Saltar al contenido

5 hábitos para tratar la incontinencia urinaria

La alimentación y algunos ejercicios pueden ayudar en el tratamiento de la incontinencia urinaria. Si bien es necesario acceder a otros tratamientos, estos simples hábitos pueden mejorarlo.

La incontinencia urinaria es una condición que se caracteriza por la pérdida del control de la vejiga. Puede ser leve, cuando las fugas de orina son menores, o graves, cuando la vejiga se vacía completamente. ¿Conoces los hábitos para tratar la incontinencia urinaria?

Aunque el tratamiento puede variar en función de la causa subyacente, existen algunas medidas básicas que pueden contribuir a su control. En esta oportunidad compartimos las 5 principales para que las tengas en cuenta a partir de ahora.

Hábitos para tratar la incontinencia urinaria

La pérdida del control de la vejiga puede estar causada por muchos problemas de salud. De hecho, la incontinencia urinaria no es una enfermedad en sí, sino más bien un síntoma. Los escapes de orina son repentinos y pueden ocurrir al toser, estornudar o hacer algún tipo de fuerza.

Inclusive, algunos pacientes lo desarrollan de forma severa, siendo incapaces de llegar al baño tras experimentar una necesidad fuerte de orinar. Ahora bien, independientemente de su causa o severidad, todos pueden poner en práctica unos sencillos hábitos para tratar la incontinencia urinaria. ¡Descúbrelos!

1. Hacer cambios en la dieta

El consumo de determinados alimentos de tipo picantes o azucarados aumentan las ganas de orinar.

Una de las claves para tratar la incontinencia urinaria es mejorar la alimentación. Si bien muchos lo ignoran, hay alimentos irritantes que pueden incidir de forma negativa sobre esta condición.

Por lo anterior, es necesario reducir o eliminar la ingesta comidas picantes, ácidas y con altos contenidos de azúcar. También es conveniente evitar al café y toda fuente de cafeína.

2. Reentrenar la vejiga para tratar la incontinencia urinaria

El reentramiento de la vejiga agrupa sencillas técnicas para fortalecer los músculos involucrados en la micción. Su objetivo es ayudar a establecer pautas horarias para el vaciado de la vejiga. Así, la primera técnica consiste en programar horarios fijos para ir al baño.

Lo ideal es aguantar las ganas de orinar tanto como se pueda, hasta que el cuerpo se acostumbre al vaciado en los horarios establecidos. Por supuesto, es importante hacerlo de forma gradual: ir cada hora, luego cada dos horas, hasta que puedan pasar hasta intervalos de 4 horas sin fugas.

Otra sencilla técnica permite fortalecer la capacidad para retener la orina. Esta consiste en retrasar un poco la micción cuando se percibe una necesidad urgente de ir al baño. Entonces, primero se retrasa 5 minutos, luego 10 y así sucesivamente hasta sentir más control sobre la vejiga.

3. Hacer ejercicios para el suelo pélvico

Los ejercicios de kegel son conocidos por sus efectos sobre la incontinencia urinaria al desarrollar el suelo pélvico.

Los ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico son el mejor complemento para tratar la incontinencia urinaria. De hecho, suelen ser la primera opción de tratamiento cuando los escapes de orina son leves. Los más conocidos son los llamados ejercicios de Kegel, cuya práctica puede hacerse a diario en casa.

¿Qué debes hacer?

  • Para empezar, aprieta y relaja los músculos del suelo pélvico durante 5 o 10 segundos. Luego, descansa el mismo tiempo. Los músculos del suelo pélvico son los mismos que usas para detener el flujo de orina a la mitad. Si no estás seguro de cómo se hace, intenta cortar la orina cuando estés en el baño.
  • Otras actividades, como el puente o elevación de pelvis pueden ayudar. No obstante hay que centrarse en contraer los músculos correctos.

4. Tratar la incontinencia urinaria: Evitar el consumo de tabaco

El consumo de tabaco puede comprometer la función nerviosa de la vejiga. Debido a su alto contenido de componentes tóxicos, fumar puede causar un debilitamiento de los músculos del suelo pélvico. Específicamente, el efecto de la nicotina puede generar contracciones excesivas en la vejiga, lo que se traduce en el aumento repentino de la necesidad de orinar.

Por otro lado, cabe recordar que el tabaquismo puede conducir a un problema de tos crónica, lo cual también incide en los escapes de orina. Al toser, la presión abdominal sobre el suelo pélvico aumenta, lo que produce un descenso de la vejiga y la uretra.

5. Evitar las bebidas alcohólicas

Las bebidas alcohólicas ejercen una acción negativa sobre la micción, debilitando las paredes del aparato urinario.

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas está relacionado con el debilitamiento e irritación de las paredes de la vejiga, uréteres y riñones. Por eso, a la hora de tratar la incontinencia urinaria lo mejor es evitar la ingesta de este tipo de bebidas. 

El alcohol sobreestimula la vejiga y disminuye la capacidad para retener la orina. Además, al ser deshidratante, eleva el riesgo de infecciones urinarias.¿Qué hacer al respecto? Evitarlo por completo en caso de síntomas de incontinencia. En su lugar, aumenta la ingesta de agua.

Finalmente, cabe recordar la importancia de acudir al médico en caso de tener síntomas de esta condición. Cuánto más pronto se reciba un diagnóstico y tratamiento, mejor es el pronóstico. Si llegaste hasta aquí te pido que dejes el Emoji de una planta en los comentarios para saber que viste el video completo, Comparte este video en tus redes sociales, porque le puede ayudar a muchas personas Nos vemos en un próximo video amig

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: