa relajación. O, si se prefiere, enfocar el estrésque físicamente sale del cuerpo a través de los dedos de manos y pies. No importa el método usado, respirar profundamente es una excelente manera de ir a dormir o simplemente de finalizar un día largo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: