Saltar al contenido

10 remedios naturales para tratar la inflamación o piedras en los riñónes (nefritis) y recuperar tu vitalidad y salud


Para aliviar la inflamación de los riñones es muy importante que los depuremos con alimentos y jugos con propiedades depurativas y antiinflamatorias, y que hagamos ejercicio

La inflamación de riñón o nefritis es una dolencia muy común. Suele deberse casi siempre a la presencia de determinadas toxinas que derivan en una infección, a un nivel elevado de ácido úrico, o a una enfermedad asociada.

1. Infusión de ortigas

Las ortigas tienen como principal virtud servir como depuradoras de toxinas y protectoras renales. Podemos tomar dos infusiones diarias para limpiar la sangre y reducir esa acumulación de toxinas en los riñones.

Ingredientes
1 cucharadita de ortigas (5 g)
500 ml de agua
Preparación
Es muy sencillo. Nada más levantarte puedes poner a hervir este medio litro de agua para después, añadir los 5 gramos de ortigas y permitir que infusione.
Bébelo a temperatura ambiente, un primer vaso por la mañana y otro a media tarde. Te servirá de ayuda para sanar la inflamación de riñón.

 

2. Zumo natural de zanahoria

Algo tan sencillo como beber un vaso de jugo de zanahoria al día puede ayudarte a combatir la inflamación de riñón junto con el tratamiento que te prescriban.
La zanahoria natural te va a a aportar ricas vitaminas para fortalecer y depurar el riñón. Toma nota de cómo debes preparar este sabroso zumo.

Ingredientes
1 zanahoria
El jugo de ½ limón
1 vaso de agua (200 ml)
1 cucharada de miel (25 g) (opcional)
Preparación
Empezamos limpiando bien la zanahoria.
Obtén el jugo de medio limón y reserva.
A continuación solo tendrás que licuar esa zanahoria. Si ves que es muy pequeña no dudes en añadir una más.
El último paso es sencillo: combina el agua, el jugo de limón y el de zanahoria para obtener un licuado bien homogéneo que puedes endulzar con miel.
Bebe cada mañana con el estómago vacío hasta que remita la infección.

3. Jugo de arándanos

En nuestro espacio ya te hemos hablado en numerosas ocasiones de sus grandes beneficios. El jugo de arándanos es un depurativo natural que limpia bacterias y trata infecciones del tracto urinario.

Puedes prepararte un jugo cada día (a ser posible, natural). Los zumos envasados que venden en los supermercados suele contener demasiados azúcares y aditivos que nos hacen perder parte de sus beneficios.

4. Infusión de jengibre

El jengibre contiene elementos que actúan del mismo modo que los antiinflamatorios. Es, por tanto, un remedio natural que nos será muy útil para tratar la inflamación de riñón gracias a su capacidad para inhibir las prostaglandinas, que desencadenan los procesos inflamatorios.

Basta con que te hagas cada tarde una sencilla infusión con media cucharadita de jengibre con un vaso de agua. Obtendrás alivio.

5. La quercetina

Si no has oído hablar nunca de la quercetina, te diremos que es un flavonoide y un compuesto antiinflamatorio natural que podemos encontrar en frutas y verduras. Es muy útil para reducir la presencia de bacterias y favorecer la depuración de toxinas.

Así pues, la próxima vez que sufras una inflamación de riñón o una nefritis, no dudes en consumir los siguientes alimentos:

Cebollas, Ajos, Manzanas, Peras, Cerezas, Coles de Bruselas, Espinacas, Mangos.

6. Uvas rojas

Las uvas en general, y más las uvas rojas, son muy ricas en antioxidantes y vitamina A y C. Estos elementos resultan muy beneficiosos para tratar procesos de inflamación e infección del tracto urinario y los riñones.

No dudes en consumir la uva con su piel, puesto que es aquí donde se hallan gran parte de sus beneficios.

7. Infusión de perejil

Puede que el sabor no sea muy agradable, pero la infusión de perejil es un remedio depurativo que nos ayuda a activar la función de los riñones y a combatir inflamaciones e infecciones.

Te invitamos a que tomes nota para que lo prepares cuando lo necesites.

Ingredientes
1 cucharadita de perejil (5 g)
1 litro de agua
1 cucharada de miel (25 g)
Preparación
Calienta ese litro de agua y, cuando veas que ya ha llegado a ebullición, añade ya los 5 gramos de perejil.
Permite que se haga la infusión a lo largo de 20 o 25 minutos.
Pasado ese tiempo, añade los 25 gramos de miel para que el sabor sea un poco más agradable.
Pon este remedio natural en una botella de cristal y guarda en un lugar fresco lejos de la luz del sol. Bebe a lo largo del día.

Lo ideal es que sigas este tratamiento durante tres días seguidos.

8. Semillas de Apio Orgánico

Las semillas del apio y del vegetal son excelentes diuréticos y estimulantes de los riñones. El consumo regular de semillas de apio, ya sea como condimento o como té, puede prevenir la formación de piedras en los riñones. La semilla de apio tienen un gran poder diurético que induce a la excreción del exceso de líquidos del cuerpo a través de la orina, reduciendo o evitando la formación de edemas, así como también favoreciendo la desintoxicación orgánica.

Sin embargo una de las funciones benéficas para la salud que ofrecen las semillas de apio es su capacidad antiinflamatoria, ya que pueden prevenir los espasmos musculares, nerviosismo y daño hepático.

9. Jugo de Limón, Aceite de Oliva y Vinagre de Cidra de Manzana Cruda
Este es uno de los más eficientes para tratar los inflamación y cálculos renales y el dolor que puedes estar experimentando.
Cuando notes el primer síntoma de dolor provocado por piedras o inflamación en los riñónes, comienza por mezclar 2 onzas de aceite de oliva orgánico con 2 onzas de jugo de limón orgánico.

Bébelo de un solo golpe, seguido de un vaso de 12 onzas de agua purificada. Espera 30 minutos. Luego, exprime el jugo de 1/2 limón y mézclalo con 12 onzas de agua purificada, añade a esto 1 cucharada de vinagre de cidra de manzana cruda orgánico y bébelo todo. Repite la dosis de jugo de limón, agua y vinagre de cidra de manzana cruda cada una hora hasta que mejoren los síntomas.

10. Un poco de ejercicio al aire libre

Caminar descalzos
Sufrir una infección de riñón hace que nos sintamos más cansados y agotados. No obstante, y en la medida que nos sea posible, sería muy recomendable que saliésemos un poco todos los días al aire libre. Pasea por un parque, por el campo o la playa.

El aire fresco y natural es muy adecuado para tratar infecciones y para acelerar las convalecencias. Procura no cansarte y disfruta de esos pequeños instantes de tranquilidad.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: