Menta, Limpia tus Vías Respiratorias

MENTA

Es una hierba comestible muy apreciada en la industria alimentaria por su particular sabor que resulta muy refrescante y produce una sensación de frío en la boca y en las vías respiratorias. La parte de esta planta que se utilizada con fines medicinales es la hoja y de los principios activos de la menta podemos destacar el mentol, el cineol o el limoneno y sus flavonoides, fenoles y taninos. Todos estos componentes son los que confieren a la menta sus cualidades terapéuticas.

brote-de-menta

En aromaterapia se utiliza aceite esencial de menta como estimulante, energizante emocional y como descongestionante, digestivo y refrescante. Es indicada para aliviar la acidez estomacal, disminuye los dolores y convulsiones y es bueno para combatir náuseas y mareos.

Nombre común o vulgar: Menta. Nombre científico o latino: Mentha piperita

Propiedades curativas.

La acción antiespasmódica de la menta, estimulada por su contenido en mentol, ayuda a combatir las afecciones del sistema respiratorio (asma, tos, bronquitis) e incluso ayuda a expulsar flemas.

En este sentido, científicos de Gales realizaron un estudio con 62 personas aquejadas de un resfriado a las que dividieron en dos grupos: una mitad recibió una pastilla de 11 mg de mentol, y la otra mitad, un placebo. Pues bien, se produjo un «cambio significativo» en «la sensación nasal del flujo de aire» en las personas que tomaron mentol.

Por otro lado, unos investigadores de Gran Bretaña solicitaron a 20 personas que inhalaran repetidamente una sustancia irritante que les hacía toser; cinco minutos antes de cada «desafío de tos» los participantes debían inhalar mentol, perfume de pino, o simplemente aire, pero solamente la «inhalación de mentol consiguió reducir la tos», según escribieron los investigadores en la revista Thorax.

Y en otro estudio en el que unos científicos japoneses redujeron la función respiratoria de once personas, detectaron que la inhalación de mentol producía una «disminución significativa de las sensaciones de malestar».

Además, la menta es diurética, antiséptica y anestésica. Esta última propiedad se revela cuando se masca algunas hojitas lo que proporciona una sensación de frescura que deriva da una acción sedante hacia las mucosas bucales. Por ello, se emplea como ingrediente en bálsamos sobre dolores articulares y reumáticos, así como para calmar dolores causados por quemaduras, llagas y contusiones.

En enjuagues bucales, la menta es antiséptica y calma dolores de muelas y de encías. Es ingrediente de primer grado para dentífricos y elixires bucales

La menta también combate fuertemente los virus y puede ser usada con éxito para ayudar a impedir que el virus del herpes siga avanzando.

Aunque un par de años atrás, se decía que la menta favorecía mucho la digestión, ya que aumentaba la producción de jugos gástricos, eliminalos calambres estomacales y la pesadez después de las comidas, en la actualidad se ha confirmado que se debe preferir otras infusiones digestivas como la manzanilla en lugar de menta.

REMEDIOS NATURALES.

planta-menta-brote

  1. Para quemaduras leves. Preparar un jugo de hojas de menta mezclado en partes iguales con agua y miel. Luego, empapar una gaza  y colocar sobre la quemadura leve.  Realizar este remedio varias veces al día.
  2. Para dolores de muela. Hacer gárgaras con una infusión elaborada con 1 cucharada de hojas por taza de agua hirviendo.   Si se tiene otro tipo de dolor o inflamación en alguna parte del cuerpo se puede aplicar esta misma preparación en forma de cataplasma sobre el área afectada.  Es muy empleado especialmente para remedio para los dolores causados por la muela del juicio.
  3. Para el estrés. Preparar una mezcla con 30 gramos de flores de tilo, 50 gramos de raíces de valeriana, 50 gramos de hojas de menta, 50 gramos de hojas de naranjo y 40 gramos de flores de manzanilla. 1 cucharada de mezcla por taza de agua hirviendo. Esperar 10 minutos y filtrar. 2 tazas al día.
  4. Para la tos seca:Verter 2 cucharadas de hojas de menta en una taza de agua que esté caliente.  Cubrir por unos instantes.  Colar y tomar, aún tibia, tres veces al día.  Ir disminuyendo la cantidad de tazas diarias a medida que desaparezca la tos.
  5. Contra el herpesTomar 2 tazas de té caliente de menta al día durante los períodos en que el virus del herpes está más activo.
  6. Para llagas y abscesos en la piel.Macerar en 1 litro de orujo por 15 días, al sol, 10 gr de cada una de las siguientes plantas: angélica, romero, mejorana, hisopo, ajenjo, menta, tomillo, y 20 gr de salvia.  Colar y guardar.  Diluir con agua, en compresas y aplicar sobre la zona afectada 2 o 3 veces al día
  7. Para las ojeras:Triturar un puñado de hojas de menta frescas, previamente lavadas en agua fría, y colocar sobre los ojos (párpados cerrados) y sobre la zona debajo de los ojos.  Dejar puesto por 10 minutos.  Este remedio no sólo ayuda a eliminar las ojeras sino que también alivia los ojos cansados.
  8. Para el absceso dental:Empapar una bolita de algodón con aeite de menta y masajear sobre la zona afectada por el absceso dental.  Repetir varias veces al día.  Este remedio alivia el dolor mientras se llega a la cita con el dentista.
  9. Para el insomnio. Verter un puñadito de hojas de menta en un cuarto de litro de agua que esté hirviendo. Deja tapado durante 5 minutos, que es cuando la infusión está en su punto. Tomar una taza antes de acostarse, ya que es excelente remedio contra el insomnio nervioso.
  10. Para pies cansados o con dolor.Colocar 50 g de hojas de menta picadas en un recipiente que contenga 1 1/2 litro de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar en reposo por una hora.  Después colar y verter en un barreño.  Posteriormente verter 1 cucharadita de bórax y 1 cucharada de sales de Epsom o sulfato de magnesia.  Introducir los pies en el barreño y permanecer allí por 20 minutos.   Por último, secar con una toalla y aplicar una crema humectante.

 

DONDE CONSEGUIRLA.

Al igual que las demás hierbas medicinales se puede conseguir en herbolarios especializados, mercados y por internet.

ADVERTENCIAS SOBRE EL USO DE LA MENTA.

Si bien la menta no es peligrosa para la salud ni tiene efectos secundarios peligrosos cuando se consume en las dosis correctas, puede si generar algún problema por el uso excesivo, por ejemplo.

En el caso del aceite esencial de menta, no está indicado para las mujeres embarazadas, las que están amamantando, los niños menores de seis años y los pacientes con alergias respiratorias o hipersensibilidad por su potencial de sensibilización. Puede producir nerviosismo o insomnio si se consume excesivamente, provocando a su vez náuseas, taquicardia o falta de apetito.

En el caso de la infusión o tisana de menta se aconseja no ser administrado a niños pequeños, tampoco en personas con acidez, reflujo o hernia de hiato, pacientes con cálculos renales o de vesícula, embarazadas y mujeres lactantes porque puede afectar al bebé.

La dosificación correcta para un adulto sin estos problemas o enfermedades mencionadas anteriormente es de 20 a 30 gramos de hojas frescas de menta por litro de agua hirviendo. No se puede consumir más que 700 ml (3 tazas aproximadamente) por día, repartidas en 3 dosis diferentes, como por ejemplo a la mañana, a la tarde y a la noche.

En el caso de que el uso sea externo, los cataplasmas pueden contener más hojas de menta para aumentar su eficacia. Para los baños de asiento se recomiendan las mismas proporciones y realizarlos cuando el agua esté templada o tibia, nunca hirviendo.

menta-facebook

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: