Resfriados Por Cambios de Clima y su Solución.


Los resfriados son las infecciones causadas por virus, que afectan la vía respiratoria superior. La gripe se distingue de un resfriado en su desarrollo y la gravedad. Mientras que un resfriado empieza a aparecer con secreción nasal, tos o fatiga, la gripe se caracteriza principalmente por un comienzo brusco y repentino. Los primeros síntomas gripe son severos dolores de cabeza y dolores en el cuerpo, fiebre alta, por lo general hasta 39 ° C y puede llevar mucho más rápido que el resfriado a complicaciones.

 

 Causas.

Existen diferentes tipos de virus que pueden producir resfriado, entre los más frecuentes están los rinovirus, los virus de la influenza, el virus sincitial respiratorio y los adenovirus.
Estos mismos virus son los que producen la sinusitis.

Contagio.

Una característica importante de estas infecciones es su facilidad de contagio, que ocurre por aire o a través del contacto físico. En el primer caso, sucede al diseminar los virus en el ambiente al toser o estornudar, incluso al hablar, lo cual facilita que los virus expulsados queden flotando en el aire durante unos minutos, y las personas que pasan cerca los adquieren al inhalar las partículas virales. Cuando el contagio se da por contacto físico, los virus pueden depositarse en las manos del enfermo cuando se cubre la boca al toser o estornudar o al limpiarse la nariz y éstos pueden pasar a otra persona al estrechar la mano, o quedar en el picaporte de la puerta, y otras personas al tocar con sus manos y llevarlas a su boca o su nariz, facilitan la introducción de los virus a las vías respiratorias.

 

¿A quiénes afecta?

La enfermedad puede afectar a cualquier persona, sin embargo, con frecuencia afecta a quienes se encuentran con una disminución de sus defensas inmunitarias, como las personas desnutridas, las que fuman, las que están expuestas al humo del tabaco y a la contaminación producida por vehículos y fábricas. Los grupos de edad más vulnerables son los niños y ancianos.

 Síntomas

Se reconocen cuatro fases en el desarrollo de la enfermedad:

Incubación, que dura de tres a siete días.

Prodrómico, caracterizado por síntomas como debilidad, dolores musculares y disminución del apetito, dura uno o dos días.

Cuadro clínico característico, aparecen los estornudos, dolor de cabeza, fiebre moderada, nariz congestionada y con secreción, ojos con lagrimeo, dolor de garganta y dolores musculares; dura entre tres y cinco días.

Resolución o lisis, el enfermo mejora en líneas generales y vuelve a respirar con normalidad.

La mayoría de las personas pueden resistir la enfermedad con ayuda de su propio sistema inmunitario, que es capaz de detectar y destruir los virus que producen el resfriado.

Resfriados por cambios de clima y como evitarlos.

Cuando cambia la estación solemos enfermarnos, debido a que la temperatura un día es alta y al otro día es baja. Sobre todo ocurre con el paso hacia y desde el invierno.

Tanto el invierno como el otoño son sinónimo de ver a todo el mundo enfermo. Todo es debido a los cambios de temperatura que afectan nuestras defensas. Es en esta época donde deberíamos prestar más atención, controlar las variables para que el clima no nos tome por sorpresa y comenzar las estaciones más frías enfermos.

Mucha gente le resta importancia a esta etapa y es fundamental, se podría decir que hasta más importante que cuando ya estamos en invierno, porque en ese momento, el cuerpo ya se habrá acostumbrado a las bajas temperaturas. Pero cuando todavía estamos un poco con calor otro poco con frío, el organismo no sabe bien cómo reaccionar.

 

Mientras estamos en casa o en la oficina no hay problema, ya que seguro estaremos bien acondicionados. Pero todo cambia cuando salimos a la calle. Nuestras defensas se ponen en acción pero no siempre esto es suficiente. La ropa es la herramienta principal para combatir a los virus y enfermedades que rondan en el aire. Elige la más adecuada según la temperatura de ese día y no porque estamos en otoño tenemos que usar algo sin abrigo.
Es importante antes de salir bajar la calefacción o abrigarnos, para que la temperatura corporal no sufra picos, debilitando las defensas y dejando el paso libre a los causantes del resfriado y la gripe.

Pero también es bueno estar prevenidos y preparados durante todo el año. ¿Cómo? Con una buena alimentación y vida saludable.

 

Tips para evitar enfermarse con el cambio de clima.

Haga gárgaras: Investigadores japoneses dicen que el hacer gárgaras con agua durante el tiempo de frío reduce el riesgo de enfermarse en un 36% pues las gárgaras lavan los virus antes de que puedan entrar en su sistema.

Aumente su consumo de vitaminas C y D. La vitamina D estimula la producción de anticuerpos mientras que la vitamina C protege contra la neumonía, una complicación peligrosa del resfrío. protege las células y arma nuevas barreras de defensa. La fibra es muy importante también porque es vital para tener una buena salud y no ser vulnerables a los atacantes externos.

Cumple con la higiene básica.

Lávate la nariz apenas se noten los primeros síntomas, como lo es un estornudo. Es muy importante que siempre tengas las manos limpias.

Fortalece tus defensas con remedios naturales

Nunca dejes que tus pies se enfríen.

Si es necesario, coloca un calcetín adicional. Esto también incluye dentro del hogar. Si se mojan los pies con la lluvia, inmediatamente secar o llevar un par de calcetines en el bolso. No hay nada peor que unos pies fríos o mojados para coger un resfriado.

 

Sigue una buena alimentación.

Como se dijo antes, la dieta es fundamental. No dejes pasar muchas horas sin comer algo, desayuna de manera completa por las mañanas, come más frutas y vegetales (sobre todo las que te aporten vitamina C) y deja de lado el fast food o los alimentos muy azucarados.

 

Bebe mucho líquido.

Esto es recomendable durante todo el año, pero más cuando estamos ante el cambio de estación. Al estar bien hidratado, el cuerpo tiene más capacidad de sentirse bien. No sólo agua está incluido en este grupo, también zumos e infusiones, siempre naturales.

Aísla bien el hogar.

Comprueba que las ventanas y las puertas no tengan espacios por donde pueda colarse el frío. Tapa las rendijas con una cinta adhesiva, evita las corrientes de aire. Cúbrete con una manta mientras estás en el sofá y ten cuidado de no dormir destapado. Coloca alfombras en la sala o en las habitaciones. Los días más cálidos o templados, aprovecha para abrir las ventanas y ventilar, quitando los ácaros, virus y demás microorganismos que pueden producir enfermedades.

No te olvides de los accesorios.

Como se dijo anteriormente, no importa que el calendario indique que todavía no llegó el invierno. Si hace frío (o si tu lo sientes), no dudes en abrigarte. Aprovecha las ventajas de los accesorios como son: un gorro, unos guantes o una bufanda, que se pueden quitar o poner en cualquier momento. Si te parece excesivo, puedes optar por pañuelos para el cuello.

Evita espacios muy concurridos.

Es verdad que no podemos dejar de viajar en metro o en autobús, pero has de saber que allí se encuentra el foco de las enfermedades. Lleva un pañuelo para tapar tu nariz y boca y apenas llegues a casa o a la oficina, lávate bien las manos. En el caso de ir a un hospital, sigue los mismos pasos que al usar el transporte público. Si un amigo o familiar está enfermo de gripe o resfriado, mejor será reducir el contacto.

Remedios naturales para aliviar los síntomas del resfriado y Gripe.

Prepara un vaso de leche caliente con miel o zumo de naranjas con miel (algunos optan por añadir unas gotas de una bebida alcohólica fuerte como es el ron o el cognac), consumir cada dos o tres horas.

 Caldo de pollo.

Por muchos años el caldo de pollo ha sido el remedio casero más popular para aliviar los resfriados. Y lo sigue siendo. La sopa de pollo es una buena manera de mantenerse hidratado y es fácil de digerir. Además, inhibe el movimiento de células inflamatorias.

Agregue un poco de picante al caldo para eliminar la congestión nasal. Si su problema es la secreción nasal entonces no debe agregar el picante. Mas bien debe eliminar las comidas picantes.

Jarabe para calmar la tos.

Para aliviar la tos, 1 cebolla grande, 2 vasos de vino blanco, 150 g de miel de tomillo o de eucalipto. Pele la cebolla y trocéela. Póngala en un recipiente y añada el vino blanco. Déjelo macerar por un día. Pasado el día, lo cuela, lo calienta un poquito y le agrega la miel. Tome medio vasito cuatro veces al día, el primero en ayunas.

 Remedio para aliviar la garganta irritada y la tos.

1 trozo de raíz de jengibre, 1 litro de agua, miel. Pele y lamine el jengibre y póngalo en el agua hirviendo. Deje 10 minutos a fuego lento. Cuele y agregue miel al gusto.

Caldo de borraja.

1 litro de agua, borraja, aceite, sal y limón. Lavar y trocear la barraja, y hervirla a fuego lento por 15 minutos con un poco de aceite y sal. Después déjelo reposar por 10 minutos y lo cuela. Agregue aceite, limón y sal. Tómese un litro al día por sorbitos.

Ajos y limón

El ajo es un antiséptico natural. Machaque un diente de ajo en una onza de vino y déjelo reposar. Bébalo de un solo trago. El vino activa las sustancias antibacteriales del ajo.Además tiene propiedades antivirales y es bueno para fortalecer el sistema inmune en general. Corte 2 dientes de ajo y los parte a la mitad. Se los traga como pastillas con el jugo de un limón disuelto en agua.

Té de eucalipto para aliviar la congestión de pecho.

La tribus aborígenes usaban té de hojas de eucalipto para tratar la fiebre. El eucalipto contiene un compuesto químico llamado eucaliptol, que puede ayudar a aflojar la flema y aliviar la congestión en el pecho. Este compuesto químico también puede ayudar a destruir el virus de la influenza.

 

Para hacer el té se ponen tres o cuatro hojas de eucalipto, un pedazo de panela y un limón partido en cruz. Se echan todos los ingredientes en una taza de agua y se hierve, luego se bebe. Consulte a su médico antes de beber té de eucalipto ya que puede causar erupciones en la piel.

Té de equinácea para fortalecer el sistema inmune

El té de echinacea es un remedio casero muy popular para aliviar el resfriado. Se ha comprobado en varios estudios que la equinácea es muy efectiva para prevenir y tratar resfriados y gripe. La equinácea estimula células del sistema inmunitario que combaten las infecciones.

 Para aliviar la congestión nasal.

Uno de los síntomas más molestos del resfriado es la congestión nasal. Según el sitio WebMD cuando la persona tiene un resfriado, las membranas que recubren los conductos nasales se irritan y se inflaman, entonces se produce un exceso de mucosidades como una forma del organismo de deshacerse de todo lo que le está causando la irritación.

Cuando usted tiene la nariz tapada, lo que necesita es mantener sus fosas nasales y senos paranasales húmedos. Aunque a veces la gente piensa que el aire seco puede ayudar a que la nariz deje de correr, en realidad tiene el efecto contrario. Las membranas secas se irritan más.

Un buen remedio para destapar la nariz es poner agujas y brotes de pino en agua hirviendo. Verter el líquido en una palangana y acercar la cara al vapor tapándose con un paño para que no se vaya el vapor.

 Otros remedios caseros para aliviar la nariz tapada.

Licúe un trocito de sábila
Un pedazo de sábila, un poquito de pimienta negra y miel. Tomarlo todas las mañanas mientras esté resfriado.

Hidromiel.
A un vaso de agua mineral calientita agregue miel y limón. Disuelva bien y beba tres veces al día.

Cebolla.
Corte una cebolla en trocitos y déjela en un platito a la par de su mesa de noche toda la noche. Cámbiela cada noche.

Miel y canela.
Mezcle una cucharada de miel con una de canela en polvo. Ingiera todos los días mientras esté resfriado.

Algunos remedios para garganta irritada

  • Hacerse un té de salvia y hacer gárgaras con el té durante diez minutos.
  • Otro remedio casero para aliviar la garganta irritada es hacer gárgaras con agua caliente y sal pero que no le vaya a quemar.
  • Otra receta es poner un puñado de cebada en agua a hervir. Colar y añadir unas gotas de limón al agua. Hacer gárgaras.
  • Haga gárgaras de agua caliente y sal. O también haga gárgaras de vinagre de manzana mezclado con agua.
Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: