Saltar al contenido

11 Consejos (tips) para descongestionar tu nariz tapada en cuestión de minutos, Resultados Increibles

 

Según la causa de la congestión nasal, debemos empezar a buscar la forma adecuada para combatirla y acabar por completo con el síntoma. Gracias a una técnica de acupresión conseguiremos aliviar la congestión nasal en tan solo un minuto.

 

El vapor que se genera durante las duchas de agua caliente es un remedio muy eficaz para despejar la nariz taponada y conseguir un alivio inmediato.

Los catarros son una constante en nuestras vidas, especialmente en las épocas en las que estamos expuestos a continuos cambios de temperatura, como en la entrada de la primavera o del otoño.

Los resfriados traen consigo un malestar general que se ve incrementado cuando tenemos la nariz taponada.

 

En primer lugar, no llega suficiente oxígeno a nuestro cuerpo y en segundo lugar, si intentamos respirar por la boca, la calidad del mismo será deficiente.

Esta es la razón por la que encontrar un modo para despejar tu nariz taponada es importante cuando estás en dichas condiciones, ya que mejorar en este sentido mitigará los dolores habituales que aparecen en los procesos catarrales.

Así, presta mucha atención a los siguientes trucos para despejar tu nariz porque la diferencia entre seguirlos y no seguirlos es abismal.

  1. Come picante.

Los alimentos picantes disuelven la mucosidad y, por tanto, te ayudarán a despejar tu nariz taponada en cuestión de minutos. La duración del efecto no es muy larga pero, ¿por qué desdeñar estos beneficios en nuestra comida?

Para aprovecharte de sus propiedades, añade a tus comidas ingredientes como la  cebolla o el ajo, preferiblemente en crudo, condimentos como el wasabi o directamente consume pimientos picantes, como el jalapeño o el chile serrano.

Con ello, además de añadir alimentos nutritivos a tu dieta, conseguirás tu objetivo.

  1. Masajea tus senos nasales.

Los senos nasales son los espacios que se encuentran justo al lado del tabique nasal.

Aquí se acumula una gran cantidad de mucosidad, por lo que al aplicar un masaje circular en la zona, contribuirás a su disolución y a una distribución de la mismamenos molesta.

¿Cómo hacerlo?

  • Usa los dedos índice y corazón y coloca las yemas de los dedos sobre los senos, justo debajo de la oquedad ocular, y muévelos de manera circular.
  • Durante 20 o 30 segundos, ocúpate de las zonas más cercanas a la nariz y, posteriormente, de las que están justo debajo de los ojos.
  • Por último, apoya los pulgares sobre las mejillas y haz movimientos circulares hacia afuera.
  1. Controla la respiración.

 

¿Alguna vez se te han taponado los oídos y te has tapado la nariz para solucionarlo? Si es así, estarás bastante relacionado con esta técnica, aunque no es idéntica.

¿Cómo hacerlo?

  • Respira hondo y tápate la nariz. A continuación, con la nariz en la misma posición, intenta expulsar el aire mientras caminashasta que empieces a sentir cierta incomodidad.
  • En este momento, quita las manos y respira la normalidad, siéntate y comprobarás cómo en unos minutos habrás conseguido despejar tu nariz.
  1. La tradición manda: aplica una solución salina.

En este caso tienes dos opciones: comprar el líquido en la farmacia o elaborarlo por tu cuenta en casa.

Las dos son igual de efectivos, pero aquí siempre apostamos por los remedios caseros, especialmente si son tan sencillos como este: solo tienes que hervir agua con sal y dejarla enfriar.

Una vez la tengas lista, usa una jeringa para verter el líquido por tus fosas nasales para que funcione como disolvente y despejar tu nariz taponada inmediatamente.

  1. La menta es la enemiga de la mucosidad.

Como sabemos, la menta se ha usado en los catarros para aliviar cualquier problema respiratorio, debido a que contiene ácido acético y ácido ascórbico.

La potencia de estas sustancias es tan efectiva que con usar un par de veces los inhaladores de mentol o acercándote el clásico ungüento mentolado a las vías respiratorias, sofocarás tus problemas en unos minutos.

  1. Date una ducha caliente.

El vapor de agua traspasará tu sistema respiratorio, de manera que diluirá la masa que impide que te llegue la cantidad de aire necesaria.

Además, seguro que cierta cantidad de agua caliente se introducirá directamente en la nariz, con lo que conseguirás que se descongestione.

No tengas miedo de empeorar tu estado con esta ducha para despejar tu nariz. Cuando salgas del baño, sécate bien y no habrá problema. Además, ten en cuenta que debes librarte de los microbios que te producen los estornudos o la tos.

Toma buena nota de estos consejos ya que, lamentablemente, tarde o temprano todos terminamos necesitándolos.

  1. Humificador de ambiente.

 

Si la humedad que hay en aire es menor al 40%, la mucosa de la nariz se seca y esto hará que se obstruya la respiración.

Así pues, si tienes mocos pero la humedad es baja, puedes desarrollar complicaciones serias por bacterias.

  • Prepara tu zona de manera adecuada y ten en cuenta quela humedad perfecta en una estancia debe estar entre el 40 y el 60 %.
  1. Calienta la nariz.

Toma una servilleta tibia, tú mismo la puedes calentar en el microondas o sumergirla en agua caliente y escurrirla luego.

  • Debes tener en cuenta que la servilleta en sí no te queme y que su temperatura sea agradable. Gracias al calor lograrás que los mocos se vuelvan más líquidos.
  • Una vez ya tengas la nariz caliente, suénate y lávate los senos nasales con solución salina.
  1. ¿Tienes alergia? El ejercicio puede ser tu solución.

 

Si tienes alergia, el ejercicio puede ser tu mejor aliado.

Ten en cuenta que, cuando el ritmo cardíaco sube y el cuerpo entra en calor, el moco de la nariz se vuelve más líquido, lo que lo hace mucho más fácil sonarte la nariz.

  • Bastará con hacer 15 minutos de ejercicio físico para superar el estornudo y evitar los alérgenos.
  1. Con miel.

 

La miel te puede ayudar de manera notable con el problema de la congestión nasal. Bastará con que tomes dos cucharadas de miel (50 g) regularmente para tratar el problema de la nariz tapada si suele ser muy frecuente.

Para ello el mejor modo de ingerirla será disolver en un vaso de agua tibia (200 ml) y beber antes de dormir para lograr mejores resultados.

  1. 11. Vinagre de manzana.

 

Otra opción que tienes a tu alcance es el vinagre de manzana. Y es que esta sustancia también puede ayudarte a mejorar la congestión nasal.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre de manzana (20 ml)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

¿Qué debes hacer?

Añade el vinagre de manzana en un vaso de agua tibia y consume esta solución casera hasta 4 veces al día.

 

Gracias a ellos, podrás  ganar bienestar cuando tú o alguien de tu entorno contraiga un resfriado. Merece la pena intentarlo.

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: